Connect with us

SOCIEDAD

Una fintech argentina recibió USD 40 millones de inversores globales para expandirse en América Latina

Creada por 3 emprendedores, Pomelo provee infraestructura tecnológica para la operación de tarjetas de crédito en 6 países de la región, con capacidad para procesar 55 millones de transacciones por día

Published

on

Pomelo fintech - fundadores
Hernán Corral, Gastón Irigoyen y Juan Fantoni, fundadores de Pomelo

Con menos de 3 años de desarrollo, la fintech argentina Pomelo recibió USD 40 millones de fondos de inversión global con los que aspira a consolidar su expansión regional que ya abarca negocios en México, su principal mercado, la Argentina, Brasil, Colombia, Perú y Chile, donde acaba de iniciar sus operaciones.

Entre los nuevos inversores, que pasarán a ser accionistas mayoritarios de la compañía, se destaca Kaszek, el fondo de venture capital más grande de América Latina cuyos dueños participaron de la fundación de Mercado Libre y de inversiones en Nubank, Bitso, Kavak y muchas otras compañías tecnológicas. Nicolás Szekasy, uno de sus fundadores, se sumará al directorio de Pomelo.

La serie B de inversión de Pomelo contó con la participación de otros inversores internacionales como Monashees, Index Ventures, Insight Partners, Endeavor Catalyst, S32, TQ Ventures y Alter Global. Desde su fundación, Pomelo recaudó USD 103 millones.

Pomelo es algo así como una fintech de fintechs: no prestan servicios a personas sino a más de 100 empresas de todo tipo que requieren infraestructura tecnológica para emisión, procesamiento y gestión de pagos con tarjeta, en especial para aquellos que desean expandirse en varios países. Por eso entre sus clientes hay desde bancos tradicionales y fintech hasta cadenas comerciales de toda clase que quieren incluir esos pagos dentro de sus propias prestaciones.

Con la inversión, Pomelo aspira a afianzar su vertiginoso crecimiento que todavía requiere del capital de riesgo habitual en el mundo tecnológico. La empresa aún no es rentable pero aspira a alcanzar el punto de equilibrio durante 2025, según explicó su CEO, Gastón Irigoyen, fundador de la compañía junto a Hernán Corral y Juan Fantoni. Los tres son emprendedores Endeavor y ex ejecutivos de empresas financieras como Mastercard, Mercado Pago y Naranja X.

“Nuestros inversores ayudaron a crecer a las empresas más importantes del sector, no están buscando un retorno fácil o rápido. Apoyan a empresas generacionales, que además son las que en el largo plazo dan los mejores retornos. Esta inversión nos permite recorrer ese camino. Y esperamos alcanzar el breakeven en 2025”, apuntó Irigoyen.

“Estamos muy contentos de empezar el 2024 con esta inyección de capital y de contar con el respaldo de Kaszek y de varios de los fondos de inversión más prestigiosos a nivel global. Este logro ratifica que seguimos avanzando en la dirección correcta y afianzando nuestro liderazgo en la región”, agregó.

La captación de capitales de riesgo se volvió más restrictiva en los últimos años, por lo que hay menos vocación por apostar y más por financiar proyectos que ofrezcan certezas. En ese escenario, Irigoyen destacó el valor de haber obtenido un monto tan importante a la vez que calificó como “inédito, ya la industria está más seca” de fondos que en el pasado. Al respecto, afirmó que en 2023 el venture capital destinado a serie B, para empresas en etapa de crecimiento, tuvo solamente un 0,6% como destino a compañía de América latina.

Pomelo puede procesar 55 millones de transacciones diarias y le permite a sus clientes, locales o regionales, lanzar su tarjeta de prepago, débito y crédito en múltiples países, con una única integración tecnológica y por una fracción del costo. Además, en tiempos muy cortos. Irigoyen asegura que Pomelo “nació de nuestra propia frustración, porque cuando éramos ejecutivos de otras compañías tardamos 15 meses para lanzar una tarjeta, el mismo desarrollo que hoy Pomelo puede ofrecer en 11 días”. Sobre el nombre que eligieron para su startup, no hay mucho misterio: “Salió en un asado y siempre funcionó bien, desde el primer día”, dice Irigoyen.

En la compañía no brindan precisiones sobre las participaciones accionarias de los nuevos socios ni tampoco cuál es la valuación de la compañía. “Todavía nos falta para ser unicornio”, se limitó a decir su CEO, en referencia al nombre que reciben las compañías tecnológicas que alcanzan un valor superior a los USD 1.000 millones. En la Argentina, es el caso de Mercado Pago, Ualá, Globant, Auth0, Despegar, Tienda Nube y varias más.

Pero Irigoyen dice que transformarse en unicornio “no es un objetivo” en el que Pomelo esté enfocada, sino que apunta a consolidar el crecimiento y duplicar el tamaño de su negocio en 2024 con “una tecnología disruptiva” que impulse los pagos con tarjeta en toda la región.

SOCIEDAD

Cumbre de los océanos: ambientalistas argentinos lanzan un proyecto para proteger el mar de la depredación pesquera

Published

on


La depredación del océano austral que está ocasionando la industria pesquera llegó este martes a la agenda del conservacionismo global. En un viaje que comenzó en la Patagonia, picó en Buenos Aires y recaló en Atenas, la organización Misión Atlántico, apuntalada por activistas y científicos locales, presentó ante la mirada de los grandes filántropos ecologistas un proyecto de ley para proteger el 30% del Mar argentino.

Por estos días, transcurre en Grecia la novena edición de la cumbre Our Ocean, lanzada en el año 2014 por el ex Secretario de Estado norteamericano, John Kerry. Es un apéndice crucial en el contexto de la discusión permanente sobre lucha contra el cambio climático. Pero trata de manera exclusiva sobre el mar, el ecosistema más grande del planeta, tan postergado de los debates como amenazado por diferentes prácticas industriales. Por eso, la iniciativa argentina, lanzada a un auditorio integrado por representantes de las grandes ONGs globales, es un hecho potente. Busca que la comunidad internacional tome conciencia sobre el vacío que existe en el Atlántico Sur y se pliegue con su apoyo al proyecto legislativo.

Antes de hacer su escala definitiva en Grecia, la ley ingresó al Congreso de la Nación. El pasado 9 de Abril, el diputado Facundo Manes tomó el desarrollo de Misión Atlántico y le dio curso para que adquiriera estado parlamentario. Este martes, fue el mismo Manes quien lo presentó en Atenas.

“A pesar de la inmensa superficie de aguas argentinas, a menudo se las ha pasado por alto, lo que ha provocado una sobrepesca crónica y el agotamiento de las poblaciones de peces. La acción es imperativa. Nuestro gobierno carece de un plan concreto. Esto subraya la urgencia de que nos unamos para preservar nuestros océanos para las generaciones futuras. Aprobar este proyecto de ley será un gran paso para salvar nuestro océano. Establecerá áreas protegidas en aguas de Argentina, prohibiendo la pesca de arrastre de fondo y protegiendo la biodiversidad y los ecosistemas marinos críticos”, expresó, y advirtió: “Sin embargo, no podemos lograrlo solos. Necesitamos el apoyo de científicos, formuladores de políticas, líderes empresariales, ONG y ciudadanos”.

En el año 2022, la Argentina se comprometió junto a otras 188 naciones a proteger el 30% de su plataforma marina continental para el año 2030. Pero hasta ahora tan sólo el 7% del mar argentino está protegido. “Esta situación presenta una oportunidad única para ampliar la red de áreas marinas protegidas en la región y cumplir con el compromiso global de proteger el 30% de los océanos del mundo para el año 2030. Aunque existen esfuerzos de conservación en la región, es fundamental poner al Atlántico Sur en la agenda pública de conservación marina a nivel global, promoviendo la protección de sus especies emblemáticas y sus ecosistemas”, expresó el referente de Misión Atlántico, Juan Pablo Luque, también presente en Atenas.

Facundo Manes, que ingresó el proyecto al Congreso, el ex Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, y Juan Pablo Luque, de Mision Atlántico.

La zona exclusiva económica, que abarca todo el litoral patagónico, desde sus costas hasta la milla 200, cubre un millón de kilómetros cuadrados. Es el 33% del territorio nacional. El proyecto busca crear nuevas Áreas Marinas Protegidas (AMPs) en diferentes sectores del Atlántico Sur para que alrededor de 200 mil kilómetros cuadrados se conviertan en una zona “no take”. Significa que allí, de aprobarse la iniciativa, no podría existir ningún tipo de actividad industrial. Podría leerse como un desafío a la industria pesquera, que viene ocasionando desde hace 50 años un desmonte silencioso, que no se ve, porque ocurre debajo del agua. Pero también un convite a repensar la transición ecológica hacia nuevas prácticas industriales y mecanismos sostenibles de producción.

La pesca de arrastre favorece el calentamiento globalLa pesca de arrastre favorece el calentamiento global

El proyecto de ley no está diseñado al voleo. Cada una de los 7 zona que incorpora para llegar al total propuesto de áreas protegida fue analizado, estudiado y consensuando con científicos de diversas áreas reunidos bajo la órbita del Foro para la Conservación del Mar Patagónico.

- FTP CLARIN Especial Sobre PESCA DE ARRASTRE (4).jpeg Z Invitado– FTP CLARIN Especial Sobre PESCA DE ARRASTRE (4).jpeg Z Invitado

Lucía Castro, activista de la organización Sin Azul No Hay Verde, estaba exultante. Llegó hasta Atenas por la causa de defender el mar, haciendo el máximo esfuerzo: “Celebro que quienes deben legislar para preservar nuestros recursos tomen conciencia de lo necesario que es cuidar nuestro mar. Ahora necesitamos más apoyo y más conciencia de todos los argentinos. Acá no se trata solo de lo que hacen los chinos en la milla 201, sino de lo que pasa con nuestro mar, dentro de jurisdicción argentina”.

El influencer Nico Marín también celebraba, con su sonrisa inmensa: “Lo vamos a lograr”, decía y repartía camisetas argentinas con la leyenda 30×30 a los asistentes. Hasta John Kerry recibió una y posó para la fotos apoyando la causa argentina. La filántropa Dona Bertarelli, navegante de todos los mares y fundadora de Blue Mission, celebro vía X la noticia: “Excelentes noticias llegan desde el Congreso argentino”, tuiteó. También se entusiasmó Sylvia Earle, una leyenda del conservacionismo global, la gran madre de la protección de los mares: «Ahora hay información. Para los argentinos es el momento de actuar. Es ahora», expresó en diálogo con Clarín.

Dona Bertarelli, una de las mas importante donantes de fondos para conservar la naturaleza a nivel global.Dona Bertarelli, una de las mas importante donantes de fondos para conservar la naturaleza a nivel global.

El desafío, de ahora en adelante, es grande. Lo que ocurre debajo del agua no se ve. Lo que no se ve, no representa un problema. Pero cada vez más, gana espacio en la agenda de medios lo que ocurre con la industria pesquera. Bajas regalías, falta de control, matanza de especies, devastación del lecho marino son la contracara de un negocio que genera 2500 millones de dólares al año en exportaciones.

Primero Javier Milei, cuando intentó desregular la actividad mediante la ley ómnibus, y más recientemente el caso del pesquero Tai An, que pescó toneladas de merluza negra de manera ilegal, pusieron el tema del descontrol pesquero en superficie. Hay un debate para dar, un debate que tiene 3 patas, una política, una económica y una tercera ambiental. Pero que debe contar con el compromiso de la ciudadanía, tal como ocurrió en años anteriores con las leyes de bosques y glaciares. Los elementos ya están a la vista. Es viaje, aquí en Grecia, recién empieza.

Source link

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2023 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad