• Sáb. Abr 10th, 2021

La Ciudad y la Provincia vuelven a juntarse mañana y aún no definen qué medidas implementar

Fernán Quirós y Felipe Miguel salieron antes, casi a las 6 de la tarde, y recorrieron unos pocos metros hasta las oficinas que la Ciudad todavía tiene en la vieja sede de Bolívar 1: los esperaban el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y Diego Santilli, para desmenuzar los detalles del encuentro en Casa Rosada.

Carlos Bianco y Nicolás Kreplak, que se sumó a último momento en reemplazo de Daniel Gollán, todavía seguían en las oficinas de Santiago Cafiero junto a Carla Vizzotti: los funcionarios bonaerenses dejaron la Casa de Gobierno unos veinte minutos más tarde.

Sin definiciones, y con diferencias por las restricciones a implementar en medio del vertiginoso aumento de casos de coronavirus –en las últimas horas se confirmaron 272 nuevas muertes, la cifra más alta en los últimos dos meses-, los funcionarios de Ciudad y Provincia analizaron durante más de una hora la situación epidemiológica en el Área Metropolitana con eje en la nocturnidad y en el transporte público, y desde fuentes oficiales aseguran, como adelantó este diario, que el viernes será el «Día D» en la toma de decisiones.

Es cuando vence el decreto por el que se prorrogaron las medidas de distanciamiento. Aislado por coronavirus, Alberto Fernández quiere volver a conversar en la semana con los gobernadores y compartir el costo de las medidas. En lo que sí coincidieron tanto desde Nación, como de Ciudad y Provincia es que la segunda ola ya es un hecho. 

Como en los momentos más complejos del año pasado, desde la administración porteña rige la estrategia política y mediática de mostrar cautela ante los inminentes anuncios. Para contraponerse a la gestión provincial, que en la última semana fatigó los medios con un mensaje mucho más duro en términos de futuras restricciones.

Este martes, Vizzotti hablará en conferencia de prensa en Casa Rosada: lo presentaron como «un nuevo espacio de comunicación semanal». Y se espera otra reunión, pasado el mediodía, entre las tres administraciones para acercar posiciones, antes de la charla que mantendrán Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, que conversaron la semana pasada en dos oportunidades: el miércoles y el viernes. Después, lo hicieron, por separado, con el jefe de Estado. 

En ese sentido, Bianco y Kreplak llegaron este lunes a Casa Rosada con una carpeta con tres ejes puntuales: reuniones sociales, nocturnidad y transporte público, que desde hace tiempo no tiene controles, a pesar de que todavía sigue reservado para trabajadores esenciales.

«Se trabaja en distintos escenarios», coincidieron tanto desde Ciudad como desde Provincia. Aunque fuentes oficiales subrayaron que, en el encuentro, la posición bonaerense fue mucho más dura que la porteña.

La clave, confían desde ambas administraciones, pasa por la nocturnidad: la implementación de un corte en la movilidad que, según las fuentes, se discute desde las 10 o las 12 de la noche, y hasta las primeras horas de la mañana.

La eventual medida ya provoca, de todos modos, algunos roces en el gabinete de la Ciudad. Por el costo en la actividad económica del sector gastronómico. En la sede porteña de la calle Uspallata aseguran que la ocupación de camas de terapia aún no llega al 40%. Y que aún hay que esperar.

Sin embargo, tanto funcionarios de Ciudad como de Provincia sí aventuran en que, tras las reuniones de las próximas horas, deberán consensuar un horario de restricciones nocturnas.  «Hay que encontrar el punto justo», explicaron desde Casa Rosada. El Gobierno nacional vuelve a ponerse en el rol de mediador de ambas gestiones. 

Alarma por el aumento de casos

Mientras el Gobierno y las provincias evalúan nuevas restricciones para contener el impacto de la segunda ola de la pandemia, este lunes se confirmaron 272 muertes por coronavirus en Argentina, la cifra más alta en dos meses. Además, hubo 13.667 nuevos casos, por lo que el país superó los 2,4 millones de contagios.

Otros dos datos relevantes: por segundo día consecutivo la Ciudad batió su récord diario de nuevos infectados (2.428) y la tasa de positividad -que mide cuántos testeados tienen el virus- se mantiene muy alta, casi en un 30%. Es el triple de lo recomendado por la OMS.

La cifra de fallecidos es la más alta desde el 5 de febrero, cuando hubo 285. En los últimos días -durante los feriados de Semana Santa- los partes diarios no habían superado las 100 víctimas fatales.

Optimized with PageSpeed Ninja