Connect with us

INTERNACIONAL

Asesinaron al director de una cárcel durante la jornada de votación del referéndum en Ecuador

Published

on


El director de una cárcel de Ecuador fue asesinado este domingo, cuando en el país se celebra a nivel nacional la jornada de votación del referéndum convocado por el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, para sacar adelante reformas para impulsar la lucha contra el crimen organizado, atraer inversiones y crear empleo.

La víctima es Cosme Parrales, quien ejercía como director de la cárcel de El Rodeo, situada en la ciudad de Portoviejo, que pertenece a la costera provincia de Manabí, según confirmó en un comunicado el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI), la agencia penitenciaria del Estado.

De acuerdo a medios locales, Parrales, que había asumido el cargo de director de la prisión hacía cinco días, fue atacado a tiros por presuntos sicarios en una cevichería en la que se encontraba almorzando en la localidad de Jipijapa, cercana a Portoviejo.

Este es el tercer asesinato en cinco días de una autoridad en Ecuador, después de que se registraran el miércoles y el viernes los asesinatos de dos alcaldes de municipios del sur del país que tienen en sus territorio presencia de actividades minería ilegal.

El asesinato de Parrales rompió la tranquilidad de la jornada de votaciones, que hasta ese momento se desarrollaba sin mayores incidentes, más allá de los causados por las fuertes lluvias caídas en las últimas horas en diferente partes del país, que impidieron que se abriesen al menos tres centros de votación.

La gestión y seguridad de las cárceles son parte de las once preguntas del plebiscito convocado por Noboa para que los ecuatorianos se pronuncien sobre las líneas maestras a menos de un año de las nuevas elecciones generales, previstas para febrero de 2025.

Una de las preguntas plantea que sean las Fuerzas Armadas las que se hagan cargo de control de los accesos a las prisiones, epicentro de la crisis de violencia que azota a Ecuador y que le ha llevado a ser uno de los países con más homicidios de Latinoamérica, con una tasa de 45 por cada 100.000 habitantes en 2023.

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa. Foto APEl presidente de Ecuador, Daniel Noboa. Foto AP

También propone que los militares apoyen a la Policía en sus operaciones contra el crimen organizado de forma permanente, sin necesidad de expedir estados de excepción, como el emitido por Noboa a inicios de año, con el que también declaró el «conflicto armado interno» contra las bandas criminales.

Las cárceles

Con esa medida militarizó las cárceles para arrebatar el control de estas a bandas criminales, que en su interior habían logrado ingresar y almacenar grandes arsenales de armas de fuego y explosivos, utilizados muchas veces en las masacres registradas en el interior de las cárceles por disputas entre grupos rivales y que desde 2020 han dejado alrededor de 500 presos asesinados.

El referéndum de Noboa también apunta a otras medidas como que el armamento incautado a la delincuencia se destine a equipar a las fuerzas estatales, entre otras medidas como permitir la extradición de ecuatorianos que sean requeridos por la Justicia de otros países.

Asimismo, los ecuatorianos votan si están de acuerdo en establecer un sistema de juzgados especializados en el derecho constitucional, reconocer los arbitrajes internacionales en cualquier jurisdicción como método para atraer inversión extranjera y permitir los contratos temporales por horas, con la idea de incentivar la creación de empleo.



Source link

INTERNACIONAL

El corazón histórico de Gaza, ahora en ruinas

Published

on


Quizás ninguna estructura ejemplifica tanto la rica y entrelazada historia de la Franja de Gaza como la Gran Mezquita Omari, considerada por muchos la más antigua del territorio.

A medida que los imperios decayeron, los edificios religiosos del lugar (primero paganos, luego cristianos y musulmanes) fueron destruidos o reutilizados.

La mezquita fue reconstruida muchas veces y sobrevivió no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámico, sino también como símbolo de resiliencia.

En diciembre, la mezquita fue prácticamente destruida en un ataque aéreo del ejército israelí, que afirmó que el sitio se había convertido en un centro de mando de Hamás.

Los palestinos dicen que perdieron no sólo un ancla fundamental en su pasado, sino también un lugar para el presente, un espacio público para la oración y la contemplación, para anuncios de bodas y partidos de fútbol.

Esa vitalidad es evidente en las numerosas imágenes creadas a lo largo de los siglos por ilustradores y fotógrafos que intentaron capturar su papel central en la vida de Gaza.

Emblema

El sitio de la mezquita en el corazón de la ciudad de Gaza ha sido un lugar de culto durante miles de años y se remonta, según algunos relatos, a la época de los filisteos, cuyos muros del templo se decía que fueron derribados por Sansón, el guerrero israelita.

Vista de la Gran Mezquita de Omari y los campos circundantes, tomada por Francis Frith hacia 1862. La mezquita ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, fue prácticamente destruida por un ataque aéreo del ejército israelí. (Francis Frith/Biblioteca del Congreso vía The New York Times

Una iglesia cristiana bizantina erigida en el siglo V sobre las ruinas de un templo romano anterior fue reutilizada en el siglo VII como mezquita tras la conquista musulmana de Gaza.

Algunos investigadores sugieren que el espacio pudo haber servido tanto a musulmanes como a cristianos durante este período.

Pero ese edificio fue destruido cuando Gaza cayó en manos de los cruzados alrededor del año 1100, y más tarde se construyó una iglesia en el lugar.

Partes de la iglesia, en particular su nave central, fueron reutilizadas como mezquita en el siglo XII, cuando los musulmanes recuperaron el control de Gaza.

Durante los siglos siguientes, el edificio sufrió a menudo graves daños a causa de invasores y terremotos.

Pero fue reconstruido y ampliado constantemente, primero por los mamelucos, que crearon un poderoso imperio islámico durante la Baja Edad Media, y más tarde por los otomanos.

Los esfuerzos mamelucos incluyeron la adición de una arcada de piedra para alinear el muro oriental hacia La Meca y el diseño de un minarete octogonal. Las contribuciones otomanas incluyeron muros añadidos al patio.

Entre los eruditos, la mezquita se hizo conocida por su amplia biblioteca de manuscritos islámicos antiguos, incluidos textos religiosos, literatura y comentarios sociales y políticos.

Vista de la Gran Mezquita Omari de Gaza y las calles circundantes hacia 1927. La mezquita ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, fue prácticamente destruida por un ataque aéreo del ejército israelí. (Departamento de Fotografía de la Colonia Americana/Biblioteca del Congreso vía The New York TimesVista de la Gran Mezquita Omari de Gaza y las calles circundantes hacia 1927. La mezquita ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, fue prácticamente destruida por un ataque aéreo del ejército israelí. (Departamento de Fotografía de la Colonia Americana/Biblioteca del Congreso vía The New York Times

La biblioteca y gran parte del resto de la mezquita fueron destruidos en 1917 por un bombardeo de artillería británica durante la Primera Guerra Mundial.

Los británicos dijeron que estaban apuntando a un depósito de armas otomano dentro de la mezquita y que continuarían capturando el resto del área.

El edificio de arenisca, incluida su biblioteca y minarete, fue reconstruido aproximadamente una década después bajo una restauración autorizada por el Consejo Supremo Musulmán que empleó la estructura misma de la historia de la mezquita, como los restos supervivientes de la iglesia cruzada y la arcada mameluca.

Algunos investigadores incluso sugieren que las columnas interiores que fueron rescatadas y reutilizadas pueden haber sido originales antiguos de la época romana tardía que alguna vez se usaron para construir la iglesia bizantina.

Otros lo descartan, sugiriendo que las columnas se crearon mucho después pero imitaban el estilo romano.

Una representación de la Gran Mezquita de Omari hacia 1525. La Gran Mezquita de Omari ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, el ejército israelí prácticamente destruyó la mezquita en un ataque aéreo. (Walters Art Museum/David Rumsey Map Collection vía The New York TimesUna representación de la Gran Mezquita de Omari hacia 1525. La Gran Mezquita de Omari ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, el ejército israelí prácticamente destruyó la mezquita en un ataque aéreo. (Walters Art Museum/David Rumsey Map Collection vía The New York Times

Una columna interior alguna vez presentó un bajorrelieve con símbolos rituales judíos, aunque muchos expertos no creen que el sitio haya sido utilizado alguna vez como sinagoga.

Más bien, dicen, esa columna posiblemente se originó en una antigua sinagoga en algún lugar de la región y fue reutilizada durante la reconstrucción del edificio.

Con el paso de los siglos, el patio exterior se convirtió en una plaza para mucho más que la oración.

«Las organizaciones religiosas desempeñan un papel importante en la vida de la gente», dijo Jehad Abusalim, un historiador palestino que creció en Gaza.

“Para el intercambio de ideas. No son sólo para orar. También son lugares para celebrar la vida”.

“La gente se reúne allí y se reúne”, continuó.

“Y entonces, en cierto modo, era parte de la vida de la comunidad. Era un centro comunitario en todos los sentidos de la palabra”.

El ataque aéreo alcanzó la mezquita a última hora de la mañana del 4 de diciembre de 2023, según el ejército israelí, unos dos meses después del ataque de Hamás a Israel.

Gran parte del edificio quedó reducido a escombros.

Cuando el humo se disipó, la arcada de piedra construida por los mamelucos sobrevivió en cierta medida.

También lo hicieron secciones de algunas paredes.

El minarete seguía en pie, aunque la parte superior había sido arrancada. El edificio ya no tenía techo.

La biblioteca de manuscritos, que se había conservado en varias salas, había quedado hecha jirones.

Pero antes del ataque aéreo, muchos de los manuscritos que albergaba habían sido trasladados a otros lugares, aunque uno de ellos, un centro de restauración, también resultó dañado en los combates. (Además, los 211 manuscritos se habían digitalizado en los últimos años).

En el barrio de la mezquita, el recinto de la histórica Iglesia Ortodoxa Griega de San Porfirio, la iglesia activa más antigua de Gaza, también ha sido atacado por la ofensiva militar israelí.

Se encuentra entre los 43 sitios religiosos o históricos dañados desde el 7 de octubre, según la última evaluación de daños de la UNESCO.

La guerra ha sido devastadora, con más de 35.000 personas muertas en Gaza, muchas de ellas mujeres y niños, según las autoridades sanitarias locales.

El ejército israelí ha dicho que los ataques aéreos y la invasión fueron necesarios para desmantelar a Hamas después del ataque del 7 de octubre, que según las autoridades israelíes mató a 1.200 personas.

En el caso de la mezquita, el ejército israelí dijo que era un centro de mando de Hamás, un objetivo militar necesario que estaba alimentado por el pozo de un túnel.

«Hamás ha pasado años incorporando su propia infraestructura terrorista dentro y debajo de áreas civiles, incluidos hospitales, mezquitas, escuelas y otros sitios religiosos e históricos», dijo el ejército israelí en un comunicado.

Destrucción

A principios de diciembre, el distrito histórico de la ciudad constituía una línea de frente mientras el ejército israelí avanzaba desde el este.

Sus afirmaciones sobre el uso de la mezquita por combatientes de Hamás no pudieron ser verificadas de forma independiente y el ejército israelí no respondió a una solicitud de pruebas.

La destrucción del entorno construido en Gaza ha sido tan generalizada que, a principios de mayo, al menos el 57% de todos los edificios en el territorio habían sido dañados o destruidos, según un análisis de datos satelitales realizado por investigadores estadounidenses.

Pero la pérdida de algunos edificios es de una escala muy superior a la de otros, dijo un experto, incluso para las personas desplazadas, que luchan por encontrar alimentos y se enfrentan a una pérdida masiva de vidas.

«Viven bajo este cielo y los bombardeos sin comida», dijo Akram M. Lilja, arqueólogo palestino y ex funcionario de patrimonio cultural, quien dijo que había hablado con amigos y familiares que vivían no lejos de la mezquita.

“Una vez que se enteraron de la historia de la mezquita de Al-Omari, comenzaron a llorar”.

Isber Sabrine, presidente de Heritage for Peace, una organización sin fines de lucro que promueve la protección de sitios culturales, dijo que siempre que comiencen los esfuerzos de restauración en Gaza, la reconstrucción de la mezquita debería ser una prioridad.

“Sé lo que significa”, dijo.

“No es sólo un lugar. Es toda una memoria de un pueblo”.

El esfuerzo por proteger el patrimonio cultural durante la guerra lleva más de un siglo en marcha, con éxito variable.

Los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial se mantuvieron alejados de la catedral del Duomo de Florencia, Italia, para proteger esa obra maestra de la arquitectura renacentista.

Pero al mismo tiempo los aliados destruyeron Monte Cassino, uno de los monasterios más antiguos de Italia, bajo la sospecha de que era un punto de observación nazi.

En virtud de la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en Caso de Conflicto Armado, que Israel ratificó, los países de todo el mundo se comprometieron a proteger los sitios culturales durante los conflictos estableciendo procedimientos para salvaguardarlos.

Pero los críticos dicen que Israel ha incumplido esa promesa con ataques indiscriminados en Gaza que muestran desprecio, no sólo por las vidas civiles, sino también por la santidad de los sitios que han definido la civilización allí durante siglos.

Sudáfrica señaló la destrucción de la Gran Mezquita Omari al argumentar ante la Corte Internacional de Justicia que la eliminación de sitios culturales era parte de un patrón más amplio de genocidio israelí que dejaría a los palestinos desplazados sin nada a qué regresar.

Israel lo ha negado y sostiene que Hamas es el culpable de incrustar a sus combatientes en hogares y sitios culturales.

(Los tratados internacionales reconocen plenamente la dificultad de proteger lugares patrimoniales cuando han sido cooptados con fines militares).

Descargo

En una declaración, el ejército israelí dijo que sus comandantes emplean un proceso de evaluación integral, asistido por abogados, para «garantizar que los ataques cumplan con las obligaciones legales internacionales, incluida la proporcionalidad».

El proceso incluye regulaciones detalladas para “sitios sensibles”, según el comunicado, y el uso de “Tarjetas de Objetivo” que “facilitan un análisis que se lleva a cabo ataque por ataque y toma en cuenta la ventaja militar esperada y la probable daño civil colateral, entre otras cuestiones”.

Ese nivel de atención no es evidente en las imágenes provenientes de Gaza, dijo Peter Stone, presidente de Blue Shield, un grupo independiente sin fines de lucro que trabaja para proteger el patrimonio cultural en zonas de conflicto.

“Por lo que hemos visto en Gaza”, dijo, “parece que casi no han considerado intentar proteger los bienes culturales.

Esta es la visión exterior, a partir de imágenes satelitales y de conversaciones con fuentes palestinas”.

Stone dijo que destruir el patrimonio cultural puede ser contraproducente porque otorga una victoria propagandística al enemigo y al mismo tiempo incita al resentimiento inquebrantable de las personas que sufrieron tales pérdidas.

“Lo que están haciendo”, dijo, “está creando la razón para el próximo conflicto”.

Patty Gerstenblith, experta en cuestiones de patrimonio cultural y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad DePaul, dijo que es posible que los daños se revisen cuando termine el conflicto para determinar si se ha violado el derecho internacional.

«La cuestión girará en torno a la necesidad militar y la proporcionalidad», afirmó.

c.2024 The New York Times Company

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad