• Vie. Abr 9th, 2021

Debido al crecimiento de casos positivos de coronavirus, el presidente Alberto Fernández anunció medidas restrictivas hasta el próximo 30 de abril

El presidente Alberto Fernández advirtió que en las últimas semanas «el relajamiento social» creció, por lo que anunció medidas restrictivas hasta el próximo 30 de abril, que afectan a la circulación, el transporte público y los viajes de turismo, entre otros.

El Gobierno nacional publicará en las próximas horas un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que establecerá una restricción nocturna para la circulación entre la medianoche y las 6:00.

Esa restricción horaria implica que hasta las 23:00 podrán permanecer abiertos los locales gastronómicos, en tanto que a partir de la medianoche y hasta las 6:00 se restringirá la circulación general, y solo podrán estar en la calle los trabajadores esenciales.

En el caso de los casinos, bingos y discotecas deberán cerrar hasta el 30 de abril próximo, en tanto que cines y teatros se mantendrán funcionando con aforo.

Un sector que se manifestó en contra de las restricciones es el concerniente a los complejos de cines. En ese sentido, Martín Álvarez Morales, titular de la Cámara Argentina de Exhibidores de Multipantallas, afirmó que prohibir las proyecciones después de las 23 terminará por destruir a la industria en general y a las salas en particular.

Los protocolos para ir al cine

El pasado 25 de febrero el Gobierno autorizó el regreso a la actividad de los cines en el área metropolitana de Buenos Aires, que habían estado cerrados desde marzo del año pasado.

Actualmente, los cines permiten solamente el 30% de aforo en la Ciudad de Buenos Aires y un 50% para los que se encuentran en Provincia.

«El 30% de aforo en nuestras cadenas lo maneja directamente el sistema. La experiencia de compra es bastante buena: un grupo de personas que van juntas al cine se pueden sentar una al lado del otro, pero alejados de los demás, como una burbuja social. Entonces, nuestro sistema te permite comprar entradas con butacas pegadas y automáticamente te separa del resto, y bloquea todas las de alrededor», indicó Diego Bachiller, gerente comercial de Cinépolis (ex cines Village), a iProfesional semanas atrás.

Los casinos deberán cerrar hasta el 30 de abril próximo

Además, tanto dentro de las salas como en todos los espacios de los establecimientos se debe respetar el distanciamiento social y el uso de barbijo de forma obligatoria.

Más allá de lo que los espectadores deben cumplir a la hora de volver a los cines, todos los espacios se prepararon para poder brindar una experiencia segura y cuidada.

En este marco fue indispensable poner en condiciones la ventilación de las salas para que haya renovación constante de aire. Esto implica que no solamente recircule el aire interno, sino que se tome del exterior y renueve el que se encuentra dentro de las salas.

También «los horarios se cambiaron, se puso mayor distancia entre el fin de una película y el inicio de otra, para permitir que se realice la limpieza de cada sala y se pueda sanitizar todo. Para que los espectadores de la próxima función se encuentren con las salas completamente limpias y desinfectadas«, explicó el gerente general de Cines Atlas.

Y por supuesto, se toma la temperatura a todos los que entran a la sala.

Promueven la venta online de entradas

Los cines promueven la venta online tanto de entradas como del

Los cines promueven la venta online tanto de entradas como del «Candy» para evitar el mayor contacto posible

Por otra parte, si bien se pueden comprar entradas en las boleterías físicas, los cines promueven constantemente la venta online para que el contacto y los riesgos sean los menos posibles.

«Argentina ya era uno de los países a nivel mundial donde porcentualmente más entradas se vendían de forma remota u online. Nosotros lo incentivamos mucho porque es parte del protocolo de no tocar dinero, de no pasarse cosas de mano en mano», comentó el gerente comercial de Cinépolis.

Si bien esta industria fue una de las últimas en abrir, quienes la representan entienden esto como una pequeña ventaja en el hábito y comportamiento de los clientes. «Todas las actividades que abrieron tienen sus protocolos. Entonces la gente ya está habituada y respeta más que al principio, cuando quizá costaba más que estuvieran todo el tiempo con el barbijo puesto o se pusieran alcohol en gel en sus manos», expresó Rolando Bevilacqua. Y agregó: «Creo que se sienten en un lugar cuidado al ver el uso de los protocolos».

Optimized with PageSpeed Ninja