Connect with us

POLITICA

Ley Ómnibus: la sesión se pospuso para el martes y el Gobierno seguirá negociando los artículos clave

Tras obtener el dictamen de mayoría en el plenario de comisiones, el oficialismo decidió aplazar la sesión legislativa que inicialmente estaba prevista para este jueves.

Published

on

Tras asegurarse el dictamen de mayoría para el proyecto de Ley Ómnibus, el oficialismo enfrenta divisiones internas y la falta de apoyo necesario en Diputados. A pesar de la aprobación en comisiones, los bloques UCR y Hacemos Coalición Federal, esenciales para el quorum, quedaron divididos, augurando un conteo voto a voto en el recinto. 

Sin la garantía de contar con la mayoría necesaria para sancionar los puntos nodales del megaproyecto, como el incremento de las retenciones y la modificación de la fórmula de movilidad jubilatoria, fuentes de la presidencia de la Cámara de Diputados confirmaron la postergación de la sesión para la próxima semana.

Ante este escenario, el ministro de Economía, Luis Caputo, condicionó la transferencia de partidas provinciales al respaldo de la Ley Ómnibus, subrayando la necesidad de equilibrar las cuentas fiscales para superar décadas de inflación y crisis económica. 

“Hoy mantuve reunión con el secretario de Hacienda y la subsecretaria de Provincias para delinear todas las partidas provinciales que se recortarán inmediatamente si alguno de los artículos económicos es rechazado. No es una amenaza, es la confirmación que vamos a cumplir con el mandato que nos han dado la mayoría de los argentinos de equilibrar las cuentas fiscales para terminar con décadas de inflación y flagelo económico”, escribió el funcionario en su cuenta de X.

La falta de adhesiones evidente en el plenario refleja la complejidad de la situación, con 55 votos a favor pero 34 en disidencia parcial. Solo los 19 integrantes de La Libertad Avanza, más José Luis Espert (Avanza Libertad) –presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda–, y Paula Omodeo (Creo) firmaron el dictamen de mayoría sin objeciones.

Las disidencias se concentran en aspectos cruciales del megaproyecto, como la suba de los derechos de exportación para los productos del complejo cerealero y la carne, y la modificación de la fórmula de movilidad jubilatoria, elementos esenciales para el logro del déficit cero. A su vez, la complejidad de la situación quedó expuesta en el hecho de que hasta este miércoles a la tarde todavía no se conocía la letra precisa del dictamen por mayoría y tampoco las firmas que quedaron plasmadas en él, proceso que debería estar concluido antes de la convocatoria a sesión.

En la UCR, ocho diputados votaron en sintonía con el proyecto, aunque con disidencias principalmente en la delegación de facultades, la reforma electoral que aumenta el financiamiento privado de las campañas políticas, así como el paquete fiscal. Los ocho diputados restantes de la UCR, referenciados con Facundo Manes, se abstuvieron y no firmaron ningún dictamen. Se espera que la división en el partido centenario prevalecerá en el recinto y, de los 34 integrantes de la bancada presidida por Rodrigo de Loredo, una decena podría oponerse de plano al megaproyecto. En esa línea, forzarán las modificaciones sobre los puntos que objetaron en la votación particular en el recinto.

El mismo procedimiento adoptarán en la bancada que lidera Miguel Ángel Pichetto, donde la heterogeneidad de sus integrantes se plasmó en la forma en que se expidieron durante el plenario. De los nueve representantes de este bloque, cuatro adhirieron al dictamen del oficialismo con disidencias, mientras que los tres diputados de la Coalición Cívica –Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López y Paula Oliveto Lago– firmaron un texto propio. La socialista Mónica Fein (Santa Fe) y Margarita Stolbizer (Buenos Aires), del GEN, también presentaron dictámenes de manera individual.

Se sumaron a las disidencias los 17 diputados Pro que votaron el texto del oficialismo cohesionados. Su principal cuestionamiento se enfocó en el aumento de los derechos de exportación a determinados productos agroganaderos. Lo mismo hicieron los tres legisladores de Innovación Federal: los misioneros Yamila Ruiz y Carlos Fernández; y Agustín Domingo, de Río Negro.

Bajo la influencia del ministro del Interior, Guillermo Francos, quien apuró las tratativas con los gobernadores para apuntalar las mayorías necesarias para convertir en ley el megaproyecto del Presidente Javier Milei, se especula que tres de los cinco legisladores tucumanos acompañen la iniciativa en el recinto. Se trata de Elia Fernández, Agustín Fernández y Galdys Medina, quienes responden directamente al mandatario provincial, Osvaldo Jaldo.

Por último, el dictamen de minoría fue el del peronismo (Unión por la Patria), con 45 firmas. Este compendio, liderado por Germán Martínez, no solo perdió la pulseada en comisiones, sino que, ante la escisión de tres de sus integrantes tucumanos ahora el bloque quedó con 99 voluntades.

POLITICA

La llegada de Sturzenegger: dudas por las fronteras de su cartera y por su voracidad contra la “casta”

Published

on


Los continuos viajes de Javier Milei están provocando un efecto indeseado en la gestión doméstica. El Presidente no llega a tiempo, entre periplo y periplo, a resolver cuestiones internas del gabinete. A eso se suma que, en las entrevistas, Milei revela planes que deberían permanecer bajo discreción. Entonces, el problema se agranda.

Eso fue lo que pasó con Federico Sturzenegger, que fue anunciado hace un mes y todavía no tiene definidas las “fronteras” de su cargo. Desde que el Presidente dijo que sumaría al economista “coloso” se desató una novela de intrigas. “Javier ha sido muy claro. Le ofreció un ministerio para ocuparse de la desregulación y de la reforma del Estado. Si Federico quiere otra cosa corre por cuenta de él”, dijeron muy cerca del primer mandatario.

El capítulo más curioso se dio esta semana: trascendió que Milei y Sturzenegger se reunirían el martes para definir el desembarco, pero no lo hicieron. El miércoles no hubo novedades. Y el jueves, cuando estaba agendada otra cita, el jefe de Estado se indispuso por un desayuno con medialunas. Esa noche Milei partió hacia Europa.

“Javier lo anunció a Federico demasiado rápido, se apuró”, se lamentaba un alto funcionario este fin de semana.

Milei regresará al país el martes. El jueves Diputados votará la revisión de la Ley Bases y el paquete fiscal. Toda la atención de la semana próxima estará puesta allí. En especial la del jefe de Gabinete, Guillermo Francos, que es la tercera pata de la negociación con Sturzenegger ya que algunas de sus áreas pasarían a la órbita del economista.

Sturzenegger pretende una cartera potente para aplicar en la práctica el masterplan que escribió en los últimos dos años con miles de reformas. Todavía no se sabe si asumirá en un ministerio o en una secretaría que cuelgue del Presidente. Según pudo reconstruir LA NACION, el economista quiere amplias atribuciones, no porque le interese inmiscuirse en la macroeconomía -territorio de Luis “Toto” Caputo-, sino porque quiere la botonera para ir a fondo contra la “casta”.

“Federico quiere más competencias porque quiere demostrar que puede implementar su megaplan”, resumió un funcionario.

La idea de Sturzenegger genera tensiones en dos planos. De un lado, sobrevuela el fantasma de los cortocircuitos con Caputo. Ellos habían tenido una muy mala convivencia durante la gestión de Cambiemos. Si bien Sturzenegger apunta a la micro, podría haber roces. Por ejemplo: ya tuvieron un entredicho por las prepagas.

Con las idas y vueltas con este tema Milei sumó un ruido en el equipo económico que no existía, coinciden dentro y fuera del Gobierno. Esta semana “Toto” Caputo se mantuvo alejado de toda la cuestión. De hecho, viajó a Neuquén para visitar Vaca Muerta y presenciar anuncios de inversiones. El ministro de Economía reapareció en redes sociales para volver a negar una devaluación. Se lo vio más preocupado en ahuyentar rumores de mercado que en las cuestiones de convivencia en el gabinete.

El ministro de Economía, Luis Caputo, en el congreso económico Expo EFI

Tampoco reaccionó el ministro cuando comenzaron a circular comentarios sobre una presunta “línea de llegada” de su mandato. Primero fue el economista Fausto Spotorno, uno de los asesores informales del Presidente, que dijo que “el programa económico de Caputo es de transición” y dio a entender que luego debe haber un plan que apunte al crecimiento. Otras voces del Gobierno mencionaron la salida del cepo como la estación terminal de su gestión. Rápidamente estas voces se acallaron.

“Es mentira que Toto es cortoplacista, el plan de él es de crecimiento. Es injusto que se le achaque esto cuando hace seis meses estábamos evitando una híper”, señalaron cerca del ministro.

Impronta a fondo

La otra arista del desembarco de Sturzenegger está vinculada a su impronta. Quienes conocen al economista destacan que, como ultraliberal, hoy es más voraz que el propio Milei.

En su última aparición pública, Sturzenegger habló de un “Triángulo de las Bermudas” y ubicó en sus tres vértices a “la corporación empresarial, la sindical y el partido peronista”. También definió al PJ como “el gestor de la casta”.

“Acá la duda es qué pasa cuando Federico pasa de la teoría a la práctica. Ya vimos lo que pasó con la primera Ley Bases, que fue demasiado ambiciosa”, apuntó un importante colaborador oficial.

El caso de Sturzenegger se inscribe en un cambio de gabinete más amplio que aún está pendiente. La sanción definitiva de la ley Bases despejará las agendas de los funcionarios para ocuparse de sus organigramas.

El gobernador de Misiones, Hugo Passalaqua, junto a Guillermo Francos

Francos heredó de Nicolás Posse ocho secretarías y 18 subsecretarías, pero retendrá sólo un puñado porque pretende conservar un perfil político. Además de conservar a José “Cochi” Rolandi como vicejefe de Gabinete Ejecutivo y a Lisandro Catalán como vicejefe de Gabinete de Interior, tiene interés en algunas áreas estratégicas. Por caso, organismos como el Conicet o la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

Cambios

La nueva “Unidad Ejecutora de las empresas públicas”, a cargo de los procesos de privatización, migraría hacia el Ministerio de Economía. Caputo también recibiría la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (en la que asumió Darío Genua), que controla las telecomunicaciones. Sturzenegger, en tanto, absorbería la Secretaría de Transformación del Estado y la Secretaría de Simplificación.

A eso se le suman cambios en otras áreas. El asesor todoterreno, Santiago Caputo, trabaja la reconversión de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que volverá a llamarse SIDE (como en los ‘90) y se subdividirá en tres: la seguridad interior, los asuntos exteriores y la ciberseguridad. El estratega trabaja casi a diario con Sergio Neiffert, futuro “Señor 5″ del organismo. Todavía no intervino la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que considera que debe sumar músculo en la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DNIC) de su cartera.

La secretaria General de la Presidencia, Karina Milei, por su parte, sumará organismos para encargarse de todo lo referido a la Marca País y la atracción de inversiones.

“La nueva estructura debería salir en diez días”, dijo un ladero de Milei. Todas las modificaciones deben redactarse en un DNU y algunos imaginan un acto “relanzamiento” de la gestión. Nadie descarta que, en el camino, asomen otros cambios en el elenco libertario.

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad