Connect with us

SOCIEDAD

Felipe VI pide respetar la Constitución: “sin ella no hay democracia ni convivencia, solo imposición”

Casi todo el discurso navideño del monarca se ha centrado en la defensa de la Carta Marga y la unidad de España respetando el “pluralismo político”y el derecho de todos “a ser respetados en su propia personalidad y cultura”

Published

on

Felipe VI
Felipe VI, durante el discurso (Ballesteros/)

Felipe VI ha hecho esta noche una firme y contundente defensa de la Constitución en su tradicional discurso de Nochebuena, el décimo desde que llegó al trono. En un clima de crispación y polarización política sin precedentes, no se esperaba otra cosa del Jefe del Estado. “Este año, nuestra Constitución ha cumplido 45 años. Y es, sin duda, el mejor ejemplo de la unión y convivencia entre españoles”, señaló el monarca al inicio de sus palabras

“No podemos olvidar que uno de nuestros grandes activos en democracia es, precisamente, esa convivencia basada en sentimientos compartidos y en la búsqueda común del bienestar y la prosperidad de todos (…) Naturalmente, en España todo ciudadano tiene derecho a pensar, a expresarse y defender sus ideas con libertad y respeto a los demás. Pero la democracia también requiere unos consensos básicos y amplios sobre los principios que hemos compartido y que nos unen desde hace varias generaciones”, enfatizó el rey para defender el principio de que toda diferencia política debe solucionarse dentro del marco constitucional.

Te puede interesar: Intrahistoria del discurso del rey: quién escribió, cuándo se grabó y el papel de Letizia en el mensaje de Nochebuena de Felipe VI

Estaba claro que la ley de amnistía, que obviamente no mencionó explícitamente, y el complicado panorama político que se vive en el Congreso, agravado por la difícil aritmética parlamentaria, iba a ser el eje principal del discurso de Felipe VI. “Y esa unión, que tiene profundas raíces históricas y culturales, debe descansar sobre todo en los valores que rigen toda convivencia democrática: la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político. Esos son los valores que nos cohesionan, que le dan fortaleza y permanencia a un sistema democrático como el nuestro”. El rey ha definido a la Carta Magna como “el mayor éxito político” de nuestra reciente historia “que supuso la culminación de un proceso que mereció una admiración y un reconocimiento internacional extraordinarios”.

Te puede interesar: El discurso del rey íntegro

El monarca ha recalcado que la Carta Magna “consiguió construir y consolidar una democracia plena, abierta e integradora, un Estado social y democrático de derecho, que ha asegurado nuestra convivencia y que nos ha permitido superar diversas y graves crisis en los últimos años. Esa es la evidente realidad de nuestra historia reciente constitucional”. También ha asegurado que es la única herramienta que tenemos para “superar la división” y “evitar que nunca el germen de la discordia se instale entre nosotros. Es un deber moral que tenemos todos. Porque no nos lo podemos permitir”

Felipe VI
MADRID, 24/12/2023.- El rey Felipe VI en su tradicional mensaje de Navidad, el décimo de su reinado, en el que ha apelado al cumplimiento de la Constitución como garantía de unión y de progreso, al advertir de que si no se respeta, “no hay democracia ni convivencia posibles”, tampoco ley, ni paz, ni libertad, sino “imposición y arbitrariedad”. EFE/ Ballesteros POOL (Ballesteros/)

Pero para Felipe VI la Constitución no es solo un “valor democrático de presente y de futuro”, sino también “una garantía imprescindible para que la vida de los españoles pueda seguir discurriendo con confianza y estabilidad”. Una estabilidad “que nos permite asegurar nuestro modelo de vida, nuestra forma de vivir y de entender la vida. Expresarse libremente, recibir una educación, tener un empleo, o protegerse de la enfermedad”. También “acceder a una vivienda, formar una familia, contar con ayuda social o disponer de un retiro digno… Todos esos hechos diarios y muchos más, son los que la Constitución ampara, garantiza y protege.

“Pero es evidente que para que la Constitución desarrolle plenamente su cometido no solo se requiere que la respetemos, sino también que conservemos su identidad, lo que la define, lo que significa; su razón de ser como pacto colectivo de todos y entre todos para un propósito compartido”, prosiguió el monarca. “Por tanto, fuera del respeto a la Constitución no hay democracia ni convivencia posibles; no hay libertades sino imposición; no hay ley, sino arbitrariedad. Fuera de la Constitución no hay una España en paz y libertad”. Fueron estas las palabras más atrevidas de Felipe VI.

Te puede interesar: El desafío de Felipe VI tras firmar en 2022 su discurso de Navidad menos visto en seis años: las audiencias de su reinado

La segunda parte de su discurso se centró en defender la unidad de España, con sus particularidades. “Aprobamos una visión compartida de España que reconoce el derecho de todos a sentirse y a ser respetados en su propia personalidad y en su cultura; con sus lenguas, tradiciones e instituciones. Y hoy, España es una sociedad fuerte, que ha demostrado muchas veces los valores que forjan nuestro sentido como comunidad política: Hemos tenido un comportamiento cívico ejemplar en la superación de la COVID; y hemos demostrado coraje, dignidad y principios frente al terrorismo”. Y todo ello, advirtió el Jefe del Estado, “lo hemos hecho juntos y de acuerdo con el marco constitucional”.

Más “responsabilidad” empezando por él mismo

La defensa de ese marco constitucional centró todo su discurso. De la relación, también compleja, que Felipe VI mantiene con su padre, Juan Carlos I, que cada vez está normalizando con mayor frecuencia sus viajes de regreso a España, no ha hecho ninguna mención. El rey, no obstante, ha pedido “responsabilidad” a todas las instituciones del Estado. Procurando “siempre los intereses generales de todos los españoles con lealtad a la Constitución. Cada institución, comenzando por el rey, debe situarse en el lugar que constitucionalmente le corresponde, ejercer las funciones que le estén atribuidas y cumplir con las obligaciones y deberes que la Constitución le señala. Debemos respetar también a las demás instituciones en el ejercicio de sus propias competencias y contribuir mutuamente a su fortalecimiento y a su prestigio. Y finalmente debemos velar siempre por el buen nombre, la dignidad y el respeto a nuestro país”.

Para terminar, ha apelado a todos los estamentos políticos y sociales a “tomar mayor conciencia del gran país que tenemos, para así sentirlo más y cuidarlo entre todos. Así podremos cumplir mejor con la obligación de la que hablé hace unas semanas en las Cortes: la de garantizar a las jóvenes generaciones el legado de una España unida, cohesionada, con voluntad de entendimiento, y sólida en sus convicciones democráticas, cívicas y morales; el legado de una España respetada, de una nación querida, en la que puedan continuar desarrollando sus vidas de manera libre, de manera segura en un entorno de estabilidad y confianza”.

Advertisement

SOCIEDAD

Avance hacia la droga contra el envejecimiento: lograron que ratones vivan un 25% más

Published

on



Encontrar un medicamento que pueda retrasar el envejecimiento es un santo grial para la ciencia. Ahora, un equipo de investigadores logró dar un avance importante en ese camino: consiguieron que ratones viejos mejoraran su salud y su esperanza de vida casi en un 25% en promedio.

La investigación la lideró la Facultad de Medicina de Duke, en Singapur, y se acaba de publicar en la revista Nature. La clave fue que lograron inhibirles a los ratones la proteína inflamatoria interleuquina 11 (IL11) con un anticuerpo. Y vieron que les mejoró el metabolismo y la función muscular, al tiempo que se redujeron los signos de envejecimiento y fragilidad. Los autores consideraron que el estudio es el primero en demostrar que la IL11 es el principal factor de envejecimiento.

Sin embargo, aún no se saben los efectos en humanos, en los que se realizan ensayos clínicos en fase inicial en pacientes con enfermedad pulmonar fibrótica.

Los ratones de 75 semanas de edad (equivalente a unos 55 años en humanos) tratados hasta su muerte con una inyección de un anticuerpo anti-IL-11, vieron prolongada su esperanza media de vida en un 22,4%: vivieron una media de 155 semanas, frente a las 120 semanas de los ratones no tratados.

Además, el tratamiento redujo, en gran medida, las muertes por cáncer, así como las numerosas enfermedades causadas por la fibrosis, la inflamación crónica y el metabolismo deficiente, características del envejecimiento, con pocos efectos secundarios.

“Los ratones tratados tenían menos cánceres y carecían de los signos habituales de envejecimiento y fragilidad, pero también observaron una reducción del desgaste muscular y una mejora de la fuerza muscular. En otras palabras, los ratones viejos que recibieron anti-IL11 estaban más sanos”, dijo uno de los autores, Stuart Cook.

El equipo también creó roedores a los que se suprimió el gen productor de IL 11, lo que les protegió contra el deterioro metabólico, múltiples enfermedades y la fragilidad en la vejez, a la vez que prolongó la vida de ambos sexos en un promedio de 24,9%.

Los científicos advierten de que los resultados de este estudio se obtuvieron en ratones y que la seguridad y eficacia de estos tratamientos en humanos debe establecerse en ensayos clínicos antes de considerar el uso de fármacos anti-IL-11 con este fin.

Sin embargo, Cook indicó que “plantean la tentadora posibilidad de que los fármacos puedan tener un efecto similar en seres humanos de edad avanzada”.

El estudio, contó su coautora Anissa Widjaja, del Programa de Trastornos Cardiovasculares y Metabólicos de Duke-NUS surgió casi por casualidad: “Este proyecto comenzó en 2017 cuando un colaborador nuestro nos envió algunas muestras de tejido para otro proyecto. Por curiosidad, realicé algunos experimentos para verificar los niveles de IL11. A partir de las lecturas, pudimos ver claramente que los niveles de IL11 aumentaban con la edad y fue entonces cuando realmente nos emocionamos”.

Los tratamientos contra el IL-11 se encuentran actualmente en fase de ensayo clínico en humanos para otras afecciones, lo que podría ofrecer interesantes oportunidades para estudiar sus efectos en el envejecimiento en el futuro.

Anteriormente, los científicos habían postulado que la IL-11 es un vestigio evolutivo en las personas y, aunque es vital para la regeneración de las extremidades en algunas especies animales, se cree que es en gran medida redundante en los seres humanos.

A partir de los 55 años, aproximadamente, se produce más IL-11 y las investigaciones anteriores la han relacionado con la inflamación crónica, la fibrosis de los órganos, los trastornos del metabolismo, el desgaste muscular, la fragilidad y la fibrosis cardíaca.

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad