Connect with us

ECONOMIA

Por el impacto global del coronavirus, la Argentina sufrirá una recesión

Published

on

El Gobierno hasta ahora no mostró reacción alguna ante lo inminente: caída de exportaciones y baja en los precios de los productos que le vende la Argentina al mundo. Ni el cepo cambiario ni el aislamiento financiero ayudarán a la economía a suavizar esos efectos. Aún no queda claro cómo el nuevo panorama impactará en la renegociación de la deuda

El ministro de Economía argentino Martín Guzmán, durante su participación en una reunión en el Vaticano REUTERS

En la semana que terminó el presidente Alberto Fernández se reunió con más de 500 empresarios y banqueros de primera línea en un almuerzo público. El Banco Central bajó dos puntos adicionales la tasa de interés de referencia, hasta 38%. Y el Ministerio de Economía criticó en un largo comunicado a los “oportunistas” ante una licitación clave de bonos, pero finalmente pagó el vencimiento a quienes no entraron al canje de mediados de la semana.

Todos estos episodios -en principio no conectados entre sí- tuvieron un denominador común: no se dijo ni una sola palabra sobre el impacto que la crisis global provocada por el coronavirus podría tener sobre la economía argentina.

En forma paralela, también a lo largo de la semana ocurría esto: la Reserva Federal norteamericana bajó medio punto la tasa de interés, el G7 emitió un comunicado en el que anticipa posibles medidas conjuntas de los países desarrollados (por ejemplo en el plano fiscal) para suavizar el impacto en las principales economías del mundo por la nueva enfermedad y el ministro de Hacienda brasileño, Paulo Guedes, reconoció que Brasil podría crecer 0,5 puntos porcentuales menos este año por los efectos del coronavirus. Incluso Australia bajó las tasas, ante el peligro de caer en recesión por primera vez en 28 años.

Es evidente que toda la energía de la conducción económica está puesta en ofrecer en los próximos días una propuesta para reestructurar la deuda. Pero resulta difícil de justificar que ante semejante cambio del panorama mundial todavía no se haya tomado nota o que no se ensayen algunas medidas de contingencia para contener el efecto sobre la economía local.

Paulo Guedes reconoció que Brasil podría crecer 0,5 puntos porcentuales menos este año por los efectos del coronavirus (REUTERS)

 Ni el Presidente, ni el titular del Central ni la conducción económica hicieron alusión alguna durante esta última semana al impacto que la crisis generada por el coronavirus podría tener sobre la economía. ¿No lo tienen en cuenta o preferirán no levantar olas?

Las que sí están en alerta son las empresas. Ya empezó a verse afectada la venta de carne a China, que fue el destino donde más habían aumentado los despachos en los últimos años. Y otras compañías alimenticias deberán buscar nuevos mercados para vender ante la crisis global. El problema es que a casi todos los países con producción primaria les pasará lo mismo. El turismo también se verá duramente afectado. Los hoteles recibirán menos extranjeros en los próximos meses y eso repercutirá también en restaurantes y en los comercios especializados.

El comportamiento del dólar es un tema aparte. El Banco Central viene relativamente cómodo manejando el tipo de cambio oficial, permitiendo incluso suaves subas controladas. Tuvo la ventaja en estos últimos dos meses que la brecha cambiaria con el dólar “libre” y los tipos de cambio implícitos en la Bolsa no se agrandaron. La suba de la divisa en Brasil, hasta 4,65 reales, podría generarle más presión al tipo de cambio local en las próximas semanas, ante la necesidad de no perder pisada a los movimientos internacionales. Si hay algo que este gobierno quiere evitar es el atraso cambiario, con todas las distorsiones que eso genera.

 El 2020 ya pintaba como el tercer año recesivo para la economía argentina, incluso antes del cambio de contexto internacional. Pero ahora la caída de la actividad podría ser mucho mayor, ante una posible merma de exportaciones y el impacto en el turismo.

Antes de que estallara el efecto del coronavirus, se pronosticaba que 2020 sería el tercer año recesivo para la Argentina. Pero la caída sería menor a la del año pasado: alrededor de 1,3%. Transcurrido buena parte del primer trimestre, los “brotes verdes” aún no aparecen y en muchos sectores se profundizó la recesión: autos, construcción, textiles y mercado inmobiliario, por ejemplo. Otros empiezan a mostrar un piso en la caída un poco más firme como la producción de alimentos, directamente influida por la entrega a más de un millón de personas de la tarjeta Alimentar y los aumentos en la base de la pirámide salarial y de jubilados. Cualquier ingreso adicional va directamente a gastos en supermercados o almacenes.

Fachada del Banco Central de Argentina en Buenos Aires REUTERS

Pero ahora además de los problemas para “encender” la economía, algo que resultaba bastante predecible, se suma un contexto internacional mucho peor que el que se presagiaba hace sólo un mes. Con posible caída de exportaciones y menos ingreso de divisas, será difícil evitar una caída todavía más profunda este año. La mayoría de los países está haciendo esfuerzos para al menos evitar una recesión. La Argentina ya lo está y ahora el Gobierno tiene otro enorme desafío por delante: evitar una verdadera “depresión” económica.

La renegociación de la deuda tiene por supuesto un rol importantísimo. Si se dilatan mucho los tiempos, más tardará la Argentina en despejar una de las grandes incógnitas que tienen los inversores: si se evitará o no el default. Prácticamente nadie toma decisiones mientras dure el “limbo”. Pero aún en caso de que se consiga un resultado relativamente rápido, no tendrá un efecto inmediato sobre la economía ni mucho menos. Lo reconoció el propio Alberto Fernández: “Renegociar la deuda no es mágico. Después dependerá de nosotros encontrar el camino para volver a crecer”.

 Desde el gobierno ya se “atajan” y reconocen que la renegociación de la deuda no es mágica ni mucho menos. Aún si la renegociación sale más o menos bien, no alcanzará para sacar a la economía de la crisis

Los fondos de inversión que visitaron la Argentina esta semana y se reunieron con Martín Guzmán se fueron con las manos vacías. Pero es lógico que el ministro de Economía no quiera mostrar las cartas antes de divulgar la oferta. Y no sería justo darles información privilegiada a algunos a expensas del resto de los acreedores.

Los bonistas que le pidieron al funcionario que muestre “un plan” también se fueron desilusionados. No habrá tal cosa, pero sí la promesa de un manejo mucho más sintonizado entre la política fiscal y monetaria. Aluden así al desastre que hizo Cambiemos en el arranque de la gestión, con una política monetaria súper dura, mientras que las cuentas fiscales agrandaban su rojo mes a mes.

Este escenario representa un desafío adicional para el enfoque inicial del gobierno de Alberto Fernández: impulsar las exportaciones y como mínimo mantener el superávit comercial (unos USD 16.000 millones) para fortalecer la cantidad de divisas que entran a la economía y de paso evitar nuevos cimbronazos cambiarios. Pero todo eso hoy tambalea ante un contexto internacional mucho más hostil, que se suma a las polémicas decisiones de los últimos días: seguir aumentando la presión impositiva, pero ahora sobre el sector exportador que más divisas genera para el país, como es el complejo cerealero.

Continue Reading

ECONOMIA

El respaldo de Estados Unidos a la Argentina: «Deseamos apoyar un acuerdo con el FMI»

Published

on





Un importante funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos aseguró que la Casa Blanca desea «apoyar» un acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI)«Estados Unidos espera que la Argentina llegue a un acuerdo con el FMI», sostuvo el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols.

Durante una conferencia de prensa, el funcionario norteamericano afirmó que los miembros de la Administración comandada por Joe Biden «desean apoyar este proceso», horas después de la visita del canciller, Santiago Cafiero, a Washington.

En la capital estadounidense, el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto mantuvo una importante reunión con el secretario de Estado local, Antony Blinken, a quien pidió apoyo de la Casa Blanca en la negociación por la deuda con el FMI.




En ese encuentro estuvo presente, entre otros funcionarios, el propio Brian Nichols, quien luego también asistió a una cena que ofreció el titular del Palacio San Martín, en la Embajada argentina en Washington.

Al respecto, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental señaló en la conferencia de prensa que Cafiero y Blinken «tuvieron una reunión muy positiva donde hablaron del fortalecimiento de la alianza bilateral» y remarcó que «ambos países tienen una relación desde hace mucho tiempo». «Queremos seguir apoyándola lo más posible», añadió el funcionario del Departamento de Estado.

Acuerdo con el FMI: Gobierno niega que EEUU pida un ajuste

La portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, aseguró que «Estados Unidos no exigió un plan económico a la Argentina», al tiempo que advirtió que si se le pagara al Fondo Monetaria Internacional (FMI) en función del acuerdo que dejó el Gobierno de Mauricio Macri, «no podría haber políticas sociales», durante la habitual conferencia de prensa que brinda los jueves en Casa Rosada.




La funcionaria afirmó además que Estados Unidos «reconoció el crecimiento vigoroso que tuvo la economía argentina en el último año«.

Al ser consultada sobre el reciente viaje del canciller Santiago Cafiero a los Estados Unidos, dijo que se trató de «un viaje para dialogar, donde se acordaron una cantidad de posturas con Estados Unidos, que reconoce el crecimiento interanual de Argentina, que no se registraba desde hace tiempo en Argentina».

«Yo le agregaría las declaraciones del presidente (Joe) Biden con respecto a la autocrítica sobre la política exterior de Estados Unidos hacia Latinoamérica en los últimos cuatro años, cuando gobernó Donald Trump», remató Cerruti.

Al ser consultada en particular sobre si se abonará el próximo vencimiento de 731 millones de dólares con el FMI, la portavoz adelantó que «eso lo va a definir el Ministerio de Economía» y que «Argentina decidió pagar hasta que se llegue a un acuerdo«, pero aclaró que es algo que «se mide día a día».







«EE.UU. no pidió un ajuste»

Cerruti aclaró que en las conversaciones del canciller Cafiero con autoridades norteamericanas, Estados Unidos «no pidió ajuste ni un plan económico, fueron conversaciones políticas donde se habló que había un crecimiento vigoroso de la economía y que tenemos que seguir en esa senda».

Consultada sobre el diálogo con la oposición en el marco de la negociación, consideró que «no es fácil llegar a un diálogo con la oposición en función de las variantes internas que tiene», pero aseguró que «el acuerdo con el FMI se discutirá en el Congreso»

Respecto a la carta que publicó Cristina Fernández de Kirchner acerca del FMI y la gestión del expresidente Mauricio Macri, Cerruti consideró que «la Vicepresidenta puede expresarse sobre el tema que quiera» y que «dio datos muy contundentes».

En otro orden de temas la portavoz de la Presidencia afirmó que la inflación «es el gran desafío y uno de los principales problemas que tiene Argentina en este momento», y consideró que el índice de precios «está en la senda del descenso con más trabajo y producción».

Qué dijo Biden

El presidente estadounidense Joe Biden mencionó a la Argentina en medio de las negociaciones del Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y aseguró que los Estados Unidos no dicta lo que sucede en Sudamérica.

El mandatario del país norteamericano arremetió contra su antecesor, Donald Trump, quien dio el visto bueno para el préstamo de 44 mil millones de dólares que contrajo Mauricio Macri, por el daño de su política exterior en la región.

Biden habló en una conferencia de prensa que realizó con motivo de su primer año al frente de la administración de EE.UU, que se cumple este jueves. En este marco, reflexionó sobre la actividad que su país desplegó en América latina y afirmó que ha contemplado trabajar sobre los errores cometidos durante la gestión republicana.

En ese contexto dijo que su gobierno «ha invertido mucho tiempo hablando sobre las políticas y en las negociaciones con (Nicolás) Maduro, quien es más que un dictador en este momento». Tras mencionar al gobierno de Venezuela, aclaró que «no son lo mismo» pero de la misma manera dedica tiempo a la Argentina y Chile.

«Cuando era Vicepresidente dije que, si fuéramos inteligentes, tenemos la oportunidad de hacer un hemisferio occidental unido, un hemisferio democrático. Nos estábamos moviendo en la dirección correcta en la administración Obama-Biden, pero se hizo un daño como consecuencia de la política exterior que hizo el anterior presidente en América latina, Centroamérica y Sudamérica», declaró, y alertó por «la reducción en el número de democracias en el mundo».

«Solíamos hablar, cuando yo era un chico en la universidad, sobre ‘¿el patio trasero de América?’ No es el patio trasero de América. Todo lo que está al sur de las fronteras de México es la parte delantera de América. Somos personas iguales, nosotros no dictamos lo que pasa en estos países, en Sudamérica, pero tenemos que trabajar muy duro en eso», reflexionó Biden. «Pero el problema es que hemos tenido grandes dificultades por los errores cometidos en los últimos cuatro años y eso llevará un tiempo», admitió.

Biden criticó la política de Trump hacia América latina.

Biden criticó la política de Trump hacia América latina.






Source link

Continue Reading

ECONOMIA

Energía plantea una suba de hasta el 47% en las facturas de gas para no alterar los subsidios previstos para este año

Published

on





A solo cinco días hábiles de la fecha fijada para la segunda audiencia pública vinculada con el sector gasífero, la Secretaría de Energía sacó a la calle el informe técnico y económico que pone sobre el tapete las distintas alternativas de aumentos de tarifas y reducción de subsidios que baraja el Gobierno para el precio del gas.

El análisis oficial plantea que los usuarios residenciales y las pymes deberían afrontar un aumento el precio del gas del 91% si el Gobierno mantiene la partida específica de subsidios prevista para 2022. Ese incremento en el valor del gas dispararía un impacto en las facturas finales de los hogares que rondaría entre el 37% y 47% según los distintos niveles de consumo.

El informe –que contiene la información y los datos clave que se tratarán en la audiencia del 31 de enero—destaca que si el Estado decide eliminar por completo los subsidios que actualmente destina a morigerar el precio del gas, las boletas de los clientes residenciales tendrían que aumentar entre un 94% y 126%.




El costo total del gas que se necesita para abastecer la demanda prioritaria en 2022 ascenderá a u$s2.573 millones

Los técnicos de Energía estimaron que, si se mantienen las actuales tarifas del gas sin cambio para los usuarios, el Gobierno debería añadir a la partida de subsidios de $135.329 millones proyectada para este año monto adicional de $81.000 millones más.

Y si la administración de Alberto Fernández opta por hacerse cargo del precio completo del gas, entonces la suma inicial prevista de subsidios tendría que incrementarse un 125% con un desembolso fiscal extra de $170.000 millones.




De la lectura del informe surge que la secretaría de Energía comandada por el neuquino Darío Martínez no se jugó por ningún esquema concreto de recorte de subsidios y aumentos, sino que ha dejado abierta una serie de hipótesis para que en febrero el ministro de Economía, Martín Guzmán defina hasta dónde quiere llegar con el ajuste y la largamente prometida segmentación tarifaria.

Qué pasará en la audiencia

La audiencia pública convocada para el próximo lunes 31 por las autoridades energéticas está destinada a analizar cuál será la porción del precio del gas natural que van a afrontar los usuarios y qué parte cubrirá el Estado con subsidios a las petroleras.




Es la segunda audiencia del sector gasífero que se organiza en enero, luego de la realizada en la última semana por la intervención del Enargas donde se trataron los aumentos transitorios destinados a recomponer los ingresos de las distribuidoras y transportadoras.

El informe elaborado por los funcionarios energéticos estimó que en 2022 «la demanda prioritaria de gas alcanzará los 14.420 MMm3 distribuidos en 5.329 MMm3 para los meses de enero a abril y de octubre a diciembre, y 9.091 MMm3 para el periodo invernal de mayo a septiembre». En lo que respecta a la demanda total de gas que se espera a nivel nacional, los cálculos indican que llegará a los 48.735 MMm3, de los cuales 24.191 MMm3 corresponderán al período estival y 24.544 MMm3 a la temporada invernal.




Al detallar la composición de la oferta de gas prevista para el próximo año, el trabajo consigna que la producción nacional aportará 40.703 MMm3 –el 84%–; el abastecimiento externo con barcos de GNL arrimará el 9% con 4.406 MMm3 y las importaciones de Bolivia completarán el 7% restante con 3.626 MMm3.

El desglose temporal de la oferta señala que en los meses estivales el gas nacional cubrirá el 94% de la demanda total con 22.708 MMm3 y el gas importado boliviano el 6% restante con 1.484 MMm3. En tanto, durante el período invernal el gas local representará 73% con 17.995 MMm3; de Bolivia llegarán 2.142 MMm3 equivalentes al 9% y las compras de GNL cubrirán el 18% restante con 4.406 MMm3.

Si el Estado elimina los subsidios, las boletas de los clientes residenciales tendrían que aumentar entre un 94% y 126%

Según el documento de Energía, el costo total del gas que se necesita para abastecer la demanda prioritaria en 2022 ascenderá a US$ 2.573 millones equivalentes a $305.170 millones. Para llegar a ese monto final, se tomaron como referencias un precio del gas local que oscila entre 3,34 y 4,74 u$s/MMBTU; un valor promedio del combustible boliviano de 7,46 u$s/MMBTU y una cotización promedio del GNL de 23,72 u$s/MMBTU más un costo fijo y variable de regasificación que ronda entre 1 y 1,3 USD/MMBTU.

El informe destaca que «de los 4,84 u$s/MMBTU que conforman actualmente el precio promedio ponderado del costo total del gas destinado a la demanda prioritaria; el Estado absorbe vía subsidios el 70,9% (3,43 u$s/MMBTU), mientras que los usuarios pagan el 29,1% restante (1,41 u$s/MMBTU).

Para seguir manteniendo esa ecuación que no implicaría aumentos para los usuarios, se necesita cubrir un costo total $216.365 millones que supera la partida de subsidios prevista para este año. Según las cuentas de Energía, el Gobierno tiene hoy asignados $ 135.329 millones para ese fin. Si opta por prolongar este esquema, entonces debería agregar otros $81.000 millones más de aportes fiscales.

Si se mantiene el nivel de subsidios en la línea de $135.329 millones, la porción del precio del gas que cubriría el Estado bajaría al 44% quedando el 56% restante a cargo de los usuarios. En este caso, el precio del gas a cargo de los consumidores pegaría un salto del 91% con un impacto final en las facturas del 37% al 47%.






Source link

Continue Reading

ECONOMIA

Compre Argentino: ¿qué beneficios propone el proyecto?

Published

on





Compre Argentino: ¿qué beneficios propone el proyecto?

Se trata de una herramienta de política industrial que permite canalizar el poder de compra del Estado para mejorar la capacidad productiva nacional

Por iProfesional

22/01/2022 – 20,31hs




Compre Argentino: ¿qué beneficios propone el proyecto?

Ante la posibilidad de que el Poder Ejecutivo convoque a sesiones extraordinarias próximamente, y que en el temario se incluya el proyecto de ley de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores, cabe señalar que se trata de una herramienta de política industrial que permite canalizar el poder de compra del Estado para mejorar la capacidad productiva nacional y promover el desarrollo de proveedores locales.

El proyecto de ley que ingresó en diciembre del 2021 a la Cámara de Diputados enviado por el gobierno nacional, otorga a los proveedores locales prioridad en las compras públicas y promueve procesos de transferencia tecnológica a favor de las empresas locales, brindando la posibilidad de insertarlos en cadenas globales de valor y favoreciendo su acceso a mercados internacionales.

A quiénes alcanza

Esta normativa alcanza a los organismos de la administración pública nacional; las empresas y sociedades del Estado, los entes públicos y fondos fiduciarios; licenciatarios, concesionarios, permisionarios y autorizados por el Estado para la realización de obras y servicios públicos del Estado y sus contratistas directos; Poder Legislativo, el Poder Judicial de la Nación y el Ministerio Público de la Nación. Para contrataciones realizadas en representación del Estado, incluye a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima.




El proyecto otorga a los proveedores locales prioridad en las compras públicas

Puntualmente, el Compre Argentino hace referencia a las compras públicas que realiza el Estado o las empresas públicas, que representan el 13% del PBI, y propone aumentar el margen de preferencia sobre la producción nacional, hasta 15% en el caso de compras a grandes empresas, y hasta 20% en las compras a pymes.




Por otra parte, en cuestiones de género, suma tres puntos adicionales para empresas con mayoría de mujeres u otras identidades en la dirección o entre los trabajadores. Si bien el Gobierno anterior también había establecido un nuevo régimen de compre argentino en 2018, el proyecto actual incluye varias modificaciones como por ejemplo la inclusión del Pami.

Qué otros temas se tratarán 

Ante la posibilidad de una convocatoria a sesiones extraordinarias en el Parlamento por parte del Poder Ejecutivo, legisladores de distintos bloques políticos se expresaron sobre los distintos temas que podrían ser considerados en la agenda legislativa durante el verano.




Daniel Arroyo, del Frente de Todos, indicó que «el Plan Plurianual; el acuerdo con el FMI y algunos temas como la modificación del Consejo de la Magistratura» podrían ser parte del temario y anticipó «un trabajo intenso en lo que queda de enero y en febrero en el Congreso«.

A su vez, remarcó la importancia que tendría llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. «Un acuerdo razonable con el FMI que nos permita crecer y después pagar. Eso va a tener que suceder y creo que va a tener que tener consenso prácticamente de todo el Parlamento», expresó.

Por su parte, Jimena Latorre, de la UCR, consideró que «los temas económicos y productivos seguramente serán los que nos convoquen a Sesiones Extraordinarias«. En este sentido, enfatizó que estos temas «no pueden esperar y de esta agenda dependen muchas decisiones que se tienen que tomar de forma urgente».

No obstante, la diputada puntualizó que también «puede haber otros temas que pueden no ser urgentes, pero sí importantes» y en ese sentido se podría empezar a «trabajarlos y a debatirlos en esta ampliación del calendario».






Source link

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 - NDM Noticias del Momento