Connect with us

POLITICA

Murió Mario Cámpora, sobrino del ex Presidente que dejó huella como diplomático

Published

on


Mario Cámpora, muerto este jueves a los 91 años, fue un hombre que supo destacarse en el complejo laberinto de la diplomacia, ámbito que suele requerir talentos más sofisticados que los de las asperezas de la política. Sin embargo, al cobijo de la discreción de su vocacional oficio madre, tampoco le sacó el cuerpo a las rispideces, zancadillas y codazos tan comunes al universo político.

Es que si trascendió por su apellido (fue sobrino del presidente Héctor J. Cámpora y parte de la usina de algunas ideas sensatas de una gestión que carecía de ese valor agregado), lo hizo más aún por su carrera en el campo de las relaciones exteriores, en el cual alcanzó el rango de embajador. Y ejerció puestos de notable jerarquía, como el que le concedió en 1990 el entonces presidente Carlos Menem: el de ser el primer embajador en Londres luego del campo minado de la Guerra de Malvinas, con la relación bilateral rota, al borde del no retorno definitivo.

Había sido el segundo de Domingo Cavallo cuando el luego todo poderoso ministro de Economía tenía bajo su comando el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Y antes, en 1989, había sido secretario de Estado de la Cancillería.

En tiempos de la dictadura videlista sufrió un “apagón diplomático”, en verdad una virtual proscripción política, por sus convicciones vecinas a un nacionalismo no beligerante, pero de fuertes raíces en el mundo de las ideas filosóficas del país de entonces. Acaso también por portación de apellido, y por el recuerdo caótico de los 49 días de la presidencia de su tío.

Fue un error de apreciación. Mario Cámpora aggiornó con el tiempo su nacionalismo de origen hasta constituirse en un progresista de ligera cercanía con el ala izquierda institucional del peronismo. Pero jamás se encuadró dentro de la JP orgánica, y luego insurgente, ni mucho menos cedió su apellido, su influencia y sus ideas al militarismo montonero, tan propio de aquel tiempo.

No cedió al clima de época que haría de Firmenich poco menos que un ícono violento de la juventud en estado de efervescencia política, espejo de jóvenes entre desinformados y convencidos de la causa. Entre el fusil como herramienta del poder y la diplomacia, y las buenas artes de la política, Mario Cámpora eligió las segundas. Podría decirse que perdió su batalla cultural ante un entorno de improvisados y entusiastas amateurs, en el marco de un mundo que en aquel tiempo parecía virar a posiciones más radicalizadas.

Aun así, supo apartarse con la elegancia de un estilista político de aquella corriente de infantilismo revolucionario que enarbolaban las organizaciones armadas peronistas de los 70. Que sí habían cooptado a su tío Héctor, con la pretensión de transformarlo en un héroe transgresor de un pasado nostálgico para confrontar luego con un Perón ya fatigado por los años y el exilio, próximo al retorno definitivo al país.

Cuando el viejo líder volvió a conducir la Argentina, el camporismo se deshizo como manteca al sol. Nadie hubiese imaginado que más de 30 años después el espíritu, aun deformado, de ese vanguardismo mal entendido y peor aplicado, resucitaría bajo el nombre de una agrupación de la mano de un gobernador sureño que, por descarte, llegaría a la Presidencia de la Nación.

Y menos todavía que el jefe de esos muchachos improvisados, con una lectura de la historia cuanto menos distorsionada, sería alguien sin historia en la militancia peronista, pródiga en nombres de prestigio y de “los otros”, definición que sin esfuerzo encarna hoy en Máximo Kirchner.

Mario Cámpora junto al príncipe Felipe de Edimburgo en la inauguración de un monumento del General San Martín en Londres. En la foto también está Eduardo Menem.

Mario Cámpora junto al príncipe Felipe de Edimburgo en la inauguración de un monumento del General San Martín en Londres. En la foto también está Eduardo Menem.

Una definición que ayuda a entender a Mario Cámpora como profesional y como persona la dio el periodista José María Pasquini Durán, según el testimonio recogido por Miguel Bonasso, luego relevante funcionario de prensa del presidente Héctor J. Cámpora, “El Tío”, en su libro “El Presidente que no fue”.

Dice así: “…De regreso al diario (se refiere a La Opinión, de Jacobo Timerman) Pasquini Durán -que lo conocía muy bien- me dio algunas pistas valiosas sobre el personaje (por Mario Cámpora): Mirá, es un buen tipo. Pero nada que ver con un proyecto socialista. Podríamos decir que es un nacionalista progresista. Por eso pudo trabajar con De Pablo Pardo (Luis María, canciller de las dictaduras de Levingston y Lanusse. Y, más tarde, embajador en Suiza ya en los tiempos sin ley del ciclo videlista) … y ser respetado por De Pablo como un técnico brillante. Es un profesional de las relaciones diplomáticas, y sin duda, el cuadro más sólido con que puede contar su tío”.

Juan Bautista “Tata” Yofre, periodista, ex embajador del menemismo en Panamá y Portugal, hombre que frecuentó los zócalos de la política como jefe de la SIDE también en tiempos de Menem, ahora escritor y poseedor de una información calificada tras su paso por la el funcionariado, le dijo este jueves a Clarín que “Mario Cámpora fue un gran diplomático que cometió el error de meterse en política”. Aseguró que allí se lo conocía como “el monje negro” de su tío Héctor.

Que dos periodistas de sensibilidades e ideas tan disímiles hayan coincidido a su tiempo en la definición de alguien es un dato sobre la persona en cuestión, que juega a su favor. Visiones muy distanciadas, al parecer, acuerdan en darle a Mario Cámpora el status de buen profesional y buena persona.

Por lo pronto, Bonasso, que con las décadas pasó de cuadro montonero a severo crítico del kirchnerismo, con foco en la decencia pública y moral política de los jefes de la dinastía, Néstor y su esposa, diría en su libro que “el retrato del Negro Pasquini era bastante acertado, aunque faltaran algunos matices importantes a favor del retratado; podía ser negociador en cuestiones accesorias, pero era intransigente en la defensa de los intereses nacionales y un real cancerbero de la imagen del Tío.

Del testimonio de Bonasso se desprende que la gestión de Mario Cámpora procuró poner orden y sensatez en el aquelarre de personajes y tumultuosas ideas de aquel gobierno de diletantes. Lo define como el encargado de “una tarea fundamental que debía realizar en tiempo récord”: coordinar la redacción final de las pautas programáticas del Frente Justicialista de Liberación, “en las que trabajó con hombres muy cercanos a él como Carlos Pérez Llana y Rodolfo Puig”, hermano de quien luego sería canciller del presidente Cámpora.

Junto a otros intelectuales, periodistas, políticos y académicos de relieve de entonces, Mario Cámpora produciría, “en la sombra discursos del candidato, pronunciamientos del FREJULI o del PJ y solicitadas para minar la escasa credibilidad que le quedaba al gobierno militar” de Alejandro Agustín Lanusse.

Desplazado de la carrera diplomática por la dictadura videlista, fue reincorporado a ella recién en 1984 por el presidente Raúl Alfonsín, y designado al frente de la Misión Especial Argentina para Desarme ante las Naciones Unidas en Ginebra (1985-1989). También presidió la Conferencia de Desarme de las Naciones Unidas en 1985.

Doctor en Diplomacia con posgrado en la Universidad de Rosario, Mario Cámpora incluyó en su fecundo recorrido diplomático desempeños en Washington, La Haya, Nueva Delhi, Bélgica y Luxemburgo. Por ese itinerario recibió en 1998 un Diploma al Mérito de los Premios Konex a la Trayectoria.

Sin dudas, haber estado al frente de la primera sede diplomática en Londres tras la guerra fue su máximo blasón diplomático. Asumió un rol más enérgico y firme que su superior, Guido Di Tella, quien apostó, con una sobreactuación innecesaria, en darle predominio al acercamiento con los kelpers a través de la “diplomacia de la seducción”: un acercamiento con los nativos de las islas, a quienes decidió enviarles obsequios como ositos de felpa y tarjetas navideñas. Todo bajo un paraguas que ponía al margen la cuestión de la soberanía.

Mario Cámpora no comulgó con esa estrategia de presunta simpatía y buena vecindad, y advirtió sobre la necesidad de una mano negociadora más dura con los ingleses, sobre todo en materia petrolera. Su posición causó una crisis interna y siguió su carrera en otros puertos.

Pese a su paso por un gobierno cuanto menos errático como el de su tío, desde la política quisieron reciclarlo un cuarto de siglo después, en 1999. En la Alianza que llevaría a De la Rúa a la presidencia de la Nación, a través de Chacho Alvarez y de Alberto Flamarique, su entonces ladero y mano derecha, el de “para los senadores tengo la Banelco”, quisieron convencerlo para que aceptara ser el vicepresidente de la fórmula en gestación.

Alvarez le esquivaba a esa responsabilidad y vio en Mario Cámpora al hombre ideal para la coyuntura: progresista, de buena aceptación en las simpatías de la izquierda democrática, e impecable cursus honorum diplomático, tenía además el valor agregado de ser un contrapeso a las ideas conservadoras de De la Rúa.

Era diplomático, pero no ingenuo. Ya había sufrido con un presidente inepto y rechazó el convite. Quizá no quería repetir esa experiencia. Lo bien que hizo.



Source link

POLITICA

Ocaña prometió más pruebas para demostrar que Volnovich dejó ‘acéfalo’ al PAMI mientras vacacionó en el Caribe

Published

on


La diputada de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, anunció este sábado que tras la feria judicial aportará más pruebas para intentar demostrar que el PAMI “estuvo acéfalo” durante los diez días que su directora y director, Launa Volnovich y Jorge Rodríguez estuvieron de vacaciones, juntos en el Caribe mexicano.

Ocaña explicó que «la dirección del PAMI surge a través de un decreto del 2004 dictado por el Presidente Kirchner y establece que la conducción y la administración dependen de una dirección ejecutiva que está conformada por el director que nombra el presidente y con un subdirector cuya función primaria es la de suplir en caso de ausencia o de impedimento”.

Sin embargo, “tres funcionarios, la directora, el subdirector y el síndico, se fueron todos juntos de vacaciones dejando al PAMI sin conducción e incumpliendo con sus deberes de funcionario público. Está muy claro que el delito está conformado» afirmó Ocaña al programa Dato sobre Dato de radio Milenium.

«Más allá del tema ético, que sea en medio de una pandemia y de una ola de calor, que se ausenten los funcionarios del PAMI es un hecho grave”, sostuvo la ex titular del PAMI y ex ministra de Salud.

Destacó que “estos funcionarios y miembros de La Cámpora son los que levantan el dedo y les dicen a todos los argentinos que tienen que vacacionar a la Argentina porque los dólares son para la producción y pagar las deudas. Para ellos, no rigen esas reglas. Aquí lo que hay es un claro delito.»

«El Presidente no puede mover ni un alfiler del gobierno si no tiene la autorización de Cristina y de Máximo Kirchner y ese es un problema también porque en un régimen presidencialista como el de la Argentina tenemos un presidente que no tiene poder y eso es grave”, dijo en alusión al intento fallido de Alberto Fernández de pasar a Rodríguez a otro organismo para que no se repita la acefalía.

Para Ocaña, “es evidente que el Presidente no pudo hacer esos cambios. Habían dejado trascender el supuesto malestar que el Presidente tenía con esos funcionarios. Al no tomar ninguna medida, mostró que todo esto que trascendió no se pudo ejecutar. Es grave.»

Al explicar la acefalía de la obra social de los jubilados, dijo que “no se tomaron decisiones y en una institución como el PAMI donde todos los días tenes que tomar decisiones” mientras Volnovich, Rodríguez y el síndico estuvieron en el Caribe.

“Por 10 días al menos, no se habrían emitido ningún tipo de disposición. (..) Claramente aquí hay un incumplimiento de estos funcionarios que debe ser revisado por la justicia ya que el poder político no lo ha hecho», finalizó Ocaña.

Mirá también

Mirá también



Source link

Continue Reading

POLITICA

Para Miguel Angel Toma, Mohsen Rezai no fue detenido en Nicaragua por ‘una decisión geopolítica de Cristina Kirchner’

Published

on


Para el ex titular de la SIDE Miguel Angel Toma, el iraní imputado por el atentado a la AMIA, Mohsen Rezai, no pudo ser detenido en Nicaragua por un error del gobierno, sino que «estamos frente a una decisión geopolítica fundamentalmente sostenida por la actual Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

“Es un alineamiento geopolítico que ella ya imponía allá por el 2010 tanto con Irán como con Venezuela, con Cuba y ahora con Nicaragua”, afirmó el ex diputado peronista a Dato sobre Dato de radio Milenium.

A su criterio “hay una decisión política. El embajador (Daniel) Capitanich obviamente es parte de ese diseño”, sino el diplomático debería haberse enterado que tres días antes la vicepresidenta Rosario Murillo anunció por radio y TV la llegada de Rezai, aseguró.

“Acá no hay que pensar que hubo negligencia. Ha habido una decisión de ver si pasaba la presencia de Mohsen Rezai y obviamente no pasó y aquí tenemos las consecuencias», agregó.

Cuando se le preguntó, si otros organismos de inteligencia internacionales deberían haber avisado a la AFI del viaje de Rezai, contestó «cómo va a confiar la CIA, la inteligencia alemana, española o francesa con un país que hoy tiene un gobierno con las características políticas que tiene?”

Recordó que “hace muy poco Cristina Caamaño, frente a un requerimiento judicial, envió la totalidad del libro de movimientos de la AFI sin testear ninguna de las cosas que deben ser testeadas cuando la justicia solicita información”, en alusión al informe con los nombres de dos mil agentes y analistas de la AFI que filtraron a medios K.

Para Toma, Caamaño “puso en superficie los nombres de los agentes, las fuentes, los movimientos, las designaciones, la metodología y el funcionamiento…”

Entonces, “¿Por qué un servicio de inteligencia serio como son los países occidentales van a confiar a pasarle información a un país que no es capaz de controlar su propia información sensible?”

Por ejemplo, subrayó, en ese informe estaba “hubo el nombre de la gente de la AFI que estaba operando en el Líbano, en el espacio donde Irán forma a la guerrilla del Hezbollah a través de Mohsen Rezai en su momento.»

«La estructura de la AFI ha sido absolutamente diezmada. Hoy no tienen ningún valor ni una significación y en realidad lo único que se usa de esa estructura son los fondos reservados para financiar operaciones ilegales y paralelas», aseguró el ex jefe de la SIDE del ex presidente Eduardo Duhalde.

Cuando se le comentó que el Gobierno le pidió a Rusia que detenga a un iraní acusado del atentado a la AMIA, pero se confundió de persona: «Creo que es producto de la incapacidad, la falta de seriedad y de la ausencia del profesionalismo que no es sólo en el área de la inteligencia”.

“Verificamos la misma situación en la Cancillería. Santiago Cafiero conduciendo la Cancillería argentina me parece que es poco serio y poco consistente. De manera que no nos tenemos que sorprender que estas cosas sigan sucediendo.»

Sobre la decisión de la justicia de Chile de darle la libertad condicional a Facundo Jones Huala, Toma dijo que “la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) existe, a pesar de la negativa del kirchnerismo”.

“Facundo Jones Huala la reivindicó, es su jefe y además lo que demuestra en gran medida es la complicidad del gobierno en el desarrollo de este tipo de acciones”, añadió en alusión a la gestión del embajador Rafael Bielsa a favor del dirigente mapuche.

El hecho de que hayan dejado en libertad “a Jones Huales es una situación de amenaza concreta de que se incrementen los hechos de violencia por parte de los pseudos mapuches en el sur”.

A su criterio “queda claro que hay sectores dentro del gobierno que opinan con simpatía o directamente son cómplices de la acción de estos señores. La Presidenta del INAI, Magdalena Odarda, del sector más duro del kichnerismo, fue sorprendida junto con su número dos llevando en camionetas oficiales del INAI elementos de logística para sostener la toma de los mapuches de la RAM en determinadas áreas en Bariloche o en otros lugares de la zona”.

“Acá no hay la confirmación solamente de que la RAM existe, no solamente que son violentas, no solamente que ejecutan acciones terroristas, no solamente que reciben dinero del narcotráfico, sino que además existe por parte del gobierno una actitud de complicidad como esta” destacó.

Toma finalizó advirtiendo que “si no se toma seriamente esta cuestión, hay un riesgo real de ruptura de la paz, de la seguridad y del control territorial de la Argentina en el sur patagónico.»

Mirá también

Mirá también



Source link

Continue Reading

POLITICA

Cancillería dice que no se equivocó cuando pidió a Rusia la captura de un iraní acusado por la AMIA que no estaba allí

Published

on


Horas después de que Clarín publicara que la embajada argentina en Irán incurrió en un nuevo error, al alertar a Buenos Aires de que uno de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA (1994) con pedido de captura internacional había viajado a Moscú esta semana junto al presidente Ibrahim Raisi, a pesar de que esa persona no estaba en Moscú, la Cancillería sacó un comunicado en el que aseguró que no se equivocó.

En su alerta, la embajada se refería a Mohsen Rezai, el vicepresidente de Asuntos Económicos iraníes, el mismo que estuvo en Nicaragua entre el 9 y 13 de enero para participar de la reasunción de Daniel Ortega. El aviso de la embajada argentina en Teherán movilizó un pedido de detención de Mohsen Rezai por parte de Interpol Argentina a Interpol Rusia, que además surgió de la Justicia argentina por el aviso de Cancillería. En la misma se involucró la Unidad Fiscal AMIA. Pero Mohsen Rezai nunca estuvo en Moscú, y quien relató las novedades de esa gira de iraníes por Rusia fue Ebrahim Rezai, miembro del grupo parlamentario de amistad ruso-iraní.

Sin embargo, Cancillería salió a responder. «No está en las funciones de la Cancillería argentina ordenar una detención, eso lo hace la Justicia. El título falaz de la nota desconoce el principio constitucional básico de la división de poderes».

«A la vez, ignora que el servicio exterior no tiene entre sus funciones la de investigar a un acusado. En rigor, la Cancillería actúa como auxiliar de la Justicia, que es quien lleva adelante la investigación y el proceso», señaló el organismo que conduce Santiago Cafiero en un hilo de Twitter.

«La Cancillería, a través de su embajada en Irán, recibió información que daba cuenta de que el ciudadano iraní Mohsén Rezaí podría desplazarse a Rusia en una comitiva», afirman y agrega: «Y, como indica el procedimiento en estos casos, inmediatamente se actuó poniendo en conocimiento a las autoridades judiciales y policiales pertinentes: UFI AMIA e INTERPOL».

A pesar de este comunicado, Clarín confirmó el viernes de muy altas fuentes que el Rezai que busca la Argentina fue confundido con otro funcionario del mismo apellido: puntualmente, con el jefe del grupo parlamentario ruso iraní, Ebrahim Rezai, quien fue uno de los voceros de la visita oficial que Raisi le hizo a Vladimir Putin esta semana.

Pese a estos datos, Cancillería insiste: «Por otra parte, la nota asevera -sin base fáctica alguna- que se habría confundido la identidad de la persona buscada por Interpol. Dicha especulación es falsa y sólo busca desmerecer la función de los agentes involucrados en realizar la alerta correspondiente».

Y concluyen: «Rechazamos el injusto ataque formulado en la nota al correcto proceder del personal del Servicio Exterior de la Nación y alentamos al cuerpo diplomático a seguir trabajando en coordinación con la Justicia, sin dejarse desalentar por operaciones mediáticas maliciosas y sesgadas».

El Rezai equivocado

Según las fuentes consultadas por Clarín, en las fotos del viaje no se ve tampoco a Ebrahim Rezai en Rusia, sino que se lo encuentra reportando los hechos desde Teherán.

El pedido de la UFI AMIA firmado el miércoles último por la fiscal Mariela Labozzetta, que suplanta al titular Sebastián Basso dice así: «Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en mi carácter de Fiscal interinamente a cargo de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado a la sede de la AMIA, en la causa nro. 8566 cuya investigación se encuentra delegada en esta Unidad»

Mohsen Rezai y Daniel Ortega compartieron el acto de asunción.

Mohsen Rezai y Daniel Ortega compartieron el acto de asunción.

Y agrega: «A fin de hacerle saber que se ha tomado conocimiento que MOHSEN REZAI, quien registra captura nacional e internacional en la causa en la que me dirijo (dispuesta por el Sr. Juez Canicoba Corral el 9 de noviembre de 2006), se encuentra en el día de la fecha y hasta el día de mañana en la ciudad de Moscú, Federación de Rusa».

Pero Interpol Rusia contestó a la Argentina a su pedido de detención de Mohsen Rezai: «Amablemente se informa que la persona mencionada es desconocida para nuestros registros policiales centralizados. En caso que recibamos información adicional, serán puestos en conocimiento».

Esa nota fue entregada a Eduardo Zuaín, embajador en Moscú y quien este viernes ratificó a la agencia Télam que Alberto Fernández estará en Rusia el 3 de febrero.

El escándalo se profundizó porque se supo que el gobierno de Nicaragua informó en forma oficial y pública tres días antes de la asunción de Daniel Ortega de la visita del funcionario de Irán Mohsen Rezai, uno de los acusados de ser los autores intelectuales del atentado a la AMIA, pero el gobierno argentino insiste en que no se enteró.





Source link

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 - NDM Noticias del Momento