• Mié. Abr 14th, 2021

El Ejecutivo evalúa una propuesta para modificar el regimen de dispensa laboral que hoy beneficia a mayores de 60, embarazadas y personas con enfermedades.

El Gobierno definirá cambios en los protocolos sanitarios con posible impacto sobre los trabajadores que hoy están dispensados de asistir al trabajo. La medida del Ministerio de Salud que será publicada mañana establecerá cómo será el retorno en cada caso al ámbito laboral ante las nuevas restricciones a la circulación, la actividad nocturna y las reuniones sociales anunciadas por Alberto Fernández y que serán oficializadas a través de un nuevo DNU frente al récord de casos y la llegada de la segunda ola.

En ese contexto, el área comandada por la ministra Carla Vizzotti ya tiene en sus manos una propuesta de la Unión Industrial Argentina (UIA) para flexibilizar la dispensa para mayores de 60 o con enfermedades que hayan recibido la vacuna o se nieguen a hacerlo en el sector privado. Pero ante la consulta de este medio las autoridades sanitarias todavía no informaron cuáles serán las precisiones de la resolución de este jueves y si convalidarán o no un relajamiento en las licencias laborales.

Dentro de la Casa Rosada, varios ministerios de buen diálogo con el sector privado se muestran de acuerdo con avanzar en la medida bajo análisis y aguardan señales en silencio. «Si hubiera gente entre el personal esencial del grupo de riesgo con la vacuna obviamente se la podría convocar después de un tiempo prudencial para generar los anticuerpos, pero mañana se conocerán los protocolos de retorno para cada caso», señalaron fuentes oficiales.

La resolución 207/2020 del Ministerio de Trabajo dispuso en marzo del año pasado la suspensión del deber de asistencia al trabajo con goce de remuneraciones para mayores de 60, embarazadas y grupos de riesgo, una medida que luego se renovó mediante otras resoluciones y el DNU 125/2021 que en febrero pasado definió que «mantendrá su vigencia hasta tanto ese Ministerio en forma conjunta con el MINISTERIO DE SALUD de la Nación dicten normas en su reemplazo».

La UIA propuso al Gobierno la flexibilización de la dispensa laboral para los grupos de riesgo que se vacunen o se nieguen a hacerlo.

La UIA y dirigentes de la CGT vienen pidiendo cambios en el regimen de dispensas laborales en los últimos meses en sus contactos con el Ministerio de Producción, el de Trabajo y Jefatura de Gabinete, pero sin obtener resultados por las dudas en el área de Salud. Las propuestas incluyen el fin de la dispensa, la jubilación anticipada y la reducción de cargas patronales para reemplazar empleados con licencia por nuevos, como propuso la cámara metalúrgica ADIMRA.

En la industria, se estima que entre el 10% y 12% de la dotación fabril se encuentra alcanzada por la licencia por Covid, lo que equivale a 144.000 trabajadores -incluyendo a los no registrados-. «Hace un año que la población de riesgo está dispensada, el que se vacuna tiene que ir a trabajar y el que no quiere vacunarse, no tiene más dispensa», dijo a iProfesional el vicepresidente de UIA, Daniel Funes de Rioja, quien aseguró que la idea de flexibilizar la dispensa encontró «buen eco» en las autoridades.

Otra de las medidas sugeridas por el sector fabril es el acceso a vacunas por parte de las compañías para inmunizar a su personal, pero por ahora el Ejecutivo se opone a esa alternativa. Solo la Ciudad distribuyó vacunas a las prepagas privadas, una medida que generó polémica en un escenario de escasez. Pese al pico de 22.000 contagios registrado este miércoles, los industriales afirman que «la nueva ola ataca más a los jóvenes» y que tanto los empleadores como los gremios «cuidan» a su personal.

El Ministerio de Salud evalúa la propuesta de los empresarios, pero hay dudas frente a la explosión de contagios.

Dentro del ámbito sindical, el líder de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, y su par de la Asociación Obrera Textil, Hugo Benítez, también le hicieron saber a los funcionarios su interés por incentivar el reemplazo de trabajadores con dispensa laboral mediante un sistema de jubilación anticipada o beneficios fiscales, ante la imposibilidad de aplicar el teletrabajo en el caso de los puestos vinculados a las líneas de producción.

En el sector público, mientras tanto, el Gobierno extendió desde este martes el teletrabajo para toda la administración pública nacional hasta el viernes próximo en vistas del incremento de casos. Previo a esa medida, el 50% de los agentas (salvo PAMI y ANSES) estaban dispensados o con trabajo remoto. En ese marco, el gremio estatal ATE se mostró favor de la modalidad presencial, pero exige la continuidad de las licencias, incluido el personal vacunado.

«Estamos en favor de la presencialidad en el Estado porque para salir de la crisis se necesita un Estado presente, lo que sí frente a la segunda ola y hasta que no se haya superado el record de contagios hay que reforzar el protocolo sanitario», dijo el número dos de ATE a nivel nacional, Rodolfo Aguiar. Algunas provincias, sin embargo, forzaron el retorno de personal de salud vacunado pese a gozar de licencia, según un informe que elevó la Federación de Personal de Salud (Fesprosa) al Ministerio de Salud.

La problemática en el sector sanitario será analizada en la reunión de este jueves del Comité Operativo de Emergencia (COE), la primera después de tres meses de parálisis. Según los datos oficiales, los fallecidos sumaron este miércoles la cifra de 56.832, siendo en su gran mayoría adultos mayores de 60 años, quienes en muchos distritos aún no fueron vacunados.

Optimized with PageSpeed Ninja