• Sáb. Jun 12th, 2021

Pasaron casi tres meses desde aquel 5 de febrero en que Pedrito Heguy, el hijo de 11 años del polista Eduardo Ruso Heguy, tuvo un accidente en un torneo de polo y quedó en coma farmacológico. Afortunadamente, tras una larga internación en la que recuperó la conciencia, el habla, empezó a comer y superó infecciones, el nene fue dado de alta y regresó a su casa.

«Después de casi 3 meses Pedro volvió a casa. Muchas gracias por sus rezos, buena energía y a todos los médicos que lo ayudaron. Eterno agradecimiento», escribió en su cuenta de Instagram el ex back de Indios Chapaleufú II prácticamente no se movió de al lado de su hijo.

El 5 de febrero, Pedro sufrió un accidente en un torneo de polo disputado en La Pampa. Padre e hijo compartían cancha y equipo. Hasta que un jugador cometió una acción imprudente y embistió contra el caballo de Pedro con la mala suerte que cayó de nuca.

Pedro dejó la cancha con una lesión importante en su cabeza. “El accidente fue muy grave, Pedro estuvo más de aquel lado que de este, pero por suerte la cosa va mejorando”, le dijo el ganador en cuatro oportunidades del Abierto de Polo de Palermo a Clarín la semana pasada. El diagnóstico indicó una fractura en la base del cráneo que le produjo hematomas en el cerebro.

“Las primeras horas fueron clave: en el hospital de Intendente Alvear, en La Pampa, le salvaron la vida. Fue un trabajo impresionante de muchos médicos, porque después lo llevamos a General Pico. En el hospital Molas, primero lo estabilizaron, para después descomprimir toda la presión que tenía por el golpe en su cabeza. Fue un paso fundamental para poder trasladarlo al Hospital Austral donde tuvo una gran recuperación. Y ahora en el Fleni estamos encarando la rehabilitación. Somos muy afortunados por cómo viene saliendo todo”, había revelado en esa entrevista.

El posteo compartido por la familia Heguy en Instagram muestra una serie de fotos junto a Pedrito y un video en el que el niño sonríe y juega con sus hermanas en la habitación de su casa. En otro, publicado en Twitter, el niño aparece pateando una pelota con su perrito, en el jardín del hogar.

«Es muy complejo todo, pero ahora mismo está de muy buen ánimo. A veces se enoja un poco, claro, porque está harto de este cuarto, de estar encerrado y en las mismas posiciones. Quiere estar en su casa«, había dicho Heguy en su charla con Clarín. Finalmente, ese deseo se cumplió este sábado.