Connect with us

SOCIEDAD

El sugestivo thriller del español Manuel Ríos San Martín: “El olor del miedo”

Animales asesinados, elefantes que se reúnen a oler un cuerpo inerte, y la carrera por determinar qué vale más, si la vida humana o animal.

Published

on

El olor del miedo.
El escritor español Manuel Ríos San Martín regresa con un thriller inquietante en las páginas de «El olor del miedo».

Primeras páginas de las 552 en camino. Elena es una veterinaria que trabaja en un zoológico de Valencia, y ahí los vemos a los elefantes, los chimpancés, los leones… Ella los cuida, los protege. Avanzamos… Hay alguien que dispara desde lejos, un criminal oculto que pretende aniquilar a los animales. Se pone en marcha una investigación, a cargo está un veterano de la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta) y una joven inspectora. El escenario parece un laberinto sin salida.

El recorrido sigue, y la historia se hace cada vez más trepidante. La policía no le da mucha importancia al asunto. Según el código penal, matar a un animal no se considera asesinato. ¿Es más valiosa la vida de un ser humano? Elena y Cristina, su pareja, junto a Sidy, su compañero en el zoológico, intentarán resolver el caso por su cuenta y así desenmascarar al culpable, pero hay algo en lo que no han pensado: ¿Y si ellos son los siguientes?

Publicada por la filial española del grupo Planeta, El olor del miedo es la última novela del escritor español Manuel Ríos San Martín, un thriller impactante y frenético que nos adentra en un misterio que parece sentenciado a nunca resolverse. Todo comienza con el asesinato en vivo de una elefanta albina llamada Blanca en el zoológico del Bioparque de Valencia, en España. Las redes sociales se inundan con teorías sobre el posible responsable y el revuelo se hace inmediato.

El olor del miedo, de Manuel Ríos San Martín 1920
Portada del nuevo thriller de Manuel Ríos San Martín. (Planeta de Libros).

[”El olor del miedo” puede adquirirse, como libro electrónico, en Bajalibros, clickeando acá.]

Con buen tino, Ríos San Martín reflexiona sobre la manera en que los seres humanos se asemejan y se distancian de los animales en su comportamiento y acciones, y explora la cuestión de si la vida, ya sea animal o humana, se reduce esencialmente a la supervivencia y la transmisión de genes. Aunque los humanos han evolucionado y tienen la capacidad de tomar decisiones, el autor destaca que todas las especies animales existen para transmitir sus genes como un propósito fundamental de la vida.

Los elefantes tienen nombres que los humanizan de alguna manera: Daisy, Greta, Panzi, y Tantor. Todos ellos perciben el miedo cuando Blanca cae abatida. Se comunican sin hacer ruido, utilizando las vibraciones a través del suelo. De repente, todos se encuentran oliendo el cuerpo de Blanca, intentando entender, a su manera, qué es lo que ha sucedido. Si bien algunos animales pueden experimentar el miedo, el miedo a la muerte es exclusivamente humano.

La novela también aborda el papel de las redes sociales en la sociedad actual, donde el anonimato y la presión social pueden tener un impacto significativo en el comportamiento humano y en cómo se difunden las noticias y opiniones.

Manuel Ríos San Martín, que ha trabajado tanto como guionista y director en series de televisión, ofrece aquí una mezcla única de suspenso policial, reflexiones profundas, y una mirada crítica a la sociedad moderna y su influencia en nuestras decisiones y comportamientos.

La novela está narrada en tercera persona y se divide en cinco partes. A medida que la trama avanza, el autor demuestra su profunda investigación sobre las emociones primarias y comportamientos animales, estableciendo un paralelismo interesante con la experiencia humana. Sin embargo, a pesar de esta comparación, queda claro que los animales son fascinantes por su singularidad y no por su similitud con nosotros. En última instancia, los animales son valiosos por sí mismos, no como simples reflejos de la humanidad.

Sobre el autor: Manuel Ríos San Martín

♦ Es licenciado en Ciencias de la Información y ha trabajado como productor ejecutivo, director o guionista en distintas series de televisión, como Colegio mayor, Médico de familia, Compañeros, Raphael o Sin identidad.

♦ Actualmente, es director argumental de Operación Barrio Inglés (TVE).

♦ Ha dirigido un largometraje, No te fallaré, y ha colaborado en la escritura de los guiones de Amigos… y Maradona, la mano de Dios. Ha coordinado y coescrito el libro El guion para series de televisión, publicado por el Instituto de RTVE.

♦ Es autor de las novelas Círculos, La huella del mal y Donde haya tinieblas; las dos últimas se están adaptando a la televisión.

Advertisement

SOCIEDAD

7 hábitos clave para cuidar los dientes

Published

on


El secreto para tener dientes y encías sanos no es tan secreto: cepillarse los dientes dos veces por día, usar hilo dental una vez por día e ir al dentista con regularidad para hacerse limpiezas.

«No es atractivo ni sorprendente, pero es lo que funciona si se quiere evitar las caries y las enfermedades de las encías», dijo Matthew Messina, director clínico y profesor adjunto de la Facultad de Odontología de la Universidad del Estado de Ohio.

Pero los dentistas dicen que hay más cosas que podríamos hacer en beneficio de la salud bucal. Éstos son algunos de los buenos y malos hábitos que sugieren adoptar… o abandonar.

1. Malo: usar un cepillo o pasta de dientes que contenga carbón

Los cepillos y dentífricos con carbón pueden ser eficaces para blanquear los dientes, pero sus beneficios tienen un costo.

«El carbón es sumamente abrasivo«, dijo Messina. «Blanquea los dientes lijando la capa externa del esmalte dental».

El esmalte es el tejido duro y cristalino que cubre y protege los dientes. Aunque eliminar un poco de esmalte puede tener un efecto blanqueador temporal, con el tiempo, el esmalte perdido debilitará los dientes y puede provocar manchas, grietas, caries y otros problemas.

«El cuerpo no fabrica más esmalte dental, así que todo lo que lo desgaste es una mala idea«, advirtió.

2. Bueno: cepillarse suavemente con un cepillo blando

Utilizar un cepillo de cerdas duras y cepillarse con fuerza también puede desgastar el esmalte y provocar recesión de las encías y lesiones dentales.

«La gente en general tiende a cepillarse demasiado fuerte, y eso puede dañar los dientes y las encías», explicó Natalie Peterson, profesora clínica asociada de la Facultad de Odontología de la Universidad de Minnesota. «Si las cerdas del cepillo se abren o separan durante el cepillado, es que se está presionando demasiado fuerte», advirtió.

Los mejores cepillos de dientes son los blandos. Foto iStock

Es mejor cepillarse suavemente con un cepillo de cerdas blandas e intentar sostenerlo como si fuera un bolígrafo, «ya que es más difícil ejercer demasiada presión sujetándolo así», explicó.

Si le resulta difícil acordarse de cepillarse suavemente, Peterson sugiere cambiar a un cepillo eléctrico: «Muchos de ellos avisan si se está ejerciendo demasiada presión».

3. Malo: beber bebidas deportivas, gaseosas y café saborizado

Todos hemos oído decir que el azúcar «pudre los dientes». Más concretamente, los investigadores han descubierto que los alimentos y bebidas azucarados favorecen el tipo de bacterias bucales que causan caries y enfermedades de las encías.

Los alimentos y bebidas ácidos también son perjudiciales. «El ácido deteriora el esmalte dental, por lo que, con el tiempo, puede causar mucha destrucción», señaló Frank Scannapieco, profesor de Biología Oral de la Facultad de Odontología de la Universidad de Buffalo.

Las bebidas deportivas, las energéticas y las gaseosas suelen tener alto contenido de ácido y azúcar, lo que supone un doble perjuicio para los dientes. «Incluso las gaseosas sin azúcar tienen altos niveles de ácido — explicó Scannapieco–. Si se toma una de esas bebidas por día, no va a ser un gran problema, pero beberlas durante todo el día aumentará mucho el riesgo de erosión dental».

Las bebidas de café saborizado son otra fuente sigilosa pero significativa de ácidos (del café) y azúcar (de los agregados dulces).

«A menudo tenemos pacientes que no saben de dónde vienen sus caries, y con frecuencia resulta ser que provienen de los cafés saborizados», dijo Peterson. «Esos caramel macchiatos o lo que sea a veces contienen incluso más azúcar que las gaseosas», alertó.

4. Bueno: enjuagarse con agua

Enjuagarse la boca con agua inmediatamente después de comer o beber puede ayudar a neutralizar la acidez, eliminar el azúcar residual y limpiar los tipos de bacterias que causan caries y mal aliento.

«Especialmente si se ha comido o bebido algo dulce o ácido, enjuagarse con agua después es beneficioso», dijo Messina. «Algo tan simple puede ayudar a neutralizar cualquier daño«.

5. Bueno: posponer el cepillado después de comer

Cepillar el esmalte que ha sido temporalmente ablandado por ácidos y azúcares puede desgastarlo, explicó Messina.

«Si puede esperar 30 minutos después de comer o beber antes de cepillarse, es mejor para los dientes», señaló.

Durante ese periodo, el esmalte dental se «remineralizará» a medida que el ácido pierda su efecto, explicó. «Pero las bacterias permanecen a menos que las eliminemos con el cepillado y el hilo dental».

6. Malo: usar palillos de dientes

«Hurgarse los dientes habitualmente – ya sea con la uña o con escarbadientes de madera – puede provocar lesiones en las encías entre los dientes, abscesos gingivales, dientes sensibles o abrasión de los dientes», dijo Scannapieco.

Si siente la necesidad de hurgar, conviene limpiar el espacio entre los dientes con cepillos interdentales. Son seguros y eficaces, quizá incluso más que el hilo dental, dijo. Algunas de sus investigaciones también han descubierto que estos cepillos causan menos irritación de las encías que el hilo dental.

7. Malo: usar los dientes como herramientas

«Veo a gente que ha utilizado los dientes para cortar el hilo de plástico de las etiquetas de precio de la ropa o para abrir envases», explicó Messina.

El esmalte dental es muy fuerte cuando se comprime, como al morder o masticar, pero no lo es tanto cuando se dobla o flexiona.

«Tirar de una lengüeta de plástico dobla el diente, y el esmalte puede romperse o astillarse», advirtió. «Veo ese daño en los dientes de adelante todo el tiempo».

The New York Times. Especial para Clarín

Traducción: Elisa Carnelli

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad