Connect with us

INTERNACIONAL

Trump podría ser pronto un delincuente. ¿Importa?

Published

on


Si me hubiera imaginado el primer juicio penal de Donald Trump hace unos años, me habría imaginado la historia más grande y llamativa del mundo.

En cambio, mientras nos tambaleamos hacia un veredicto que podría tildar de delincuente al presunto candidato republicano y posiblemente incluso enviarlo a prisión, una extraña sensación de anticlímax se cierne sobre todo el asunto.

En una encuesta reciente de Yahoo News/YouGov, sólo el 16% de los encuestados dijeron que estaban siguiendo el juicio muy de cerca, y un 32% adicional lo seguía “algo” de cerca. «

Esas cifras se encuentran entre las más bajas de cualquier evento noticioso reciente», escribió Andrew Romano de Yahoo News.

Cuando se preguntó a las personas cómo les hizo sentir el ensayo, la respuesta más común fue «aburrimiento«.

Los ratings de televisión cuentan una historia similar.

El expresidente Donald Trump saluda mientras sale de la Torre Trump de camino al tribunal penal de Manhattan, el martes 21 de mayo de 2024, en Nueva York. (Foto AP/Julia Nikhinson)

“La cobertura televisiva del juicio por dinero secreto de Donald Trump no ha logrado producir una audiencia de gran éxito”, informó Deadline a finales de abril.

Las redes de noticias por cable, dijo Deadline, experimentaron una disminución en los ratings entre las personas de 25 a 54 años desde la misma época del año pasado.

La semana pasada, en el juzgado, conocí a adictos a las noticias que habían hecho cola a las 3 a.m. para conseguir un asiento en el juicio y tal vez tomarse selfies con sus personalidades favoritas de MSNBC, pero me sentí más como deambular por un fandom subcultural que por el candente centro del espíritu de la época.

A una cuadra más o menos de distancia, no sabrías que estaba sucediendo algo fuera de lo común.

uizás el juicio habría captado más atención del público si hubiera sido televisado, pero la falta de imágenes por sí sola no explica el encogimiento de hombros colectivo de Estados Unidos.

El informe del fiscal especial Robert Mueller tampoco tenía imágenes, pero cuando se publicó, actores famosos como Robert DeNiro, Rosie Perez y Laurence Fishburne protagonizaron un vídeo desglosándolo.

No conozco ningún esfuerzo similar para dramatizar el testimonio de este juicio, y casi nunca escucho a la gente corriente hablar de ello.

“Saturday Night Live” intentó, el fin de semana pasado, satirizar la escena en el tribunal con una fría y abierta burla de las apariciones de Trump en los pasillos de la prensa, pero terminó con un reconocimiento del agotamiento del público:

“Solo recuerda, si estás cansado de escuchar todo de mis pruebas, todo lo que tienes que hacer es votar por mí y todo desaparecerá”.

No fue una frase particularmente divertida, pero llega a algo cierto que ayuda a explicar por qué este juicio histórico no parece tan importante.

Cuando Trump era presidente, sus oponentes enaltecían a los abogados y fiscales (a menudo de maneras que retrospectivamente resultan mortificantes) porque los liberales tenían fe en que la ley podría frenarlo.

Sin embargo, esa fe se ha vuelto cada vez más imposible de sostener.

Mueller abordó la cuestión de si Trump obstruyó la justicia al intentar impedir la investigación sobre Rusia.

El jurado en el caso de difamación de E. Jean Carroll concluyó que cometió abuso sexual, pero que tuvo poco efecto perceptible en sus perspectivas políticas.

Una Corte Suprema profundamente partidista, que aún reflexiona sobre su decisión sobre sus reclamos casi imperiales de inmunidad presidencial, ha hecho que sea muy poco probable que enfrente un juicio antes de las elecciones por su intento de golpe.

Un juez profundamente partidista designado por Trump pospuso indefinidamente su juicio por robo de documentos clasificados.

Con el caso de interferencia electoral de Georgia contra Trump vinculado a una apelación sobre si la fiscal de distrito Fani Willis debería ser descalificada por una aventura con un miembro de su equipo, pocos esperan que el juicio comience antes de 2025, o 2029, si Trump gana las elecciones.

Y si vuelve a ser presidente, no hay duda de que anulará los casos federales en su contra de una vez por todas.

En teoría, las demoras en los otros casos penales de Trump deberían aumentar las apuestas en el juicio de Nueva York, ya que es la única posibilidad de que se enfrente a la justicia por su colosal corrupción antes de noviembre.

Pero en realidad, su historial de impunidad ha creado una especie de fatalismo en sus oponentes, así como una enorme confianza entre sus partidarios.

En una encuesta reciente del New York Times/Siena, el 53% de los votantes en los estados indecisos dijeron que era algo o muy improbable que Trump fuera declarado culpable.

Eso incluía al 66% de los republicanos pero también al 42% de los demócratas.

Estos votantes pueden estar exagerando las posibilidades de que Trump sea absuelto; muchos juristas creen que la acusación tiene ventaja.

Una posibilidad esperanzadora, por tanto, es que un veredicto de culpabilidad sorprenda a muchos estadounidenses que se han mantenido al margen del ciclo de noticias, lo que quizá les haga reflexionar sobre la posibilidad de poner a un criminal en la Casa Blanca.

Pero yo no contaría con ello.

En varias encuestas, pequeños pero significativos porcentajes de partidarios de Trump dijeron a los encuestadores que no votarían a Trump si fuera un delincuente, pero si la historia reciente sirve de guía, una gran mayoría de sus partidarios racionalizarán fácilmente una condena.

Los secuaces de Trump ya están trabajando duro para desacreditar los procedimientos, con el presidente de la Cámara Mike Johnson llamando al juicio «corrupto» y una «farsa.»

Vale la pena recordar que el reciente alboroto embarazoso en una reunión del Comité de Supervisión de la Cámara, donde la representante Marjorie Taylor Greene, republicana de Georgia, insultó las pestañas de un colega demócrata, comenzó con las insinuaciones de Greene sobre la hija del juez en el caso de Nueva York.

Por supuesto, digan lo que digan los republicanos, Trump aún puede enfrentarse a penas de cárcel si pierde este caso.

Pero si lo hace, inevitablemente apelará, lo que significa que hay pocas posibilidades de que sea encarcelado antes del día de las elecciones.

No es de extrañar, por tanto, que la mayoría de la gente esté sin prestar atención a los giros y vueltas del juicio.

Que Trump reciba su merecido depende de los votantes, no del jurado.

c.2024 The New York Times Company

Advertisement

INTERNACIONAL

Europa aumenta los aranceles a los autos eléctricos de China y lanza una guerra comercial contra el gigante asiático

Published

on


La Comisión Europea puso este miércoles la primera piedra de lo que se teme que sea una importante guerra comercial con China. El brazo ejecutivo de la Unión Europea anunció, tras meses dando vueltas sobre el asunto, que aumentaba los aranceles a los autos eléctricos chinos. Bruselas considera que Beijing ayuda a sus automotrices con subsidios que serían ilegales a la luz de la normativa de la OMC porque distorsionan el mercado mundial de autos eléctricos y perjudican a sus competidores.

La solución europea para proteger a sus automotrices, que llevan la transición al auto eléctrico más lenta que las chinas, es aumentar los aranceles. Así, a la empresa SAIC se le exigirá un 38,1% de arancel, a BYD, el mayor fabricante chino de autos eléctricos, un 17,4%, a Geely un 20%, a otras empresas que cooperaron en la investigación europea sobre los aranceles chinos un 21% y a las que no cooperaron un 38,1%.

El comisario europeo de Comercio y vicepresidente del ejecutivo europeo, Valdis Dombrovskis, dijo en Bruselas que el objetivo de la medida “no es cerrar el mercado de la Unión Europea a los vehículos eléctricos chinos, sino garantizar que la competencia sea justa”. La decisión es provisional, no entrará en vigor hasta el 4 de julio y cuando lo haga podrán imponerse aranceles de forma retroactiva a los autos llegados a Europa desde este miércoles. El movimiento de la Comisión Europea no tiene consenso entre los 27 Estados miembro de la Unión Europea.

Hay varios grupos que defienden posturas diferentes. Los países que tienen más fábricas o empresas nacionales de autos eléctricos de baja gama, como España, Hungría o Eslovaquia, en el primer caso, y Francia en el segundo, están de acuerdo. Para ellos los autos chinos eléctricos baratos son competencia directa y apenas producen autos de lujo que exporten a China.

El gobierno alemán lleva meses mostrando su malestar ante la eventualidad de que se tomara esta medida. De las usinas alemanas salen sobre todo autos de lujo de sus propias marcas, los autos eléctricos baratos chinos no son competencia para su producción, pero las represalias que se espera que tome China sí podrían afectar a los autos que Alemania exporta al gigante asiático.

El problema es de fondo

Las automotrices chinas, empujadas y subsidiadas por su gobierno, iniciaron la transición del auto de motor de combustible al eléctrico prácticamente una década antes que las automotrices europeas. Esa ventaja hace que los chinos sean capaces de poner en el mercado europeo automóviles con las mismas prestaciones pero hasta un tercio más barato que sus competidores europeos.

Entre los compradores europeos sigue siendo primera opción comprar un Volkswagen o un Renault que un auto de una marca china que apenas conoce, pero cuando el chino es un tercio más barato el precio se convierte en una variable importante en la decisión de compra. Los aranceles hacen que ese diferencial desaparezca.

El stand de BYD durante el Salón del Automóvil de China en Beijing. Foto AP

El gobierno chino reaccionó diciendo que es una medida “proteccionista”. Según un cable de AFP, un portavoz de la Cancillería china dijo esos aranceles recién anunciados son “contrarios a los principios de la economía de mercado y a las normas del comercio internacional, socavan la cooperación económica y comercial y la estabilidad de la cadena mundial de producción y suministro de automóviles y, en última instancia, perjudicará los propios intereses de Europa”.

En Bruselas también hay diferencias entre los técnicos. Fuentes consultadas por Clarín explican que, si bien es cierto que China subsidia a sus fabricantes de una forma que violaría la normativa comercial internacional, también lo es que los europeos intentan proteger a una industria que no hizo los deberes a tiempo. Expertos en transición energética, como el español Pedro Fresco, consideran que la Comisión Europea debe empujar a los fabricantes europeos a acelerar el desarrollo de autos eléctricos más baratos y que la protección de los aranceles no puede alargarse de forma que se sientan protegidos y así sigan arrastrando los pies.

La decisión tomada hoy muestra cómo ha cambiado en pocos años la idea que Europa tiene de su relación con China. De la cooperación a las tiranteces. Después de años de aceptar que China inundara el mercado europeo con productos subsidiados con fondos públicos, como hizo con los paneles solares, que secaron a los productores europeos, Bruselas se revuelve y cambia de estrategia.

En los próximos meses podría haber decisiones similares sobre esos paneles solares o sobre aerogeneradores. Europa está cambiando su relación con China, de quien quiere depender lo mínimo posible tras ver durante la pandemia de covid que prácticamente todo lo que necesitaba estaba controlado por Beijing.

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad