Connect with us

INTERNACIONAL

EU leaders suggest openness to membership talks with Bosnia

Published

on


European Union leaders were poised to agree in principle Thursday to open membership negotiations with Bosnia-Herzegovina, even though the Western Balkan country must still do a lot of work before talks can begin.

The 27 leaders were expected to give the political green light at a summit in Brussels after the European Commission — the EU’s executive arm — last week agreed to start talks in spite of deep lingering ethnic divisions in the nation with 3.2 million inhabitants.

In the latest version of the draft summit conclusions, leaders said that «the European Council decides to open accession negotiations with Bosnia and Herzegovina.»

SENIOR STATE DEPARTMENT OFFICIAL HEADS TO MONTENEGRO IN SUPPORT OF EU BID

The draft emphasizes the need for Bosnia to keep on taking «all relevant steps set out» by the Commission that include economic, judicial and political reforms as well as better efforts to tackle corruption and money laundering.

Bosnia is riven by ethnic divisions, even decades after the 1992-95 war that tore the country apart, leaving more than 100,000 people dead and millions displaced.

In 2022, Bosnia was granted candidate status. For candidates to join the EU, they have to go through a lengthy process to align their laws and standards with those of the bloc and show their institutions and economies meet democratic norms.

Dutch Prime Minister Mark Rutte said upon his arrival in Brussels that a lot of work still needs to be done before the country can really get into the thick of negotiations with the bloc.

«It’s crucial that Bosnia will fulfil all the necessary actions in the Commission’s report so that you really will have ticked all the boxes,» Rutte said.

European Union flags in Sarajevo, Bosnia

A woman walks under European Union flags placed in one of the main streets in Sarajevo, Bosnia, Thursday, March 21, 2024. European Union leaders meeting in Brussels are expected to give a greenlight to Bosnia and Herzegovina to open membership talks once certain conditions are met. (AP Photo/Eldar Emric)

Gitanas Nauseda, the president of Lithuania, said he supports Bosnia’s candidacy, but with strings attached.

«We have to respect the rules, rules of game, implementation of all necessary requirements,» he said.

Bosnia-Herzegovina is one of six nations from the region — the others are Albania, Serbia, Kosovo, Montenegro and North Macedonia — which are at different stages of the EU membership process.

Their entry to the bloc has been stalled for years. But after Russia’s war on Ukraine, EU officials are more keen on trying to lure them away from the Kremlin’s influence.

In addition to the incomplete internal reforms damaging its bid, Bosnia is still ethnically and politically divided, and is perhaps the most fragile of the Balkan countries.

Separatist Bosnian Serb leader Milorad Dodik, who is pro-Russia, continues to undermine the presidency and other political functions in the country. In December, Dodik told The Associated Press that he intended to keep weakening the country to the point where it fell apart.

The latest US intelligence annual threat assessment published last month noted that Dodik «is taking provocative steps to neutralize international oversight in Bosnia and secure de facto secession for his Republika Srpska. His action could prompt leaders of the Bosniak (Bosnian Muslim) population to bolster their own capacity to protect their interests and possibly lead to violent conflicts that could overwhelm peacekeeping forces.»

German Chancellor Olaf Scholz said he was «very much for» moving a step forward «after the many efforts that have been made in Bosnia-Herzegovina.»

«As a whole, the states of the Western Balkans also must be able to rely on us,» he said. «The promise that they would be able to become members of the European Union was made … more than 20 years ago in Thessaloniki, and now we need the next steps.»

In anticipation of a positive outcome, EU flags could be seen hanging throughout Bosnia’s capital Sarajevo, where citizens and officials alike hailed the prospects of their country moving forward in its bid.

Adnan Balvanovic, a resident of Sarajevo, believes EU integration is «something Bosnia needs, to make its way forward, to develop. It can finally become a normal state like its citizens want it to be. It is also good for us, young people who want to stay in Bosnia Hercegovina.»

CLICK HERE TO GET THE FOX NEWS APP

Pensioner Jasmina Kadusic agreed «it would be nice» if Bosnia joined the EU but warned that the process has already taken too long and that «our politicans are not doing enough to make it happen.»

Source link

INTERNACIONAL

El corazón histórico de Gaza, ahora en ruinas

Published

on


Quizás ninguna estructura ejemplifica tanto la rica y entrelazada historia de la Franja de Gaza como la Gran Mezquita Omari, considerada por muchos la más antigua del territorio.

A medida que los imperios decayeron, los edificios religiosos del lugar (primero paganos, luego cristianos y musulmanes) fueron destruidos o reutilizados.

La mezquita fue reconstruida muchas veces y sobrevivió no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámico, sino también como símbolo de resiliencia.

En diciembre, la mezquita fue prácticamente destruida en un ataque aéreo del ejército israelí, que afirmó que el sitio se había convertido en un centro de mando de Hamás.

Los palestinos dicen que perdieron no sólo un ancla fundamental en su pasado, sino también un lugar para el presente, un espacio público para la oración y la contemplación, para anuncios de bodas y partidos de fútbol.

Esa vitalidad es evidente en las numerosas imágenes creadas a lo largo de los siglos por ilustradores y fotógrafos que intentaron capturar su papel central en la vida de Gaza.

Emblema

El sitio de la mezquita en el corazón de la ciudad de Gaza ha sido un lugar de culto durante miles de años y se remonta, según algunos relatos, a la época de los filisteos, cuyos muros del templo se decía que fueron derribados por Sansón, el guerrero israelita.

Vista de la Gran Mezquita de Omari y los campos circundantes, tomada por Francis Frith hacia 1862. La mezquita ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, fue prácticamente destruida por un ataque aéreo del ejército israelí. (Francis Frith/Biblioteca del Congreso vía The New York Times

Una iglesia cristiana bizantina erigida en el siglo V sobre las ruinas de un templo romano anterior fue reutilizada en el siglo VII como mezquita tras la conquista musulmana de Gaza.

Algunos investigadores sugieren que el espacio pudo haber servido tanto a musulmanes como a cristianos durante este período.

Pero ese edificio fue destruido cuando Gaza cayó en manos de los cruzados alrededor del año 1100, y más tarde se construyó una iglesia en el lugar.

Partes de la iglesia, en particular su nave central, fueron reutilizadas como mezquita en el siglo XII, cuando los musulmanes recuperaron el control de Gaza.

Durante los siglos siguientes, el edificio sufrió a menudo graves daños a causa de invasores y terremotos.

Pero fue reconstruido y ampliado constantemente, primero por los mamelucos, que crearon un poderoso imperio islámico durante la Baja Edad Media, y más tarde por los otomanos.

Los esfuerzos mamelucos incluyeron la adición de una arcada de piedra para alinear el muro oriental hacia La Meca y el diseño de un minarete octogonal. Las contribuciones otomanas incluyeron muros añadidos al patio.

Entre los eruditos, la mezquita se hizo conocida por su amplia biblioteca de manuscritos islámicos antiguos, incluidos textos religiosos, literatura y comentarios sociales y políticos.

Vista de la Gran Mezquita Omari de Gaza y las calles circundantes hacia 1927. La mezquita ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, fue prácticamente destruida por un ataque aéreo del ejército israelí. (Departamento de Fotografía de la Colonia Americana/Biblioteca del Congreso vía The New York TimesVista de la Gran Mezquita Omari de Gaza y las calles circundantes hacia 1927. La mezquita ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, fue prácticamente destruida por un ataque aéreo del ejército israelí. (Departamento de Fotografía de la Colonia Americana/Biblioteca del Congreso vía The New York Times

La biblioteca y gran parte del resto de la mezquita fueron destruidos en 1917 por un bombardeo de artillería británica durante la Primera Guerra Mundial.

Los británicos dijeron que estaban apuntando a un depósito de armas otomano dentro de la mezquita y que continuarían capturando el resto del área.

El edificio de arenisca, incluida su biblioteca y minarete, fue reconstruido aproximadamente una década después bajo una restauración autorizada por el Consejo Supremo Musulmán que empleó la estructura misma de la historia de la mezquita, como los restos supervivientes de la iglesia cruzada y la arcada mameluca.

Algunos investigadores incluso sugieren que las columnas interiores que fueron rescatadas y reutilizadas pueden haber sido originales antiguos de la época romana tardía que alguna vez se usaron para construir la iglesia bizantina.

Otros lo descartan, sugiriendo que las columnas se crearon mucho después pero imitaban el estilo romano.

Una representación de la Gran Mezquita de Omari hacia 1525. La Gran Mezquita de Omari ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, el ejército israelí prácticamente destruyó la mezquita en un ataque aéreo. (Walters Art Museum/David Rumsey Map Collection vía The New York TimesUna representación de la Gran Mezquita de Omari hacia 1525. La Gran Mezquita de Omari ha sido reconstruida muchas veces, y ha sobrevivido no sólo como un querido centro de fe y aprendizaje islámicos, sino también como un símbolo de resistencia. En diciembre de 2023, el ejército israelí prácticamente destruyó la mezquita en un ataque aéreo. (Walters Art Museum/David Rumsey Map Collection vía The New York Times

Una columna interior alguna vez presentó un bajorrelieve con símbolos rituales judíos, aunque muchos expertos no creen que el sitio haya sido utilizado alguna vez como sinagoga.

Más bien, dicen, esa columna posiblemente se originó en una antigua sinagoga en algún lugar de la región y fue reutilizada durante la reconstrucción del edificio.

Con el paso de los siglos, el patio exterior se convirtió en una plaza para mucho más que la oración.

«Las organizaciones religiosas desempeñan un papel importante en la vida de la gente», dijo Jehad Abusalim, un historiador palestino que creció en Gaza.

“Para el intercambio de ideas. No son sólo para orar. También son lugares para celebrar la vida”.

“La gente se reúne allí y se reúne”, continuó.

“Y entonces, en cierto modo, era parte de la vida de la comunidad. Era un centro comunitario en todos los sentidos de la palabra”.

El ataque aéreo alcanzó la mezquita a última hora de la mañana del 4 de diciembre de 2023, según el ejército israelí, unos dos meses después del ataque de Hamás a Israel.

Gran parte del edificio quedó reducido a escombros.

Cuando el humo se disipó, la arcada de piedra construida por los mamelucos sobrevivió en cierta medida.

También lo hicieron secciones de algunas paredes.

El minarete seguía en pie, aunque la parte superior había sido arrancada. El edificio ya no tenía techo.

La biblioteca de manuscritos, que se había conservado en varias salas, había quedado hecha jirones.

Pero antes del ataque aéreo, muchos de los manuscritos que albergaba habían sido trasladados a otros lugares, aunque uno de ellos, un centro de restauración, también resultó dañado en los combates. (Además, los 211 manuscritos se habían digitalizado en los últimos años).

En el barrio de la mezquita, el recinto de la histórica Iglesia Ortodoxa Griega de San Porfirio, la iglesia activa más antigua de Gaza, también ha sido atacado por la ofensiva militar israelí.

Se encuentra entre los 43 sitios religiosos o históricos dañados desde el 7 de octubre, según la última evaluación de daños de la UNESCO.

La guerra ha sido devastadora, con más de 35.000 personas muertas en Gaza, muchas de ellas mujeres y niños, según las autoridades sanitarias locales.

El ejército israelí ha dicho que los ataques aéreos y la invasión fueron necesarios para desmantelar a Hamas después del ataque del 7 de octubre, que según las autoridades israelíes mató a 1.200 personas.

En el caso de la mezquita, el ejército israelí dijo que era un centro de mando de Hamás, un objetivo militar necesario que estaba alimentado por el pozo de un túnel.

«Hamás ha pasado años incorporando su propia infraestructura terrorista dentro y debajo de áreas civiles, incluidos hospitales, mezquitas, escuelas y otros sitios religiosos e históricos», dijo el ejército israelí en un comunicado.

Destrucción

A principios de diciembre, el distrito histórico de la ciudad constituía una línea de frente mientras el ejército israelí avanzaba desde el este.

Sus afirmaciones sobre el uso de la mezquita por combatientes de Hamás no pudieron ser verificadas de forma independiente y el ejército israelí no respondió a una solicitud de pruebas.

La destrucción del entorno construido en Gaza ha sido tan generalizada que, a principios de mayo, al menos el 57% de todos los edificios en el territorio habían sido dañados o destruidos, según un análisis de datos satelitales realizado por investigadores estadounidenses.

Pero la pérdida de algunos edificios es de una escala muy superior a la de otros, dijo un experto, incluso para las personas desplazadas, que luchan por encontrar alimentos y se enfrentan a una pérdida masiva de vidas.

«Viven bajo este cielo y los bombardeos sin comida», dijo Akram M. Lilja, arqueólogo palestino y ex funcionario de patrimonio cultural, quien dijo que había hablado con amigos y familiares que vivían no lejos de la mezquita.

“Una vez que se enteraron de la historia de la mezquita de Al-Omari, comenzaron a llorar”.

Isber Sabrine, presidente de Heritage for Peace, una organización sin fines de lucro que promueve la protección de sitios culturales, dijo que siempre que comiencen los esfuerzos de restauración en Gaza, la reconstrucción de la mezquita debería ser una prioridad.

“Sé lo que significa”, dijo.

“No es sólo un lugar. Es toda una memoria de un pueblo”.

El esfuerzo por proteger el patrimonio cultural durante la guerra lleva más de un siglo en marcha, con éxito variable.

Los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial se mantuvieron alejados de la catedral del Duomo de Florencia, Italia, para proteger esa obra maestra de la arquitectura renacentista.

Pero al mismo tiempo los aliados destruyeron Monte Cassino, uno de los monasterios más antiguos de Italia, bajo la sospecha de que era un punto de observación nazi.

En virtud de la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en Caso de Conflicto Armado, que Israel ratificó, los países de todo el mundo se comprometieron a proteger los sitios culturales durante los conflictos estableciendo procedimientos para salvaguardarlos.

Pero los críticos dicen que Israel ha incumplido esa promesa con ataques indiscriminados en Gaza que muestran desprecio, no sólo por las vidas civiles, sino también por la santidad de los sitios que han definido la civilización allí durante siglos.

Sudáfrica señaló la destrucción de la Gran Mezquita Omari al argumentar ante la Corte Internacional de Justicia que la eliminación de sitios culturales era parte de un patrón más amplio de genocidio israelí que dejaría a los palestinos desplazados sin nada a qué regresar.

Israel lo ha negado y sostiene que Hamas es el culpable de incrustar a sus combatientes en hogares y sitios culturales.

(Los tratados internacionales reconocen plenamente la dificultad de proteger lugares patrimoniales cuando han sido cooptados con fines militares).

Descargo

En una declaración, el ejército israelí dijo que sus comandantes emplean un proceso de evaluación integral, asistido por abogados, para «garantizar que los ataques cumplan con las obligaciones legales internacionales, incluida la proporcionalidad».

El proceso incluye regulaciones detalladas para “sitios sensibles”, según el comunicado, y el uso de “Tarjetas de Objetivo” que “facilitan un análisis que se lleva a cabo ataque por ataque y toma en cuenta la ventaja militar esperada y la probable daño civil colateral, entre otras cuestiones”.

Ese nivel de atención no es evidente en las imágenes provenientes de Gaza, dijo Peter Stone, presidente de Blue Shield, un grupo independiente sin fines de lucro que trabaja para proteger el patrimonio cultural en zonas de conflicto.

“Por lo que hemos visto en Gaza”, dijo, “parece que casi no han considerado intentar proteger los bienes culturales.

Esta es la visión exterior, a partir de imágenes satelitales y de conversaciones con fuentes palestinas”.

Stone dijo que destruir el patrimonio cultural puede ser contraproducente porque otorga una victoria propagandística al enemigo y al mismo tiempo incita al resentimiento inquebrantable de las personas que sufrieron tales pérdidas.

“Lo que están haciendo”, dijo, “está creando la razón para el próximo conflicto”.

Patty Gerstenblith, experta en cuestiones de patrimonio cultural y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad DePaul, dijo que es posible que los daños se revisen cuando termine el conflicto para determinar si se ha violado el derecho internacional.

«La cuestión girará en torno a la necesidad militar y la proporcionalidad», afirmó.

c.2024 The New York Times Company

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad