Connect with us

POLITICA

Conflicto mapuche: en qué se parecen (y en qué no) los movimientos de Chile y la Argentina

Published

on

De lo ancestral a lo moderno, de lo sagrado a lo profano, y de lo razonable a lo incendiario, el conflicto mapuche, donde se entremezclan reclamos, ocupaciones, desalojos y enfrentamientos, tiene puntos en común de los dos lados de la Cordillera de los Andes, el chileno y el argentino, aunque también hay matices y diferencias.

El problema es más acentuado en Chile, donde el gobierno de Sebastián Piñera decretó el estado de emergencia para dos provincias en la región de La Araucanía, y otras dos en la región de Biobío, en el sur del país.

El despliegue de militares responde a una serie de disturbios conectados con la cuestión mapuche, derivados de un problema de tierras, donde una vanguardia de grupos cada vez más radicalizados llevan la voz cantante, aunque se atribuyen una representación dudosamente legítima.

La OMS dijo que podría aprobar la vacuna Sputnik V antes de fin de año

No está nada claro que los métodos de estos grupos radicalizados, dicen sus críticos, contribuyan a mejorar la suerte de las postergadas comunidades indígenas chilenas. Todo lo contrario. Como tampoco es nada evidente que los tanques de las Fuerzas Armadas lleven las soluciones que tantos miles exigen.

“Se hace en Chile un mal diagnóstico del problema. Se lo identifica como un conflicto de orden público cuya respuesta estatal es policial y de judicialización de los hechos de violencia. Ello ha llevado a un agravamiento del conflicto con la aparición, desde fines de los noventa, de grupos radicales mapuche que a través de la violencia política y acciones de propaganda armada buscan captar la atención de las autoridades”, dijo a LA NACION el escritor y periodista Pedro Cayuqueo, autor de nueve libros sobre los mapuches chilenos.

“Es una espiral de violencia donde cientos de mapuches han pasado por las cárceles chilenas en las últimas dos décadas, jóvenes activistas han sido asesinados por agentes del Estado, y por otro lado, agricultores y civiles han resultado muertos en atentados rurales atribuidos a grupos mapuche cada vez más radicales. A mayor violencia estatal, mayor violencia mapuche es el escenario en diversos territorios del sur”, añadió.

Del lado argentino, la conflictividad en la zona cordillerana de Río Negro, Chubut y Neuquén ha tenido picos de tensión desde 2017, con ocupaciones, cortes de rutas y enfrentamientos armados, y en estos meses la violencia, vía tomas e incidentes vandálicos, volvió a hacer erupción.

Además de estas coincidencias en el tiempo, están las semejanzas entre los grupos más conocidos, el CAM chileno y el RAM argentino, en sus dichos y sus hechos.

Es el país con la mayor tasa de contagios del mundo, pero se vive como si no hubiera Covid

La Coordinadora Arauco Malleco (CAM) es una de las comunidades mapuches más violentas de Chile, y dice luchar por la “liberación de la nación mapuche” frente a un “Estado colonial”. La Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), por su parte, reivindicó los recientes ataques a organismos públicos en la Patagonia, con el mismo objetivo de “lograr la liberación” de la nación mapuche.

“No podría asegurar si existe un vínculo entre las organizaciones, que tengan una agenda en común”, dijo a LA NACION el doctor José Mela, académico de la Universidad Estatal de O’Higgins, si bien destacó que el “el contexto es el mismo” en cuanto a los reclamos de tierras y derechos de las comunidades mapuches por las que dicen pelear.

La RAM y otra formación violenta reivindicaron la destrucción de dos máquinas y un galpón de Vialidad Nacional, mientras que otra agrupación se instaló a fines de septiembre en la Cuesta del Ternero, cerca de El Bolsón, de donde fueron desalojados por efectivos de seguridad.

Mapuches; Argentina; conflicto; el mundo;

Integrantes de comunidades mapuches de rio negro marcharon en rechazo del nuevo código de tierras impulsado por el gobierno rionegrino (MARCELO OCHOA/)

Los nombres originarios y las siglas se van multiplicando, y vuelven todavía más complejo el panorama: Lafken Winkul Mapu, Lof Quemquemtrew o el movimiento Mapuche Autónomo de Puelmapu (MAP). También se extienden las acciones violentas de sus activistas, como el incendio del centro de informes turísticos de El Bolsón, el 3 de octubre pasado.

“Se confunden”

Diego Frutos, presidente de la Junta Vecinal de Villa Mascardi, a 40 km de Bariloche, rechaza la legitimidad de estas agrupaciones y asegura que no tienen nada que ver con las auténticas comunidades. Aguerrido, Frutos milita contra la ocupación de diez hectáreas que sostiene el grupo Lafken Winkul Mapu en el Parque Nacional Nahuel Huapi.

“Son despreciados por los verdaderos mapuches, como la comunidad Wiritray, con los que convivimos en armonía. Los que armaron la toma no son mapuches, son un rejunte”, dijo Frutos a LA NACION. Y recordó cómo se instalaron en 2017 invocando una visión de la “machi” (chamán), una chica apenas adolescente a quien los espíritus le habrían marcado dónde debían establecer su nuevo domicilio.

“Yo siempre digo que la visión que tuvo la machi no fue solo espiritual, sino también catastral; se instalaron en tierras fiscales”, dijo Frutos, que no pierde el buen humor pese a haber sufrido ataques y amenazas por sus críticas.

La complejidad del problema en esos confines, innegable y enrevesada, es tal que otras comunidades mapuches, que buscan una vía alternativa para solucionar sus problemas, no se sienten identificados ni se solidarizan con los violentos. Y no solo en la Argentina. En Chile, dijo José Mela, “los grupos radicales se confunden con las comunidades que no lo son”.

La comunidad mapuche Tequel Mapu, de El Bolsón, rechazó en un comunicado esta semana “los hechos vandálicos que son de público conocimiento en la nueva oficina de turismo de El Bolsón y la ocupación violenta del campo de un poblador en Cuesta del ternero”. Y rechazó “el uso de la violencia con la que un pequeño grupo de personas viene aterrorizando a la población en los últimos años”.

DEPORTES

Sebastián Vignolo, sobre el futuro de Marcelo Gallardo en River: “Lo veo contento”

Published

on

El mundo River está en vilo por la continuidad de Marcelo Gallardo. El “Muñeco” cambió la historia moderna del club con triunfos para la historia y una renovada paternidad con Boca. El DT millonario hace jugar bien a su equipo. En esa línea, el periodista Sebastián Vignolo manifestó su deseo de que el técnico continúe en su cargo después de diciembre, cuando se le venza su contrato con el club.

“Ojalá que siga en River mucho tiempo. Lo veo contento y feliz con la obra que está realizando”, manifestó Vignolo este martes en “F90″, luego de un nuevo triunfo de River que lo acerca todavía más al título. Además, aclaró que lo dice “por el bien del fútbol argentino”, donde quiere que estén “los mejores técnicos” posibles.

La chicana de “El Gringo” Cingolani sobre un posible título de River

Al mismo tiempo, el relator consideró que es “un estímulo” que un DT como Gallardo forme parte de la competencia vernácula. El conductor lo calificó como “el mejor del mundo” o “uno de los mejores”. Y opinó que tiene un don: “Convence, estimula, exige, reclama, agradece, y además, se reinventa”.

Marcelo Gallardo, una leyenda del fútbol argentino

Marcelo Gallardo, una leyenda del fútbol argentino (River/)

Por otra parte, definió al equipo de River como “sacrificado”: “No hay un futbolista que se permita descansar un segundo. Los lleva con la rienda corta cuando tiene que hacerlo. Pero también, los puede pasear sin correa. Un fenómeno. Descomunal. Un entrenador de la gran siete”.

El pronóstico de Mariano Closs sobre Marcelo Gallardo: qué equipo europeo podría dirigir

Por último, reiteró que “lo peor que le puede pasar a este fútbol argentino es que se vaya Gallardo” porque “incentiva al resto” de los equipos y colegas. En esa línea, dijo que “hay que pelear con el mejor” e invitó a sus rivales a prepararse “para ganarle”. “Tiene que ser el mejor desafío de un entrenador”, concluyó. 4

Continue Reading

POLITICA

Recoleta: el increíble antes y después de uno de los barrios más elegantes de Buenos Aires

Published

on

Recoleta es sin dudas uno de los barrios más elegantes de la ciudad de Buenos Aires. Y, también, uno de los más antiguos. Allá lejos y hace tiempo, en el siglo XVI, uno de los primeros propietarios de un lote en esta área fue el mismísimo Juan de Garay, el segundo fundador de la ciudad. Y el nombre de este vecindario se debe a que allí se instaló un convento de monjes recoletos cuya basílica, dedicada a la Virgen del Pilar, se inauguró en octubre de 1732.

Secretos y hermosos: los 10 pueblos más deslumbrantes de Europa

Por muchos años, el barrio fue un suburbio de la gran aldea, un arrabal de chacras atravesadas por un camino desigual conocido como “Calle larga”, donde hoy corre la Avenida Quintana. Y el río llegaba hasta la actual avenida Libertador. Su fisonomía comenzó a cambiar cuando, a causa de la epidemia de fiebre amarilla de 1871, buena parte de la población del sur de la ciudad se mudó hacia el norte. En general, las familias más pudientes, como se decía entonces.

Una postal de Avenida del Libertador y Avenida Alvear, en 1930

Una postal de Avenida del Libertador y Avenida Alvear, en 1930 (Instagram / fotos./)

A partir de esos tiempos, y con la llegada de la inmigración europea, en la zona fueron multiplicándose las casonas lujosas y los palacetes y residencias en su mayoría de estilo francés, algunos de los cuales sobreviven hasta el día de hoy. Se modernizaron también sus avenidas más emblemáticas: Alvear -antes llamada calle Bella Vista-, Las Heras -calle del Chavango- y Callao -camino de Las Tunas-.

Avenida del Libertador y Alvear, actualmente: los cambios son evidentes pero entre los árboles asoman recuerdos de otros tiempos

Avenida del Libertador y Alvear, actualmente: los cambios son evidentes pero entre los árboles asoman recuerdos de otros tiempos (José Díaz Diez/)

Hoy, a pesar de los cambios, la Recoleta conserva aquel paisaje urbano sofisticado que era su toque distintivo ya a mediados del siglo pasado, cuando la ciudad había vivido una etapa de gran modernización. Dentro de sus límites alternan residencias con aire parisino, edificios más modernos, monumentos históricos, centros culturales y cafés tradicionales. Además, el barrio cuenta con el Museo Nacional de Bellas Artes, el cementerio, la Facultad de Derecho, la Biblioteca Nacional y prolijos espacios verdes, como la Plaza Francia o el Parque Thays.

Pasado y presente

Luego de hacer la presentación de este barrio porteño (que casi no la necesita), es momento de hacer una inmersión comparativa entre su pasado y su presente. Para ello, qué mejor que recurrir a la cuenta de Instagram Fotos antiguas BA. Su creador, José Díaz Diez, es especialista en contrastar imágenes de antaño de la ciudad con otras tomadas en la actualidad, casi desde el mismo ángulo o punto de enfoque.

Díaz Diez es profesor de tango y un amante de la historia de la ciudad. Comenzó a publicar imágenes antiguas de la metrópoli porteña en 2018, en una cuenta que no paró de crecer desde entonces y hoy cuenta con unos 234.000 seguidores, fascinados por el ejercicio de analizar el antes y el después de diferentes lugares de Buenos Aires.

La contundente decisión de William que hizo llorar al príncipe Carlos

En Recoleta, al igual que con otros barrios de la ciudad, la cuenta con imágenes antiguas de Buenos Aires realizó varias tomas comparativas. Allí, cada quién puede juzgar si los cambios que exhiben las postales entre el tiempo pretérito y los días actuales han sido para mejor o para peor. O también se puede disfrutar de las imágenes, sin necesidad de entrar en ese tipo de juicios de valor.

Avenida Callao, desde avenida Alvear

La avenida Callao se construyó durante la presidencia de Bernardino Rivadavia (1826-1827) como una arteria de circunvalación del norte y oeste de la ciudad, función que hoy cumple la General Paz. En aquel entonces se la llamó Camino de las Tunas, ya que la zona estaba repleta de esas plantas cactáceas, características de las afueras de la naciente urbe.

El boulevard Callao, vista desde la que hoy sería la Avenida Alvear hacia el río, en el año 1885

El boulevard Callao, vista desde la que hoy sería la Avenida Alvear hacia el río, en el año 1885 (Emilia Halitzky/)

La primera foto, tomada por el fotógrafo Emilio Halitzky en 1885, muestra lo que era el Boulevard Callao “desde arriba de la barranca, a la altura de la Avenida Alvear”, tal como lo describe Díaz Diez en su cuenta. La calle empedrada finalizaba en el Paseo de Julio (actual Avenida del Libertador) y, un poco más hacia el horizonte, se divisaba el río de la Plata.

De acuerdo con el posteo de Fotos Antiguas BA, el lugar donde terminaba Callao “se iría rellenando para ganarle tierras al río e instalar los ramales de los ferrocarriles Buenos Aires a Rosario y Central Argentino y, finalmente, en la década del ‘20, para construir el Puerto Nuevo”.

Callao, vista desde Alvear, en la actualidad: el paisaje cambió notablemente y ya no se ve el río en el horizonte

Callao, vista desde Alvear, en la actualidad: el paisaje cambió notablemente y ya no se ve el río en el horizonte (José Díaz Diez/)

En la foto actual, tomada más de 130 años después, lo único que queda es la traza de Callao, pero ahora no tiene piedras, sino pavimento. Altos edificios con muchos balcones, autos estacionados y veredas estrechas completan el paisaje. Y en el horizonte no hay ni noticias del río de la Plata.

Dos meses después, develaron qué pasó con la familia que salió a caminar por una montaña y fue encontrada muerta

La quinta Unzué / Biblioteca Nacional

En una barranca natural, ubicada a unos 100 metros de la Avenida Libertador, entre las calles Austria y Agüero, se erige hoy imponente la Biblioteca Nacional. Pero el parque sobre el que se emplaza este particular edificio diseñado por Clorindo Testa fue, durante muchos años, la llamada quinta Unzué.

La quinta Unzué, en 1930. Fue, desde 1937, el hogar presidencial y allí falleció Eva Perón en 1952

La quinta Unzué, en 1930. Fue, desde 1937, el hogar presidencial y allí falleció Eva Perón en 1952 (Gustavo Raik/)

Allí, a mediados de 1880, había construido su residencia la familia de Mariano Unzué, un acaudalado hacendado que aprovechó la vista de la barranca al río para levantar su palacete que conjugaba, como marca de la época de aquella Buenos Aires, “el neorrenacimiento italiano con el eclecticismo victoriano y la opulencia heredada del Segundo Imperio francés”, según indica un artículo de LA NACION.

En 1937, la quinta se expropió y se utilizó el Palacio Unzué como residencia presidencial. En esa mansión vivieron Juan Domingo Perón y su esposa Eva, que falleció, a los 33 años, en una habitación del primer piso.

La Biblioteca Nacional tardó 30 años en construirse; se inauguró en 1992 en el mismo predio donde estaba la mansión Unzué

La Biblioteca Nacional tardó 30 años en construirse; se inauguró en 1992 en el mismo predio donde estaba la mansión Unzué (José Díaz Diez/)

La mansión fue demolida en 1956, por orden del entonces presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu. En 1960, durante el gobierno de Arturo Frondizi, se destinó ese espacio para la construcción de un nuevo edificio para la Biblioteca Nacional, una obra que se inauguraría más de 30 años después, en abril de 1992.

La primera foto, en la que se ve la elegante figura de la mansión Unzué, pertenece al archivo del arquitecto Gustavo Raik, y data de la década del ‘30 del siglo pasado. La segunda, en tanto, tomada por José Díaz Diez, es de octubre de 2021. Allí es posible ver, en el lado izquierdo de la imagen, el monumento a Eva Perón, obra del escultor argentino Ricardo Gianetti, inaugurado en diciembre de 1999, como una manera de recordar y homenajear a la mujer que murió a metros de allí, el 26 de julio de 1952, a las 20.25.

Fueron a almorzar a un restaurante en la playa y un detalle del ticket los espantó

Callao y Pacheco de Melo

Otra postal de la avenida Callao de antaño, cuando era un boulevard y los carros corrían en doble mano. Esta vez, las tomas del antes y del después se realizaron con diferencia de más de un siglo, en la esquina de Pacheco de Melo, en dirección hacia la avenida Las Heras.

El boulevard Callao, en el cruce con la calle que hoy es Pacheco de Melo, circa 1905

El boulevard Callao, en el cruce con la calle que hoy es Pacheco de Melo, circa 1905 (Samuel Rimath/)

Además de las diferencias entre las casas bajas de entonces y los edificios de ahora, en la primera fotografía Díaz Diez destaca que, a la izquierda de la imagen, se encuentra la casa del ingeniero y arquitecto Juan Antonio Buschiazzo (1845-1917), “el más importante de Buenos Aires”. El hombre, de origen italiano, fue ministro de obras públicas porteño. “Entre sus obras más importantes se destaca el diseño de barrios como Saavedra, Alvear (luego Palermo viejo, hoy Hollywood) o Villa Devoto. También, la apertura de la Avenida de Mayo, los cementerios de la Recoleta y Chacarita, y una gran cantidad de grandes residencias e importantes iglesias de la ciudad”, escribe Díaz Diez en Fotos Antiguas BA.

Planificó, además, la apertura de la avenida 9 de Julio, “aunque no pudo llevarla a cabo”. La primera imagen es circa 1905 y corresponde a Samuel Rimathé. La segunda es actual, de José Díaz Diez

Callao, en 2021, con una fisonomía completamente diferente

Callao, en 2021, con una fisonomía completamente diferente (José Díaz Diez/)

“La Isla”

Dentro del barrio de Recoleta existe un exquisito espacio conocido como “la Isla”. Delimitada por la Avenida del Libertador, Agote, la Avenida Las Heras y Agüero, esta delicada joya porteña es una de las áreas más cotizadas de la ciudad. Ocupa un área de ocho manzanas, ubicadas todas ellas en un terreno alto, lo que le da a la zona un aire de silencioso aislamiento que sería el que da origen a su nombre.

Destacan en el lugar, además, las escalinatas francesas que llevan a la plaza Mitre y la verde barranca de esa plaza, donde se eleva el monumento a Bartolomé Mitre. Los terrenos de la isla pertenecían desde mediados del siglo XIX al empresario estadounidense Samuel Brown Hale, para luego pasar a manos de la firma británica Baring Brothers.

La estatua de Bartolomé Mitre se erige delante de la residencia Madero Unzué sobre la barranca del sector de Recoleta conocido como La Isla, en una imagen del año 1920

La estatua de Bartolomé Mitre se erige delante de la residencia Madero Unzué sobre la barranca del sector de Recoleta conocido como La Isla, en una imagen del año 1920 (Instagram / Fotos Antiguas /)

En 1906, la intendencia de la ciudad compró a los ingleses gran parte de este lote y el arquitecto francés Joseph-Antoine Boubard, director de Parques y Paseos de París, realizó allí diversos proyectos urbanísticos. Entre ellos, la construcción de petit hoteles y una serie de escalinatas que, en su mayoría, se conservan al día de hoy.

Carlos Torcuato de Alvear, intendente de Buenos Aires en 1906-1907, contrató a Boubard para rediseñar esa zona de la ciudad para los festejos del centenario de la Revolución de Mayo. Uno de los símbolos de que Buenos Aires estaba dejando atrás su pasado colonial.

La estatua de Bartolomé Mitre, en 2020, en la misma barranca de La Isla, donde un lapacho florecido tapa la visión de la residencia Madero Unzué, hoy embajada británica

La estatua de Bartolomé Mitre, en 2020, en la misma barranca de La Isla, donde un lapacho florecido tapa la visión de la residencia Madero Unzué, hoy embajada británica (José Díaz Diez/)

“A partir de la década del ‘30, todas esas residencias fueron demolidas para dar paso a edificios de 10 o 20 pisos. Solo sobrevivió la Residencia Madero-Unzué, actual sede de la embajada del Reino Unido”, explica la cuenta de Instagram de Díaz Diez.

De pequeña, fue elegida “la niña más bella del mundo”: de grande, vive una pesadilla

En las dos primeras imágenes es posible ver, en lo alto de la barranca, la figura del General Mitre. Detrás, la citada exresidencia Madero-Unzué, hoy embajada británica. La casa fue diseñada, de acuerdo con Díaz Diez, en estilo eduardiano y terminada en 1917 para la familia Unzué y se convirtió en sede diplomática del Reino Unido en Buenos Aires en 1947.

La escalinata de la calle Guido y Agote, en La Isla, en el año 1938

La escalinata de la calle Guido y Agote, en La Isla, en el año 1938 (Instagram / Fotos Antiguas /)

La foto en blanco y negro, en este caso, data de 1930. La otra, en tanto, es actual. Allí es posible ver un edificio muy alto al fondo que antes no existía y lo que, según Díaz Diez, autor de la imagen, es lo más lindo de todo: “El lapacho florecido”.

Las escalinatas de Guido y Agote hoy

Las escalinatas de Guido y Agote hoy, que casi no han cambiado con el correr de los años (José Díaz Diez/)

Las imágenes de las escaleras, en tanto, muestran diferencias entre el antes y después, aunque también exhiben la capacidad de ese paisaje de la Recoleta de mantener viva su elegancia a través del paso de los años.

Las escaleras de La Isla, de Guido y Agüero, en 1930

Las escaleras de La Isla, de Guido y Agüero, en 1930 (Instagram / fotos.antiguas/)

En la imágenes se ve la escalera de Guido y Agüero, justo frente a la Biblioteca Nacional. En la foto antigua se ve la residencia del artista plástico Luis Gowland. Una vivienda reemplazada por los edificios que se perciben en la foto de la actualidad.

Las mismas escaleras de Guido y Agüero, frente a la bibioteca Nacional, en la actualidad

Las mismas escaleras de Guido y Agüero, frente a la bibioteca Nacional, en la actualidad (José Díaz Diez/)

En el otro registro del antes y del después se ve la otra escalera, la que se ubica en Guido y Agote. La primera imagen es de 1938. Y la segunda, del 2020. Por lo que se puede ver, las escaleras y las barandas de ese sofisticado sector de la ciudad están prácticamente idénticas.

Christian Martin se quebró al contar un duro momento que vivió con el Covid-19 en Inglaterra

Avenida Alvear

Alvear es una de las arterias más emblemáticas del barrio de la Recoleta. En la postal que recoge la cuenta Fotos Antiguas de BA puede verse el antes y el después de un tramo de esta distinguida avenida, tomada desde Callao hacia Ayacucho.

La avenida Alvear, en 1900, vista desde Callao, hacia Ayacucho, con unas cuantas mansiones que ya no están

La avenida Alvear, en 1900, vista desde Callao, hacia Ayacucho, con unas cuantas mansiones que ya no están (Instagram / fotos.antiguas./)

Llamada antiguamente Bella Vista, el intendente Torcuato de Alvear la rebautizó y le puso el nombre de su padre, Carlos María de Alvear, militar y diplomático, en 1885. “La Avenida originalmente llegaba hasta el Arroyo Maldonado (hoy Avenida Bullrich), siendo la actual Avenida del Libertador, creada en 1950. Desde entonces, Alvear termina en la Plaza Alvear, frente al Palais de Glace”, cuenta Díaz Diez en su posteo.

Alvear, una de las avenidas más elegantes de Buenos Aires, en una imagen reciente

Alvear, una de las avenidas más elegantes de Buenos Aires, en una imagen reciente (José Díaz /)

“Sin dudas es una de las más lindas de la ciudad, aunque hace un siglo se veía muy diferente -escribe Díaz Diez-. Estaba rodeada por mansiones de las que hoy solo sobrevive un puñado de ellas, entre las que se destacan las residencias Hume (hoy Maguire), Fernández Anchorena (hoy Embajada del Vaticano), y Ortiz Basualdo (hoy Embajada de Francia)”.

En relación con las imágenes que contrastan el mismo paisaje, uno de la década del ‘10 del siglo pasado y la otra de la actualidad, el autor de la cuenta de Instagram señala que en ambas solamente coincide, al fondo de la imagen, el monumento en homenaje al Intendente Torcuato de Alvear, ubicado “sobre la plaza dedicada a él, y mal llamada Plaza Francia”.

Edificio inconcluso de Las Heras y Azcuénaga

El proyecto de este magnífico edificio neogótico claramente inconcluso ubicado en la Avenida Las Heras y Azcuénaga apuntaba a ser la sede de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Pero como suele ocurrir en el país en el que se encuentra la Recoleta, los planes sufrieron algunos cambios inesperados.

Volvieron las tazas de café gigantes de un centenario y ahora renovado bar notable de Palermo

El edificio fue encargado en la primera mitad de la década del XX al arquitecto e ingeniero Arturo Prins, que se entusiasmó con la idea de hacer el primer edificio neogótico de la ciudad. La leyenda dice que Prins tuvo un error de cálculo al edificar parte de su monumental obra que le impedía seguir construyendo, y, de lo agobiado que quedó por ese error, terminó suicidándose.

Proyectado originalmente para ser la Facultad de Derecho, el edificio estilo neogótico de la avenida Las Heras y Azcuénaga quedó inconcluso a mediados de la década del '20, los tiempos en que fue tomada esta fotografía

Proyectado originalmente para ser la Facultad de Derecho, el edificio estilo neogótico de la avenida Las Heras y Azcuénaga quedó inconcluso a mediados de la década del ’20, los tiempos en que fue tomada esta fotografía (Instagram / fotos.antiguas/)

Pero la verdad es que para 1926 se acabaron los fondos para continuar con la construcción y el arquitecto murió, de causas naturales, 13 años después. Hoy, pasados tantos años, el edificio funciona como una de las sedes de la Facultad de Ingeniería de la UBA.

La mole neogótica destinada ahora a la facultad de Ingeniería está hoy tal cual a como era entonces, al menos en su fachada

La mole neogótica destinada ahora a la facultad de Ingeniería está hoy tal cual a como era entonces, al menos en su fachada (José Díaz Diez/)

Su aspecto inacabado y con aires eclesiásticos parece no haber cambiado demasiado con el correr de los años. Tras muchos años sin recibir tareas de mantenimiento serias, en 2013 el edificio fue cuidadosamente restaurado, y teniendo en cuenta el detalle respetuoso de no cambiar en nada su fisonomía.

La foto antigua corresponde al año 1925. La actual es de este año.

Una proyección de cómo se vería hoy el edificio perteneciente a la facultad de Ingeniería si hubiera sido terminado

Una proyección de cómo se vería hoy el edificio perteneciente a la facultad de Ingeniería si hubiera sido terminado (Diego de los Santos/)

Como yapa de esta sección de antes y después se incorpora aquí una representación gráfica de lo que hubiera sido este edificio completo en toda su magnificencia, con dos torres laterales y una central, que alcanzaría los 120 metros de altura. La composición que exhibe cómo sería la conclusión de la obra inconclusa fue realizada por el arquitecto Diego de los Santos.

Estaciones fantasmas: la finalización de una obra del Viaducto San Martín enfrenta a la Ciudad con la Nación

Museo Nacional de Bellas Artes

En la Avenida del Libertador al 1400, donde hoy se erige el imponente edificio del Museo Nacional de Bellas Artes, uno de los más importantes de América Latina, funcionaba, años atrás la llamada Casa de Bombas de Recoleta. En el posteo de Fotos Antiguas BA, Díaz Diez explica que en ese lugar “se extraía el agua del Río de la Plata para ser filtrada y luego enviada al Palacio de Aguas Corrientes y desde allí abastecer a la ciudad”.

Donde está hoy la Facultad de Derecho estaban “los piletones enormes donde se filtraba el agua”, se lee en la publicación.

En el año 1920, donde hoy está el Museo Nacional de Bellas Artes, estaba la Casa de Bombas, que filtraba el agua del Río de la Plata para enviarla luego a un tanque ubicado en la plaza Lorea

En el año 1920, donde hoy está el Museo Nacional de Bellas Artes, estaba la Casa de Bombas, que filtraba el agua del Río de la Plata para enviarla luego a un tanque ubicado en la plaza Lorea (instagram / /)

La Casa de las Bombas fue remodelada por el arquitecto Alejandro Bustillo en 1932 para albergar las obras del MNBA. Ya entonces, como hoy, el edificio, que ocupa una superficie de 10.000 metros cuadrados tenía su característico color de fachada, definido como carrot cake (torta de zanahoria).

En rigor, el Museo de Bellas Artes fue creado en 1895, pero, según lo que cuenta Díaz Diez, estuvo primero en las Galerías Bon Marché (hoy Galerías Pacífico); desde 1909 en el Pabellón Argentino (que fue demolido), hasta llegar al edificio donde se encuentra actualmente.

El Museo Nacional de Buenos Aires comenzó a funcionar allí en el año 1933, en un edificio que fue remodelado por el arquitecto Alejandro Bustillo

El Museo Nacional de Buenos Aires comenzó a funcionar allí en el año 1933, en un edificio que fue remodelado por el arquitecto Alejandro Bustillo (José Día/)

La foto de la Casa de las Bombas es de alrededor de 1900. La segunda, en la que el mismo edificio muestra una fachada mucho más planchada, sin las torres o chimeneas de antaño, es actual. Los lapachos rosados le otorgan a la segunda imagen un plus estético y natural del que la primera imagen carece.

Después de que matara a 50 de sus gallinas, atrapó al culpable y lo mostró en un video

Centro Cultural Recoleta

Donde hoy se encuentra el edificio del Centro Cultural Recoleta hubo en el siglo XVIII un convento, el de los frailes recoletos, que fueron quienes construyeron también la Iglesia del Pilar, inaugurada en 1732.

En 1822 la orden religiosa se disolvió y, donde se encontraba la huerta, la municipalidad decidió construir el primer cementerio dependiente del municipio. El edificio, en tanto, fue escuela de agricultura, jardín botánico, prisión y cuartel. En la página oficial del Centro Cultural Recoleta se señala que “en 1834, después de la rebelión de Juan Lavalle, el lugar fue el primer Hospital de Clínicas y un asilo para enfermos mentales”.

Donde hoy funciona el Centro Cultural Recoleta en otros tiempos hubo un asilo de ancianos, pero originalmente fue el convento de los monjes recoletos, los que con el tiempo le dieron su nombre al barrio; la imagen es de 1880

Donde hoy funciona el Centro Cultural Recoleta en otros tiempos hubo un asilo de ancianos, pero originalmente fue el convento de los monjes recoletos, los que con el tiempo le dieron su nombre al barrio; la imagen es de 1880 (Instagram / fotos.ant/)

En 1858, el gobernador Valentín Alsina inauguró allí el Asilo de Mendigos (también llamado “Asilo de los Inválidos”) y luego pasó a ser un asilo de ancianos, en 1944. “En 1880, el intendente Torcuato de Alvear encomienda al arquitecto Juan Buschiazzo la construcción del edificio como lo vemos en la primera foto y de una capilla neogótica, actual Auditorio El Aleph”, cuenta Díaz Diez en su posteo de este antes y después.

Así está actualmente el Centro Cultural Recoleta, con su fachada intervenida artísticamente

Así está actualmente el Centro Cultural Recoleta, con su fachada intervenida artísticamente (José Díaz Diez/)

“En 1980, ya cerrado el asilo, se decidió abrir el Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires, llamado desde 1990 Centro Cultural Recoleta”, agrega el profesor de tango en su publicación. El lugar, según su página oficial, es desde entonces “epicentro del arte joven, ecléctico y de vanguardia”.

La primera imagen corresponde al año 1890. La segunda, de 2020, exhibe una fachada intervenida en 2019 por el artista plástico Edgardo Giménez, responsable de la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires de ese año, un evento que se realiza tradicionalmente en el Centro Cultural Recoleta. Re Mona es el nombre que lleva la intervención del frente del que fuera en otros tiempos un asilo de ancianos.

Encuentran a tres descendientes vivos de una antigua momia, uno de ellos famoso

Iglesia de Nuestra Señora del Pilar

La iglesia dedicada a la Virgen del Pilar se inauguró el 12 de octubre de 1732. Fue proyectada por los arquitectos jesuitas Andrés Bianchi y Juan Bautista Prímoli y la obra fue patrocinada por Juan de Narbona, un comerciante millonario de la época proveniente de Zarazoga, en la región de Aragón, España. Él eligió que el templo sea en honor a la Virgen del Pilar, figura venerada en su tierra natal.

La fachada de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar en 1892

La fachada de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar en 1892 (Instagram / fotos.antiguas./)

La iglesia es la segunda más antigua de la ciudad -luego de la de San Ignacio– y formaba parte de la congregación de los padres recoletos, que le dan el nombre al barrio. En sus primeras décadas, su silueta, erigida en una parte elevada de la barranca, se podía ver de lejos. Con el paso del tiempo, las nivelaciones del terreno, los árboles y los edificios fueron bloqueando su vista. En 1936, la iglesia fue elevada a Basílica por el Papa Pío XI y en 1942 fue declarada Patrimonio Histórico Nacional.

La basílica de Nuestra Señora del Pilar, la segunda más antigua de la ciudad y es Patrimonio Histórico Nacional

La basílica de Nuestra Señora del Pilar, la segunda más antigua de la ciudad y es Patrimonio Histórico Nacional (José Díaz /)

En ambas imágenes brindadas por la cuenta Fotos Antiguas BA, que tienen una diferencia de más de un siglo -la primera postal es de 1892, la segunda, de este año- puede percibirse que la fachada de la basílica está prácticamente idéntica.

El colectivo en Santa Fe y Pueyrredón

La esquina de Santa Fe y Pueyrredón, en un día lluvioso, muestra la evolución, tras 60 años, de uno de los medios de transporte estrella de la ciudad y orgulloso invento argentino: el colectivo.

En este caso, Díaz Diez quiso hacer su personal homenaje al 12, el bondi que hace el recorrido entre Palermo y Barracas y que recuerda de volver “de mis noches de milonga”.

Dos colectivos de la línea 12 circulan por la Avenida Santa Fe en el cruce por Pueyrredón un día lluvioso del año 1960

Dos colectivos de la línea 12 circulan por la Avenida Santa Fe en el cruce por Pueyrredón un día lluvioso del año 1960 (Ernesto Berschl/)

Una azafata reveló qué productos no deberías consumir nunca en un avión

La primera foto es de 1960 y se ve un modelo Mercedes Benz Convencional 911 y detrás un Chevrolet 47 ‘Sapo’. La segunda, de 2020, muestra un modelo más moderno, un Mercedes 1718. Las imágenes demuestran, además de la evolución del transporte, que el tránsito sobre Santa Fe siempre ha sido bastante activo.

Este año, en la misma esquina de la foto anterior, el 12 continua circulando en su clásico recorrido entre Palermo y Barracas

Este año, en la misma esquina de la foto anterior, el 12 continua circulando en su clásico recorrido entre Palermo y Barracas (José Díaz Diez/)

Hasta aquí llegó este recorrido por el antes y después de la Recoleta. Como en toda selección de imágenes, seguramente quedaron afuera muchas postales de este querido barrio porteño, pero, de todas formas, confiamos en que el paseo haya valido la pena.

Continue Reading

POLITICA

¿Hay vida en otros planetas? El jefe de la NASA sorprendió con su respuesta

Published

on

El jefe de la NASA, la agencia espacial de Estados Unidos, aseguró que es probable que exista vida fuera del Tierra. Con un mensaje que intenta advertir sobre el cuidado del planeta, Bill Nelson, quien asumió su rol en mayo pasado, reveló que una de las misiones de la NASA es buscar vida en Marte.

Crean cuchillos de madera prensada con mejor filo que los de acero

“Mi opinión personal es que el universo es muy grande. Ahora, incluso hay teorías de que podría haber otros universos. Si ese es el caso, ¿quién soy yo para decir que el planeta Tierra es la única locación de una forma de vida civilizada y organizada como la nuestra?”, se preguntó Nelson en una entrevista realizada por la Universidad de Virginia.

Para el ejecutivo, todos estos pensamientos lo llevan a hacer una fuerte observación en relación al propio planeta Tierra. “Será mejor que administremos mejor lo que tenemos, porque lo estamos arruinando, y lo estamos arruinando de la misma manera que nos tratamos unos a otros“, sostuvo. Nelson aprovechó para hacer una advertencia: “Se cuál es mi misión: ser un mejor administrador de este planeta y ser un mejor ciudadano del planeta Tierra”.

El ejecutivo siguió: “¿Hay otros planetas terrestres por ahí? Ciertamente creo que sí, porque el universo es muy grande“.

Otto Wichterle: el hombre detrás de las lentes de contacto

Según explicó el sitio Quartz, Nelson integró la Cámara de Representantes de Florida y también fue senador por el partido Demócrata. Incluso, en 1986 viajó al espacio en el trasbordador Columbia, y siempre fue un defensor de los programas espaciales. En este sentido, Nelson contó que los pilotos de la Marina reportaron más de 300 avistamientos de OVNIs (objeto volador no identificado) desde 2004.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, hizo fuertes declaraciones sobre la vida en otros planetas

El administrador de la NASA, Bill Nelson, hizo fuertes declaraciones sobre la vida en otros planetas (Twitter @SenBillNelson/)

“Ellos no saben qué es y nosotros tampoco. Esperamos que no sea un adversario de aquí en la Tierra que tenga ese tipo de tecnología”, confesó. Más filosófico, dijo que en cada misión están constantemente en la búsqueda: “¿Qué, quién está ahí afuera? ¿Quiénes somos? ¿Cómo llegamos aquí? ¿Cómo llegamos a ser como somos? ¿Cómo nos desarrollamos? ¿Cómo nos civilizamos? Y son esas mismas condiciones las que están en universo que tiene miles de millones de otros soles en miles de millones de otras galaxias. Es tan grande que no podemos concebirlo”.

El extraño caso del pueblo donde solo se enamoran entre primos

Si bien el jefe de la NASA no dejó conclusiones definitivas, sino que abrió el debate, sus respuestas fueron más que contundentes y confirmó que parte de la misión de la agencia espacial es es buscar vida en Marte.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 - NDM Noticias del Momento