• Mié. Abr 14th, 2021

Juan Román Riquelme fue citado a indagatoria y este jueves deberá declarar ante la Justicia por haber permitido el ingreso de su hijo Agustín a la Bombonera en el Superclásico entre Boca y River jugado el 13 de marzo cuando el joven debía haber estado cumpliendo la cuarentena por haber regresado del exterior y considerarse contacto estrecho de personas contagiadas de coronavirus.

El pedido de indagatoria para padre e hijo fue dictado por Celsa Ramírez, fiscal en lo penal, contravencional y de faltas porteña que comenzó una investigación, de oficio, cuando se hicieron públicas las imágenes del ahora directivo de Boca y el menor. Como Juan Román Riquelme era vicepresidente segundo de Boca Juniors (ahora ocupa el primer lugar) se lo imputa por Omisión de recaudos del Código Contravencional.

Un día antes de asistir al estadio para ver el Superclásico, el hijo del ídolo Xeneize había regresado a la Argentina proveniente de Cancún, México, tras su viaje de egresados.

En el vuelo de retorno y tras los controles preventivos en el aeropuerto de Ezeiza se detectaron 44 casos positivos de coronavirus, entre ellos, Nicanor Santilli, el hijo del vicejefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli y la periodista Nancy Pazos.

El test de Agustín Riquelme dio negativo; ya había contraído la enfermedad en 2020 y esa fue la razón que utilizaron desde el club para permitir su ingreso a la Bombonera pese a que los protocolos sanitarios a nivel nacionales estipulaban que debía cumplir con un aislamiento de 10 días por haber retornado al país y considerarse contacto estrecho con los infectados.

La fiscalía, por otro lado, entiende que ni Román ni Agustín cumplieron con la distanciamiento social y los cuidados correspondientes en el palco durante el partido.

A Riquelme (padre) se lo acusa de haber incumplido los artículos 202 y 205 del código penal (actos y desobediencias que propicien la propagación de la pandemia) y este jueves deberá brindar su defensa vía Zoom.

El vice de Boca podría ser penado con una multa de hasta 100 mil pesos o un arresto de hasta 60 días, según indica la ley. Por otro lado podría ser sancionado con la imposibilidad de concurrir a estadios por un lapso de entre dos y seis meses. En el caso de Agustín, la Justicia Federal le inició una causa por violar el artículo 205.

A través de la televisión pudo verse al hijo de Román en uno de los palcos de la Bombonera durante el empate 1-1 frente a River. Allí, además de su padre, estaban sus tíos Diego y Cristian; Juan Cruz Riva, novio de su hermana Florencia; Jorge Bermúdez, miembro del Consejo de Fútbol del club; y Antonio Barijho, quien trabaja en las divisiones inferiores. Excepto Bermúdez, nadie estaba utilizando tapaboca. Y no se respetaba la distancia de seguridad sanitaria entre ellos.

Agustín Riquelme había formado parte del grupo de 149 egresados que el sábado 13 de marzo había regresado al país y de los cuales 44 habían dado positivo en el test de antígeno contra covid-19 que se les realizó en el aeropuerto de Ezeiza. El hijo de Román dio negativo en su prueba.

A partir de esa situación, el Ministerio de Salud de la Nación inició un proceso para identificar a los contactos estrechos de los jóvenes contagiados a fin de hacer el seguimiento del cumplimiento de la cuarentena obligatoria de cada uno.

En ese entonces, el ministerio de Salud de la Nación recordaba mediante un comunicado oficial que «toda persona que viaje el exterior deberá realizar, a su regreso al país, cuarentena durante 10 días a partir de la PCR negativa, que también reviste carácter obligatorio”.

Optimized with PageSpeed Ninja