Connect with us

SOCIEDAD

Lois eleva a «cinco» las personas a convecer por cada simpatizante y rechaza que Sumar «obstáculo» del cambio

Published

on

La candidata de Sumar Galicia a la Presidencia de la Xunta, Marta Lois, ha elevado a «cinco» el número de personas a las que cada uno de las personas simpatizantes de la formación tiene que convencer para que haya «cambio» en el gobierno el próximo 18 de febrero. Además, ha rechazado que la formación laboralista sea un «obstáculo» para el cambio, sino al contrario, dijo, es necesario porque «si no, no llega». A una semana de la cita con las urnas, y tras un reparto de propaganda electoral en Noia, Marta Lois ha protagonizado un mitin en el teatro Elma, en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), uno de los municipios conquistados por las ‘mareas’ y cuyo ex alcalde y actualmente concejal, Lois Piñeiro, forma parte de la candidatura. Lois ha estado arropada por el ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, Pablo Bustinduy, en un mitin en el que, precisamente, los protagonistas hicieron hincapié en la agenda social del gobierno, con actuaciones como la reforma laboral o la subida del salario mínimo interprofesional. La candidata de Sumar Galicia recogió el guante que le lanzó su sucesor en el Congreso, Íñigo Errejón, este sábado en Ames (A Coruña), en donde pidió a cada uno de los asistentes al mitin de la tarde noche a convencer y llevar a votar a tres personas. Lois, en un día en el que han trascendido varias encuestas, ha subido la ‘apuesta’ y ha pedido que no sean tres, sino «cinco» las personas a la que hay que convencer. «Es evidente que conforme pasan los días, aumenta el nerviosismo en el Partido Popular, porque la perspectiva de un cambio en la Xunta de Galicia para convertir su gobierno en un referente de un nuevo modelo de bienestar, de una sociedad más justa, desarrollada, con más derechos sociales, está muy cerca», ha enfatizado, por su parte, el ministro Bustinduy. «VOTO DECISIVO» «El voto a Sumar es el voto decisivo e imprescindible, es la diferencia que va a hacer posible ese cambio», ha defendido Bustinduy, quien ha apelado a que hace falta un «esfuerzo, hace falta motivación, hace falta que la gente trabajadora, que las mujeres, que los estudiantes, que todo el mundo salga a votar, porque el cambio está muy cerca». «Yo le pediría a la ciudadanía gallega que reflexionen, que consideren quién está hablando del futuro de Galicia, del futuro de la sociedad gallega, quién está hablando de sanidad, de educación, de dependencia, quién está hablando de derechos sociales», ha afirmado Bustinduy, frente a quien «ha basado su campaña en intentar fomentar la indiferencia, cuando no el miedo y la incertidumbre». El ministro de Sumar también ha apelado a que la sociedad gallega se fije en «quién ha estado hablando de ETA y de la amnistía» para responder: «el señor Feijóo, aunque parece ser que ahora sí tiene interés en hablar de estos temas, ¿no?». «Pero creo que es paradójico y creo que les va a salir mal. Creo que la ciudadanía gallega va a premiar a quien está realmente poniendo en agenda y a quien está defendiendo un programa para mejorar la vida en Galicia, para construir una sociedad más justa, una sociedad mejor», ha certificado. Así las cosas, Bustinduy, que inició su intervención con un recuerdo para Gaza, se ha mostrado «feliz de poder apoyar» a la candidata Marta Lois y se ha mostrado «convencido» de que, «con la movilización, cuando los gallegos y gallegas salgan a votar, esa mayoría progresista se va a traducir en un nuevo gobierno de coalición que abrirá un tiempo nuevo en Galicia». El ministro de Derechos Sociales también se ha referido a las protestas de los agricultores, que están «demostrando la quiebra de un sistema que hace que haya productores trabajando partiéndose la espalda para vender por debajo del coste de producción y personas consumidoras pagando precios desorbitados por productos básicos para su alimentación». Mientras, hay que se hace con «un beneficio escandaloso». «La ultraderecha está intentando aprovecharse en toda Europa de estas protestas. El otro día escuché al señor Feijóo hablar del dogmatismo climático y esto tiene mucho que ver con lo que vamos a votar el domingo, porque tenemos que hacerlo de manera justa, generando un nuevo modelo de bienestar, de redistribución de la riqueza. No es el negacionismo de la derecha y de la ultraderecha el que va a resolver los problemas que tenemos por delante», ha enfatizado. «DEPENDE DE NOSOTROS» En su intervención, Marta Lois ha vuelto a poner el acento en las mujeres y en que se pondrá en marcha un servicio público de ayuda en el hogar (luego una mujer se identificó como miembro de ese servicio y le dio las gracias por atender a este colectivo) y ha enfatizado que «depende de nosotros» lograr el cambio. «Depende de nosotros, depende de no entender que no se trata de concentrar el voto, ni de decirle a Sumar que va a ser un obstáculo para el cambio, se trata de todo lo contrario», ha enfatizado Marta Lois, quien ha apelado a «contar cómo están las encuestas y los datos» que, a su juicio, revelan que «falta muy poco para el cambio, pero un cambio que solo se ve si Sumar Galicia está en la ecuación política». Así, la candidata de Sumar Galicia se ha referido a todas las voces que dicen que «el voto útil es al BNG» para asegura que «con el voto al BNG y al PSdeG no llega».

SOCIEDAD

Un aventurero escocés y una estadía récord: la historia del bautismo de la bandera argentina en la Antártida

Published

on


Un loco aventurero escocés, una cesión a Julio Argentino Roca y una estadía récord son algunos de los condimentos que tiene la increíble historia que se esconde detrás de la primera vez que la bandera argentina flameó en la Antártida el 22 de febrero de 1904, hace exactamente 120 años.

Todo comenzó con William Speirs Bruce, que de joven había viajado hacia las Islas Malvinas y sus alrededores como parte de una expedición ballenera de Gran Bretaña, entre 1892 y 1893. Su amor por la oceanografía continuó creciendo y pronto quiso liderar su propia expedición científica, pero el gobierno británico no tenía intenciones de financiarla.

Entonces, decidió buscar apoyo económico. Consiguió que dos hermanos escoces, los Coats, invirtieran 11.000 libras esterlinas, con lo que compró en 1901 un barco ballenero noruego que adaptó para navegar en aguas repletas de hielo y que bautizó como Scotia. Con el objetivo de analizar la vida silvestre en las islas Orcadas del Sur, un archipiélago en la Antártida, conformó una tripulación de unas 25 personas, entre las que convocó a un zoólogo, un botánico, un meteorólogo, un geólogo, un taxidermista y un bacteriólogo.

El barco Scotia atrapado en el hielo antártico. Foto: Libro Scotia Antarctic Expedition

El barco Scotia atrapado en el hielo antártico. Foto: Libro Scotia Antarctic Expedition

El Scotia partió el 2 de noviembre de 1902 desde Troon y llegó el 6 de enero de 1903 a las Islas Malvinas. Tres semanas después, continuó su viaje hacia las Orcadas del Sur. En esa zona, quedaron atrapados por las condiciones climáticas y las aguas congeladas. No tuvieron otra opción que refugiarse en una bahía del lado sur de la isla Laurie, en las Orcadas del Sur.

Allí construyeron un observatorio magnético de madera, el primero en la Antártida, y una cabaña de piedra con techo de lona cubierto de brea que bautizaron como Omond House. También pusieron trampas para peces para poder alimentarse y atravesar el frío invierno. Al tratarse de una expedición no oficial, no podías declarar ese territorio como jurisdicción escocesa.

Leé también: Alerta en la Antártida: los glaciares tuvieron la pérdida de hielo más importante de los últimos 20 años

Recién el 22 de noviembre de 1903 lograron liberar el barco del hielo. Quedaron seis hombres en tierra,entre los que se encontraba el talentoso meteorólogo Robert Mossman, mientras que la embarcación se dirigió hacia Buenos Aires, a donde llegó en Nochebuena.

Los escoceses negociaron con el gobierno argentino: les ofrecieron cederles las precarias instalaciones que habían construido a cambio de 5.000 pesos y de que el Scotia llevara al personal argentino que continuaría con el emprendimiento científico. El entonces presidente Julio Argentino Roca aceptó el trato mediante el decreto 3.072, que fue firmado el 2 de enero de 1904 y que dispuso el Observatorio nacional Magnético y Meteorológico en la Omond House, que fue rebautizada como Base Orcadas, la primera en la Antártida.

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina. Foto: Ministerio de Relacciones Exteriores

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina. Foto: Ministerio de Relacciones Exteriores

Fue así que el barco regresó con tres argentinos a bordo: Hugo Alberto Acuña, Edgardo Smula y Luciano Valette (uruguayo nacionalizado argentino). Estuvieron acompañados por el meteorólogo Robert Mossman y el cocinero William Smith, escoceses pertenecientes a la expedición original de Bruce. Fueron el primer grupo de personas que vivieron de manera permanente en la Antártida. Realizaron tareas de investigación científica mientras sobrevivían como podían, cazando pingüinos, focas y peces.

Leé también: La primera mujer a cargo de una base en la Antártida: “La capacidad es más importante que el género”

La bandera argentina flameó en la Antártida por primera vez el 22 de febrero de 1904, fecha en la que el Estado nacional se hizo cargo de la base. Desde entonces, pasaron exactamente 120 años que la Argentina mantiene su presencia permanente e ininterrumpida en la Antártida, un récord mundial. En 1974, se instituyó a través del Boletín Oficial que cada 22 de febrero se celebre el Día de la Antártida Argentina.



Source link

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2023 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad