• Mié. Abr 14th, 2021

Juan Grabois cree que el Gobierno tiene «una fe supersticiosa en el rebrote económico» y que a Martín Guzmán «le falta calle»

En medio de la posible llegada de la segunda ola de coronavirus y bajo los datos recientes de los altos niveles de pobreza en el país, el dirigente social, Juan Grabois, cuestionó en duros términos el rumbo económico del Gobierno, al considerar que está basado en una «fe supersticiosa en el rebrote».

Además, apuntó sus dardos contra el ministro de Economía, Martín Guzmán, al que cuestionó porque, según su mirada, «le falta calle» y que «tiene una visión más aséptica o técnica de lo que representa el FMI, en la historia Argentina al menos».

Grabois, quien sostuvo aún pertenecer aún al armado político del Frente de Todos pero se mostró muy crítico al asegurar que el gobierno de Alberto Fernández está equivocado al intentar arreglar con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«En materia socioeconómica, yo, por lo menos, al Gobierno no lo entiendo, no sé cuál es la estrategia», arremetió el líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

«Siento que hay una especie de fe supersticiosa en el rebote económico. En acuerdos palaciegos con el FMI y veo que, día tras día, lo que hoy reflejan las estadísticas se va viendo en la sociedad», disparó en una entrevista en Canal 9.

Si bien concedió que el ministro de Economía, Martín Guzmán, es muy «probo», lo criticó porque «su formación académica le hace ver las cosas desde determinados manuales y planillas de cálculo» y que por ello «le falta calle y formación política«.

Luego dijo que cuando Alberto inició su gobierno prometió que iban «a empezar por los últimos, y a los últimos les está yendo mal: creció la pobreza». «Hay algo que no está funcionando en el contrato electoral. Se podría haber evitado: sí. Creo que sí se podría revertir», analizó el dirigente.

Además, dijo que «plata hay» y que es mentira que no haya, tal como sostiene que plantean desde el Gobierno. «Se empieza a escuchar que la base social dice que está cansando, que se siente decepcionada», advirtió.

«El FMI no es un acreedor de buena fe, ni un organismo técnico neutral. Es un ariete del coloniaje en Latinoamérica. En la Argentina sucedió una estafa vilatoria de los propios estatutos del FMI», continuó con su idea principal.

Para Grabois, la Argentina «tiene que patear el tablero» y plantear internacionalmente que «acá hubo una estafa y se tiene que llevar puesto al FMI«. «Son peleas que hay que ver si se quieren dar o no», advirtió, no convencido del real objetivo del Gobierno en la materia.

Y continuó con dureza: «Estamos negociando con estafadores«. «Recorriendo el mundo contando lo responsables y serios que somos los argentinos, nos van a seguir meando«, graficó.

De alguna manera, Grabois se las ingenió para vincular el pago de la deuda con apuntar contra uno de sus blancos dilectos: el creador de Mercado Libre, Marcos Galperín.

«No paguemos dos mil millones de intereses al FMI. Hay que definir prioridades. No le hagamos exenciones impositivas a (Marcos) Galperín, controlemos cómo están subdeclarando y contrabandeando granos al por mayor», propuso, en una difusa denuncia.

Estados Unidos, el ejemplo para Grabois

«Lo que tiene que hacer la Argentina es lo que está haciendo Estados Unidos, por ejemplo: garantizar un ingreso cuasi universal que supere la línea de indigencia, que hoy son $7.900 por individuo. Eso tendría que abarcar alrededor de 9 millones que es la población del ingreso familiar de emergencia (IFE)», sostuvo, en referencia a la medida de auxilio que en su momento instituyó el Gobierno.

» Acá hubo una política que se puede mejorar mucho, que fue el IFE ,y no hubo una política sustitutiva cuando se lo quitó», alertó Grabois y volvió al ejemplo estadounidense: «En todos los países que no adoptan una política de neoliberalismo salvaje, incluyendo a EE.UU., hay grandes programas de reactivación, pseudo planes Marshall que es lo que planteamos que hay que hacer en la Argentina».

Grabois aseguró que hay «una urgencia real de implementar medidas que garanticen que, por lo menos, no tengamos 4 millones de indigentes y gente que no tiene para comer en la Argentina». El país, según analizó, «tiene que cambiar radicalmente su abordaje económico y concebir la economía desde otro lugar».

Por último, aseguró que «hace falta una política sustitutiva del IFE permanente, porque la emergencia no es una emergencia y va a continuar». «Estoy planteando un salario individual igual a la canasta de indigencia», propuso.

Y si bien consideró que el impuesto a las grandes riquezas «estuvo bien», Grabois criticó la ausencia de ajuste de la clase política. «Me parece una barbaridad que no haya recortes en los sueldos de los funcionarios, de los magistrados y los legisladores. No es tan simbólico. Si vos hacés la cuenta de los que están ganando 180 lucas para arriba es bastante«, explicó.

Optimized with PageSpeed Ninja