• Mié. Ene 27th, 2021

«¿Qué hacemos con los discursos de odio?»: el debate con críticas a los medios entre funcionarios e intelectuales albertistas

Nov 22, 2020 , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No tan atrás quedó la polémica por la creación del «Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica», también conocido como Nodio, que un grupo de funcionarios e intelectuales cercanos al gobierno de Alberto Fernández organizó este sábado un seminario virtual para debatir el abordaje de «los discursos de odio» en los medios y las redes sociales. 

El objetivo del encuentro, realizado por el colectivo «albertista» Agenda Argentina, era discutir propuestas para desarticular los mensajes de odio y los «ataques a las minorías» en las redes sociales y los medios de comunicación.

En él participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; los asesores del Presidente, Alejandro Grimson y Dora Barrancos; la titular del Inadi, Victoria Donda; la defensora del Público, Miriam Lewin (impulsora del Nodio); la directora de Asuntos Jurídicos en el Senado y abogada de la vicepresidenta Cristina Kirchner, Graciana Peñafort; y la legisladora porteña Ofelia Fernández (Frente de Todos).

También disertaron la titular de Radio y Televisión Argentina (RTA), Rosario Lufrano; la periodista Julia Mengolini; el escritor Darío Sztajnszrajber, el productor y guionista Pedro Saborido, y el sociólogo Daniel Feierstein, entre otros.

La voz más fuerte del encuentro fue la de Cafiero, hombre de máxima confianza del Presidente, quien aseguró que «el discurso de odio busca anular o erosionar el debate de ideas en democracia» y apuntó contra los dirigentes políticos o comunicadores que agitan esos mensajes, asegurando que «hay una gran irresponsabilidad de muchos y muchas» de ellos. 

El funcionario dijo también que esos mensajes suelen ser «violentos» hacia las mayorías, con principal foco en «el peronismo y el movimiento feminista», y advirtió que la situación puede «agravarse» cuando los «odiadores» salen a las calles.

Ante eso, Cafiero llamó a «combatir el odio con democracia, debate de ideas y propuestas». Y les pidió a los militantes del oficialismo salir a debatir con los jóvenes, ya que «tienen cierta permeabilidad y pueden ser un campo muy fértil para el discurso de odio».

«Es un discurso simple y tiene un mecanismo peligroso. No nos tenemos que prender en todo, pero creo que tenemos que dar el debate en todo. Ese discurso de odio busca ser efectista pero cuando uno logra explicar con ideas ese discurso se desarticula», concluyó.

La ministra Frederic, por su parte, pidió «repensar» los últimos 35 años de democracia en el país para «entender el fenómeno de los discursos con este componente emocional del odio» y volvió a responsabilizar a los medios de prensa y a la oposición tal como lo había hecho en su última visita a Formosa en medio de la polémica por la prohibición de ingreso a esa provincia a varios formoseños.

«Es muy importante la responsabilidad sobre lo que uno dice. Nos cabe a los funcionarios, les cabe a los periodistas, legisladores o referentes políticos. Hay que insistir con esto para que no se reproduzca la virulencia del discurso, que esa narrativa sea más tolerante y plural, y habilite el intercambio de ideas», remarcó.

También señaló que «tiene que existir una narrativa inclusiva y de intercambio de ideas» y que «la apuesta sobre el odio despolitiza» y que centrarse en él «despolitiza el fenómeno».

Quien también atacó a los medios fue Peñafort, funcionaria en el Senado y abogada de Cristina Kirchner. «Es cierto que esto circula más explícitamente en las redes, pero los medios de comunicación, como los grandes constructores de sentido de las sociedades modernas, son responsables de la legitimación de estos discursos. Y nunca hay que olvidarse que detrás estos discursos hay una agresión posible hacia a un colectivo que está siendo estigmatizado y cuyas garantías están siendo discriminadas», recalcó.

A su vez, alertó sobre el «peligro» de no saber identificar «cuando los mensajes políticos están legitimando una determinada forma de violencia» y aseguró que «el mayor problema de la política es cuando no se da cuenta cuánto de violencia y de odio legitiman con sus discursos«.

Más dardos en el asunto tiró la joven legisladora Ofelia Fernández, cercana a Juan Grabois, quien afirmó que «el tema de los discursos de odio debe preocupar a toda a la militancia política».

«Cuando me obliguen a estar discutiendo otra cosa que no sea ideas o argumentos, no estoy, no me sumo. No sé cómo terminar con los discursos de odio, sólo sé que en un escenario tan hostil debemos aferranos a nuestras agendas», añadió la funcionaria porteña.

Optimized with PageSpeed Ninja