Connect with us

ECONOMIA

Economistas advierten que si se desarma el cepo, más turistas dejarán de usar dólares del colchón

Published

on


En la lista de obstáculos que tiene el gobierno para levantar el cepo cambiario se suele mencionar algunos problemas clásicos: el posible salto devaluatorio, la deuda con los importadores, la eventual pérdida de recaudación del impuesto PAIS y la inestabilidad de los depósitos en el sistema cambiario.

Hay, sin embargo, un problema del que se habla menos, pero que desde hace años constituye un dolor de cabeza para todos los gobiernos, sea cual sea su signo político y su grado de liberalismo o intervencionismo: el déficit de dólares por turismo.

Es una verdadera piedra en el zapato de Toto Caputo, que en el último balance cambiario -correspondiente a febrero- se encontró con dos realidades contradictorias: en la cuenta corriente, un superávit de u$s1.500 millones, lo cual permite oxigenar las cuentas del Banco Central, que está a punto de salir de los números «en rojo» en materia de reservas.

Pero cuando se pone la lupa en el sector servicios, todo cambia: hay un persistente déficit, si bien ha disminuido. El rubro «Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta» tuvo un resultado negativo deficitario por u$s266 millones. Y, en sí mismo, el número es un recordatorio sobre los problemas que podrían venir tras una liberación cambiaria.

Apenas tres meses antes, en noviembre del año pasado, ese rubro había arrojado un impactante déficit de u$s975 millones, algo que obligó al gobierno saliente a subir impuestos hasta un nivel casi prohibitivo para quienes compraran pasajes de avión o usaran la tarjeta de crédito en el exterior: la percepción por Ganancias, que hasta entonces estaba en 40%, se fue directamente a 100%. Ya antes se aplicaba otra percepción, de un 25% por el impuesto de Bienes Personales, más un 30% del impuesto PAIS.

En definitiva, el gobierno peronista, que había arrancado la gestión aplicando un 30% de impuesto al turismo, terminó la gestión con un 155%. El dato es, en sí mismo, un reconocimiento tácito de fracaso en el intento de que los argentinos recurrieran a sus propios «dólares del colchón» para costear sus viajes al exterior.

El riesgo eventual del levantamiento del cepo: que vuelva a ser conveniente usar los dólares del BCRA y no los «del colchón»

Fue a fines de 2021, cuando se levantaron las restricciones post pandemia, que los viajeros decidieron tomarse la revancha por la imposibilidad de ir al exterior en los dos años previos. Ya se había incrementado la carga impositiva para encarecer la compra de los pasajes -que, por ley, sólo puede ser comercializada en pesos-, y entonces el Banco Central creyó que la forma de atenuar la salida de divisas sería terminar con la financiación crediticia: quien quisiera viajar, tenía que pagar al contado.

Sin embargo, esa medida tampoco funcionó: hacia fines de 2022, la salida de dólares por el rubro turismo ya se acercaba a los niveles pre-pandemia, cerca de los u$s7.000 millones netos al año.

Finalmente, ante la imposibilidad de frenar la salida, se puso el foco en aumentar la entrada de divisas de los extranjeros que llegaban al país, al reconocerles un tipo de cambio equivalente al paralelo, para que los turistas vendieran sus dólares en el canal oficial en lugar de dárselos a los «arbolitos» de la city.

Antecedentes inquietantes

¿Qué podría pasar ahora si se avanzara en la eliminación del cepo cambiario? Los antecedentes históricos son inquietantes: en 2017, durante la gestión macrista -y con Toto Caputo en funciones como ministro de Finanzas- se llegó a un nivel récord de u$s10.600 millones de déficit. En aquel momento se combinaba una absoluta libertad cambiaria, un régimen de libre flotación y un atraso cambiario provocado por el flujo de ingreso de capitales -la cuenta corriente llegó a marcar casi 6% de déficit-.

El hecho de que se hayan registrado fuertes salidas de divisas por turismo tanto en los gobiernos librecambistas como en los partidarios de los controles deja en cambio que la cuestión regulatoria es sólo parte de la explicación: el principal factor es el precio del dólar.

Así, durante la gestión de Cristina Kirchner, con la aplicación del primer cepo cambiario, se llegó en 2013 a un récord de déficit turístico por u$s8.730 millones. Al año siguiente, se produjo una brusca caída de 38%, y curiosamente esto ocurrió en un momento de «relajamiento» del cepo. Claro, el detalle fundamental era que en el verano de ese año, con Axel Kicillof recién asumido en su cargo de ministro, el dólar tuvo una suba del 25%.

De la misma manera, durante la gestión de Mauricio Macri se había llegado a un nivel de casi u$s1.000 millones de demanda de divisas para el turismo en la previa a la disputa del mundial Rusia 2018. Coincidió justo con la devaluación post-acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, y para cuando Guido Sandleris tomó la presidencia del Banco Central -sucediendo a Caputo, que a su vez había sucedido a Federico Sturzenegger– la salida de divisas había caído a la mitad.

En definitiva, hoy se percibe como un riesgo el proceso de atraso cambiario, que en el caso de las divisas para el turismo podría ser más acentuado en caso de levantarse el cepo.

El ministro Luis Caputo anunció que está relativamente próxima la unificación cambiaria

El ministro Luis Caputo anunció que está relativamente próxima la unificación cambiaria: los economistas advierten por la cuenta de servicios del balance de pagos

Viajando con dólares del colchón

¿Entonces, cuál sería el tipo de cambio que mantendría el actual nivel de déficit turístico debajo de los u$s300 millones mensuales en vez de dispararlo a su promedio de u$s700 de los últimos años?

Los economistas que analizan el tema cambiario creen que si, tras un desarme del cepo, el tipo de cambio oficial saltara hasta el actual nivel del dólar paralelo -es decir, unos $1.020 del MEP-, se produciría una fuga masiva de dólares por el canal turístico.

Claro, hoy quienes quieran comprar pasajes o usar la tarjeta de crédito en el exterior deben abonar $1.400 por dólar. Es decir que tendrían un gran efecto de abaratamiento en caso de que se eliminara la aplicación del impuesto PAIS y se dejara de cobrar la percepción de Ganancias.

«El tipo de cambio de $1.000 alcanza y sobra para mantener el superávit en la balanza comercial. Pero en la de servicios tiene un problema más grande. El gobierno lo vio claramente, y por eso ni bien asume puso un dólar turista a $1.350. Porque sabía que perdía 700 millones de dólares por mes en la cuenta de servicios, particularmente en la de turismo. Es la cuenta más sensible del tipo de cambio», afirma el economista Martín Tetaz, entrevistado en Ahora Play.

En tanto, la consultora LCG destaca que gracias a la devaluación sectorial se pudo frenar el flujo que el año pasado llevó a un déficit de u$s6.621 millones por esa vía. Afirma que el ahorro de divisas por turismo debería ser palpable este año, en la medida en que se mantenga la actual situación cambiaria.

Pero el propio gobierno está generando la expectativa de un desarme del cepo en el corto plazo. Lo cual no solamente implicaría la unificación cambiaria, sino también la supresión del impuesto PAIS, que está ligado a los controles cambiarios.

Es por eso que el interrogante que se plantea en el mercado es si el tipo de cambio post cepo implicaría, para el turismo externo, un abaratamiento en términos reales.

Hasta ahora, la apelación del gobierno a que los argentinos usen «los dólares del colchón» ha funcionado a pleno en el rubro turístico, dado que resulta mucho más conveniente usar las divisas propias -o venderlas en el paralelo para pagar los pasajes en pesos- antes que usar la tarjeta de crédito y pagar un sobrecosto de 40%.

Ese es el equilibrio frágil que permite una suma relativamente baja de déficit en la hipersensible cuenta de servicios del balance cambiario. Y es uno de los factores que, ante el desarme del cepo, podrían cambiar el panorama.





iprofesional, diario, noticias, periodismo, argentina, buenos aires, economía, finanzas,
impuestos, legales, negocios, tecnología, comex, management, marketing, empleos, autos, vinos, life and style,
campus, real estate, newspaper, news, breaking, argentine, politics, economy, finance, taxation, legal, business,
technology, ads, media, dólares,divisas,turismo,déficit,tipo de cambio,cepo,banco central,reservas,impuesto pais

Source link

ECONOMIA

Gobierno y empresas de turismo acuerdan descuentos para la temporada de invierno: ¿qué diferencias hay con Pre Viaje?

Published

on


La medida incluirá, además, beneficios para visitantes extranjeros. El costo del programa, que ya comenzó a funcionar, será absorbido por el sector privado

18/04/2024 – 07:52hs

Gobierno y empresas de turismo acuerdan descuentos para la temporada de invierno: ¿qué diferencias hay con Pre Viaje?

El Gobierno nacional, con el propósito de fomentar el turismo tanto local como extranjero en la temporada baja, ha alcanzado un acuerdo con las empresas del sector turístico para implementar una serie de beneficios destinados a promover el turismo interno y atraer visitantes del extranjero al país. Estas medidas, que abarcan desde descuentos en paquetes turísticos hasta reducciones en el precio de los pasajes, serán anunciadas progresivamente en los próximos días.

En contraste con el programa Pre Viaje, implementado durante la gestión anterior, en esta ocasión será el sector privado el encargado de absorber los costos de estas iniciativas, mientras que el Estado se limitará a promocionar los descuentos a través de los canales oficiales. La determinación de implementar estas medidas se tomó tras una reunión llevada a cabo en la Casa Rosada, la sede del Gobierno argentino, en la que participaron el ministro del Interior, Guillermo Francos, y el secretario de Turismo, Ambiente y Deportes, Daniel Scioli, junto con representantes de cámaras y asociaciones del sector turístico.

Según lo informado por algunos de los presentes en dicha reunión, una de las iniciativas ya en marcha y que se extenderá hasta fines de junio consiste en un descuento de hasta el 30% en los boletos de transporte terrestre de larga distancia. Asimismo, se prevé la implementación de rebajas similares en los precios de alojamiento, e incluso ofertas de tipo 2×1, si bien cada beneficio será determinado por las empresas hoteleras, compañías de transporte o agencias de viaje involucradas, y no por el Gobierno. Se espera que estas promociones varíen según la región del país.

Entre las medidas acordadas se encuentra la oferta de paquetes turísticos especiales dirigidos a turistas brasileños en los centros de esquí de la Patagonia. Estos paquetes incluirán siete días de hospedaje y alquiler de equipos al precio de seis, como parte de los esfuerzos por atraer visitantes extranjeros al país.

Detalles de la medida

Daniel Scioli expresó ante los medios de comunicación acreditados en la Casa Rosada: «Estamos incentivando el turismo interno e internacional con estas medidas, que se intensifican a partir de la desregulación aerocomercial. Por lo que percibo, hay algunas cuestiones que se valoran mucho: la posibilidad de venir a la Argentina a ver esta nueva etapa, la seguridad ciudadana en cuanto al orden público y también la convergencia por el tipo de cambio, ahora el país es competitivo».

Scioli destacó además los atractivos turísticos de Argentina, mencionando la calidad gastronómica, la hotelería de nivel mundial y el circuito turístico de excelencia, haciendo especial mención al creciente interés por los circuitos de naturaleza en Tierra del Fuego.

«Estamos incentivando el turismo interno e internacional con estas medidas», dijo Daniel Scioli

En la misma línea, el ministro del Interior, Guillermo Francos, resaltó «la decisión política del Presidente» en favor del sector turístico, al que definió como «uno de los dinamizadores de la economía». Francos también anunció que se trabaja en aumentar «la apertura de los cielos» y en «profundizar el crédito destinado al sector», mostrando confianza en poder incrementar el turismo receptivo.

En la reunión participaron también la subsecretaria de Turismo, Yanina Martínez, así como numerosos empresarios del sector turístico, encabezados por Gustavo Hani, presidente de la Cámara Argentina de Turismo.

Entre los asistentes se encontraban representantes de diversas instituciones, incluyendo la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT), la Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones, Congresos, Eventos y de Burós de Convenciones (AOCA), la Cámara Argentina de Tiempo Compartido (CATC), la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), la Asociación de Centros de Idiomas (SEA), Destino Argentina, la Cámara Argentina de Esquí y Montaña (CAEM), la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), la Cámara Empresaria de Buses de Larga Distancia (CELADI), y la Federación de Cámaras de Turismo de la República Argentina (FEDECATUR), entre otros.

Esta serie de medidas busca dinamizar el sector turístico argentino en un contexto de recuperación económica tras los desafíos planteados por la pandemia de COVID-19, apostando por una estrategia de promoción y facilitación del turismo interno y receptivo como motores de desarrollo económico y social en el país.





iprofesional, diario, noticias, periodismo, argentina, buenos aires, economía, finanzas,
impuestos, legales, negocios, tecnología, comex, management, marketing, empleos, autos, vinos, life and style,
campus, real estate, newspaper, news, breaking, argentine, politics, economy, finance, taxation, legal, business,
technology, ads, media, turismo,scioli

Source link

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2023 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad