• Sáb. Jun 12th, 2021

El anuncio de la aprobación en Rusia para usar la mitad de la vacuna Sputnik V para combatir el coronavirus, bajo el rótulo de “Sputnik Light” (una vacuna de un solo componente y una sola dosis, que es idéntica a la primera mitad de la vacuna “tradicional”), llegó el miércoles a últimas de la noche, aunque se autorizó su difusión en Argentina recién este jueves. El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) asegura que esta versión protege en un 79,4% después de 28 días desde la administración.

El tema sin dudas generará una importante polémica en Argentina, considerando la numerosa población de adultos mayores que recibieron el primer componente de la vacuna Sputnik V, con la promesa del Gobierno de recibir la segunda dosis tres meses después, algo que ahora parece estar en jaque. No obstante, este jueves, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, aseguró en conferencia de prensa que están trabajando para que lleguen las segundas dosis.

Pero no parece descabellado pensar que de acá en más podría cambiar la estrategia de inmunización con esta vacuna. Porque, mientras la versión tradicional de Sputnik está compuesta por dos dosis con dos componentes diferentes de adenovirus (Ad26, primero, y Ad5, en la segunda dosis), la versión acotada de la vacuna solo contiene el primer componente, es decir, adenovirus humano recombinante serotipo 26, con lo que es fácil especular con que, considerando las dificultades de producción a nivel internacional, no parece descabellado especular con que no llegarán las dosis del componente dos prometidas al país.

Según los desarrolladores (el Ministerio de Salud de la Federación Rusa, el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y del Fondo de Inversión Directa de Rusia, o RDIF), se realizó un análisis de la población rusa que solo había accedido a recibir la primera dosis de la vacuna completa.

“Los estudios de fase I/II de la seguridad e inmunogenicidad de la vacuna monodosis comenzaron en enero de 2021, y los resultados provisionales fueron obtenidos el 10 de marzo”, precisaron.

En ese lapso, se observó una efectividad del 79,4%, según el análisis de datos del día 28, luego de la inmunización. Según remarcaron, la vacuna “es eficaz contra todas las nuevas cepas de coronavirus, según los resultados de los estudios de laboratorio del Centro NITsEM N. F. Gamaleya”.

También aseguran que la inmunización con la versión “Light” permite desarrollar anticuerpos IgG específicos de antígeno en el 96,9% de las personas vacunadas, tras cuatro semanas desde la administración. Y que, también desde ese momento, se producen anticuerpos neutralizantes en el 91,67% de las personas que recibieron esa unidosis.

La tasa de morbilidad entre los ciudadanos vacunados, a partir del día 28 desde la fecha de vacunación, “fue tan solo del 0,277%. Al mismo tiempo, la incidencia entre la población adulta no vacunada, medida durante un período de tiempo comparable, fue del 1,349%”, explica el comunicado, aunque no aclara nada en relación a los tiempos de persistencia de los anticuerpos en el organismo.

En cuanto al cálculo de la efectividad de la versión light, explicaron que se calculó de acuerdo con la siguiente fórmula: la incidencia del Covid entre la población no vacunada (1,349%) menos la incidencia entre la población vacunada con una dosis (0,277%), todo dividido, luego, por la incidencia entre la población no vacunada (otra vez, 1,349%). El resultado es 79,4%.

Además, aseguraron, “la respuesta inmunitaria celular a la proteína S del SARS-CoV-2 se induce ya el décimo día en el 100% de las personas vacunadas”, tema que podría despertar polémica entre los expertos, al menos hasta que no se publique información específica sobre estos puntos en los canales usuales que maneja el ámbito científico.

Costo y seguridad

“No se registraron efectos adversos graves después de la inmunización con “Sputnik Light”, aseguraron en el comunicado del RDIF, y remarcaron el beneficio económico que representa esta vacuna de un solo componente y una sola dosis.

“Hasta el 5 de mayo de 2021, más de 20 millones de personas en todo el mundo han recibido la primera dosis de la vacuna Sputnik V. Sputnik Light no requiere condiciones especiales de almacenamiento y logística y tiene un precio asequible de menos de 10 dólares. El esquema de administración con una única dosis permite en poco tiempo inmunizar a un gran número de personas y reducir los picos epidemiológicos”, señalaron.

Noticia en desarrollo