Connect with us

POLITICA

Otro escándalo para el Papa: una exfuncionaria del Vaticano denuncia una “diplomacia paralela a espaldas de Francisco”

La relacionaista pública Francesca Chaouqui, condenada en julio de 2016 por la filtración de documentos reservados de la Santa Sede denominada Vatileaks II, reapareció hoy para declarar en un megajuicio por corrupción

Published

on

ROMA.- Como si no alcanzara con el revuelo suscitado por el libro de memorias, lleno de rencor, del secretario privado de Benedicto y por los textos con ataques al Papa dejados por el influyente cardenal australiano George Pell –quien murió sorpresivamente el martes pasado-, reapareció hoy Francesca Immacolata Chaouqui, la relacionista pública condenada en julio de 2016 por un tribunal del Vaticano a diez meses de prisión por filtración de documentos reservados.

Apodada por sus detractores como la “papessa” (la papisa) o la “mata-hari” del Vaticano, Chaouqui, lobista de 40 años, fue citada a declarar en el maxi-juicio por corrupción y malversación de fondos que está teniendo lugar en el Vaticano, que puso en el banquillo, entre otros, al cardenal italiano, Angelo Becciu. Chaouqui siempre consideró a Becciu uno de sus máximos enemigos.

Calabresa de padre marroquí, Chaouqui saltó a la fama internacional en julio de 2013, cuando fue designada por el Papa como única mujer y persona de nacionalidad italiana en la comisión de ocho técnicos que debía revisar la organización económico-administrativa de la Santa Sede (llamada Cosea, por sus siglas). Fue el monseñor español Lucio Ángel Vallejo Balda, del Opus Dei, quien se la presentó a Francisco. Ella y Balda terminaron siendo protagonistas del denominado Vatileaks II, el escándalo por filtración de documentos reservados que estalló durante el pontificado del papa argentino.

Lucio Angel Vallejo Balda y Francesca Chaouqui.

Lucio Angel Vallejo Balda y Francesca Chaouqui.

Chaouqui siempre se proclamó inocente y clamó ser víctima de una “operación” de un sector de la curia romana que nunca digirió su designación para investigar. Casada desde los 21 años, nunca pasó un día en la cárcel cuando fue arrestada, en noviembre de 2015, porque estaba embarazada de Pietro –hoy de 6 años- y tampoco después de la condena, porque su pena fue suspendida por cinco años.

Chaouqui fue convocada a testimoniar después de que, en un golpe de escena, en una audiencia del proceso, hace unas semanas, salió a la luz de que ella habría ayudado a monseñor Alberto Perlasca, exmano derecha de Becciu, a pasar a ser el principal acusador de la causa. Junto a una amiga de este arzobispo, Genoveffa Ciferri, que la hizo pasar como un “viejo magistrado”, las dos contribuyeron a redactar un “informe” con el que Perlasca, una suerte de arrepentido, delató al Becciu.

Antes de ingresar hoy al Vaticano para su cita con la justicia, Chaouqui, quien convocó a la prensa, en un virtual show, disparó munición gruesa y adelantó que iba finalmente a decir su verdad, al destacar que llevaba consigo una caja con más de 3000 páginas de documentos.

“Voy a contar cómo el cardenal me alejó del Santo Padre y después cómo el Santo Padre volvió a llamarme a su lado y cómo luché junto a él para que la transparencia que había comenzado con la Cosea siguiera”, dijo. “Voy a demostrar cómo hubo un verdadero intento de poner en jaque la diplomacia pontificia sustituyéndola con una diplomacia paralela que se desarrollaba a través de empresas de inteligencia pagadas por un poder oculto, que se movía a espaldas del Papa y que lo utilizaba”, disparó.

Francesca Chaouqui muestra documentos que llevó a la indagatoria

Francesca Chaouqui muestra documentos que llevó a la indagatoria (Andrew Medichini/)

Chaouqui, que aseguró que iba a pedir una revisión del llamado proceso Vatileaks II, negó haber fingido ser un “anciano magistrado”, sino que explicó que fue Ciferri, la amiga de Perlasca, quien inventó eso. “A mí lo que me interesaba era solamente que el papa Francisco supiera la verdad y que supiera que el principal colaborador del cardenal lo había usado, maniobrado, engañado”, explicó.

Alegó, además, que no estaba buscando una “rehabilitación” porque “desde el momento en que el papa Francisco volvió a llamarme en 2018, supo cómo fueron las cosas y ya he ganado”. “No soy el cardenal Becciu”, destacó, al explicar que, como se sabe, si bien mantuvo el título, este prelado perdió todos sus derechos cardenalicios -entre los cuales, participar de un cónclave-, que busca recuperar.

“No es por venganza, no es por rescate. Es por amor al papa Francisco, a la Iglesia y a la verdad. Hasta dentro de poco, Don Angelino”, tuiteó Chaouqui a la mañana de lo que ella consideró su gran día, un día que esperaba desde hace diez años.

Ante los periodistas, la relacionista pública, que subrayó que iba a ir con la cabeza en alto y en nombre de todas las mujeres que combaten por algo, dijo algo parecido: “No existe nada de lo que yo haga, haya hecho o haré de lo que el papa Francisco no esté informado. Lo siento por esa narrativa que dice que yo ya no entro al Vaticano, que soy una paria: esta narrativa termina hoy”.

POLITICA

Tras la cumbre de la CELAC, Santiago Cafiero y el canciller chino reafirmaron la alianza bilateral

Published

on



Mantuvo una conversación telefónica con el nuevo ministro Qin Gang tras el encuentro regional de la semana pasada.

Una semana después de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el canciller Santiago Cafiero mantuvo una conversación telefónica con el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Qin Gang, en la que reafirmaron la alianza entre ambos países.

La conversación telefónica tuvo lugar este lunes y según informó la cancillería argentina, ambos analizaron los recientes anuncios sobre la ampliación del SWAP de monedas entre Bancos Centrales, mejorando sus términos y condiciones.

Cafiero es el primer canciller latinoamericano que mantiene un diálogo de trabajo con su nuevo homólogo chino. Qin asumió su cargo el pasado 31 de diciembre. Y ahora busca ratificar el nivel de la relación estratégica entre ambos países. Un vínculo que siempre causa recelos en Washington.

Este lunes a la tarde, Cafiero viajará a Bruselas donde mantendrá encuentros de trabajo, uno de ellos con el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrel, y otro con el Vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis.

Según la comunicación oficial, Cafiero puso énfasis en la importancia de impulsar un comercio bilateral más equilibrado y diversificado, y remarcó también la necesidad de agilizar los procesos de apertura de mercado para productos argentinos, en un marco de coincidencias en que ambos países buscan fomentar el uso de las monedas nacionales en las inversiones y en el comercio bilateral.

El titular del Palacio San Martín le dijo a Qin que Argentina considera de «gran importancia avanzar con proyectos de financiación para obras de infraestructura, que permitan una mayor integración territorial tanto a nivel de economías regionales como así también con el resto de los mercados del mundo, especialmente Asia».

El canciller argentino destacó la participación del Presidente Xi Jinping en la reciente VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC y también agradeció el apoyo de China, en su rol de Presidencia Pro Tempore durante 2022, para el ingreso de Argentina a los BRICS.

China tiene un acuerdo de cooperación especial firmado con toda la CELAC, foro regional que no incluye ni a Estados Unidos ni a Canadá. Alberto Fernández había invitado a los presidentes Xi Jinping y Joe Biden, pero ambos enviaron representantes.

Finalmente, Cafiero expresó su reconocimiento al apoyo que China brinda a la posición argentina, respecto de la búsqueda de una solución negociada y pacífica para la controversia de soberanía en la cuestión Malvinas.



Source link

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2023 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad