Connect with us

POLITICA

Llaryora se suma a los gobernadores de Juntos y anuncia que sus diputados no votan la suba de retenciones

El cordobés se mostró con la Mesa de Enlace y avisó: «No vamos a acompañar ningún aumento de retenciones».

Published

on

En la previa a lo que será el desenlace de la ley ómnibus en Diputados, Martín Llaryora desembarcó en el sur de Córdoba para contener el campo y garantizarle que sus legisladores no votarán la suba de retenciones, en línea con el planteo de los gobernadores de Juntos.

El mensaje durante la reunión con la Mesa de Enlace provincial fue contundente. «No vamos a acompañar ningún aumento de retenciones, pero estamos dispuestos a dialogar con el Gobierno para ver de qué manera se les ocurre equilibrar económicamente esta falta de aumento al campo», dijo Llaryora en Río Cuarto.

No es la primera vez desde que asumió el 10 de diciembre pasado que Llaryora viaja a la ciudad gobernada por Juan Manuel Llamosas, la capital alterna de la provincia y donde este año habrá elecciones. A días de asumir, y con una agenda enmarcada en seguridad, Llaryora hizo escala en el Imperio del Sur y ahora volvió con la intención de darle un guiño al sector agropecuario. Sin que esto signifique romper relaciones con la Nación.

«En todo este tiempo estuvimos dialogando. Entendemos que estamos en una crisis, pero la ley ómnibus se vuelve a equivocar con las retenciones y la agrava, porque a mayor industrialización, más retenciones. Lo que afecta también a las economías regionales», dijo Llaryora, quien trata de convertirse en líder extramuros del bloque de los cinco diputados peronistas que tiene el bloque que conduce Miguel Pichetto.

Ultimátum de los gobernadores de Juntos a Milei para que acuerde la Ley Ómnibus

Se sabe que quienes integran este armado están en contra del aumento de las retenciones, pero en el caso de los cordobeses que responden a Llaryora, y a su antecesor, Juan Schiaretti, lo toman como una de las banderas del PJ cordobés. Y buscan capitalizar esa defensa, con una bancada de la UCR conducida por Rodrigo de Loredo que enfatiza en lo mismo.

«Hay conversaciones que son transversales, independientemente del partido, alianza o bloque al que se pertenezca. Con el tema retenciones, todos los cordobeses de las bancadas moderadas pensamos igual, que es una mala decisión de (Javier) Milei», dijo un diputado a LPO.

Llaryora y Schiaretti tienen cinco diputados que integran el bloque Hacemos Coalición Nacional, que conducen Miguel Pichetto y Emilio Monzó. Esa variopinta bancada se muestra dispuesta a acompañar el proyecto de Milei, pero hay dudas sobre temas como las retenciones y las jubilaciones. Son los mismos temas que los gobernadores de Juntos marcaron como «línea roja».

La elección en Río Cuarto

En tanto, la situación de Llaryora, y la del intendente Llamosas casi en igual medida, debe ser de equilibrio. Milei sostiene los números de imagen positiva en Córdoba y la elección en Río Cuarto será en el primer semestre del año, casi con seguridad entre mayo y junio. Cerca de Llamosas reconocen desde hace tiempo que la decisión para fijar la fecha estará atada al contexto nacional, aunque creen que, si el libertario endereza el rumbo de la economía, podría ser un factor de riesgo un desembarco para bendecir a algún candidato en la contienda municipal.

Juan Manuel Llamosas

Por ahora, en el horizonte del peronismo, y con Llamosas sin chances de reelección, las opciones se terminan cerrando en dos nombres: el secretario de Gobierno municipal, Guillermo De Rivas o la última pareja del exgobernador José Manuel de la Sota, Adriana Nazario. Un sector de la nueva generación del PJ se inclina por el candidato del llamosismo; mientras que, hay otras vertientes, entre ellas los que formaron parte del gobierno de Schiaretti, que apuestan por la exdiputada nacional.

«Es la única que podría aglutinar a todo el PJ», dicen de la mujer que en su momento recibió gestos de Massa y del propio Schiaretti.

En tanto, los llamosistas se entusiasman con el lugar que le da Llaryora a De Rivas en cada escala riocuartense. Sucedió en la primera ocasión, con una charla de ambos junto a Llamosas; y ahora, con el guiño al campo, ocurrió lo mismo.

En la oposición, el radicalismo llevará como candidato a Gonzalo Parodi, el hombre de la UCR que se quedó con la interna y tiene la bendición del diputado Rodrigo de Loredo. Por lo que, en el oficialismo evalúan cuántos candidatos más se pueden subir a la contienda para abrir la oferta electoral y generar tranquilidad en un PJ que aún exhibe sus diferencias internas.

POLITICA

La llegada de Sturzenegger: dudas por las fronteras de su cartera y por su voracidad contra la “casta”

Published

on


Los continuos viajes de Javier Milei están provocando un efecto indeseado en la gestión doméstica. El Presidente no llega a tiempo, entre periplo y periplo, a resolver cuestiones internas del gabinete. A eso se suma que, en las entrevistas, Milei revela planes que deberían permanecer bajo discreción. Entonces, el problema se agranda.

Eso fue lo que pasó con Federico Sturzenegger, que fue anunciado hace un mes y todavía no tiene definidas las “fronteras” de su cargo. Desde que el Presidente dijo que sumaría al economista “coloso” se desató una novela de intrigas. “Javier ha sido muy claro. Le ofreció un ministerio para ocuparse de la desregulación y de la reforma del Estado. Si Federico quiere otra cosa corre por cuenta de él”, dijeron muy cerca del primer mandatario.

El capítulo más curioso se dio esta semana: trascendió que Milei y Sturzenegger se reunirían el martes para definir el desembarco, pero no lo hicieron. El miércoles no hubo novedades. Y el jueves, cuando estaba agendada otra cita, el jefe de Estado se indispuso por un desayuno con medialunas. Esa noche Milei partió hacia Europa.

“Javier lo anunció a Federico demasiado rápido, se apuró”, se lamentaba un alto funcionario este fin de semana.

Milei regresará al país el martes. El jueves Diputados votará la revisión de la Ley Bases y el paquete fiscal. Toda la atención de la semana próxima estará puesta allí. En especial la del jefe de Gabinete, Guillermo Francos, que es la tercera pata de la negociación con Sturzenegger ya que algunas de sus áreas pasarían a la órbita del economista.

Sturzenegger pretende una cartera potente para aplicar en la práctica el masterplan que escribió en los últimos dos años con miles de reformas. Todavía no se sabe si asumirá en un ministerio o en una secretaría que cuelgue del Presidente. Según pudo reconstruir LA NACION, el economista quiere amplias atribuciones, no porque le interese inmiscuirse en la macroeconomía -territorio de Luis “Toto” Caputo-, sino porque quiere la botonera para ir a fondo contra la “casta”.

“Federico quiere más competencias porque quiere demostrar que puede implementar su megaplan”, resumió un funcionario.

La idea de Sturzenegger genera tensiones en dos planos. De un lado, sobrevuela el fantasma de los cortocircuitos con Caputo. Ellos habían tenido una muy mala convivencia durante la gestión de Cambiemos. Si bien Sturzenegger apunta a la micro, podría haber roces. Por ejemplo: ya tuvieron un entredicho por las prepagas.

Con las idas y vueltas con este tema Milei sumó un ruido en el equipo económico que no existía, coinciden dentro y fuera del Gobierno. Esta semana “Toto” Caputo se mantuvo alejado de toda la cuestión. De hecho, viajó a Neuquén para visitar Vaca Muerta y presenciar anuncios de inversiones. El ministro de Economía reapareció en redes sociales para volver a negar una devaluación. Se lo vio más preocupado en ahuyentar rumores de mercado que en las cuestiones de convivencia en el gabinete.

El ministro de Economía, Luis Caputo, en el congreso económico Expo EFI

Tampoco reaccionó el ministro cuando comenzaron a circular comentarios sobre una presunta “línea de llegada” de su mandato. Primero fue el economista Fausto Spotorno, uno de los asesores informales del Presidente, que dijo que “el programa económico de Caputo es de transición” y dio a entender que luego debe haber un plan que apunte al crecimiento. Otras voces del Gobierno mencionaron la salida del cepo como la estación terminal de su gestión. Rápidamente estas voces se acallaron.

“Es mentira que Toto es cortoplacista, el plan de él es de crecimiento. Es injusto que se le achaque esto cuando hace seis meses estábamos evitando una híper”, señalaron cerca del ministro.

Impronta a fondo

La otra arista del desembarco de Sturzenegger está vinculada a su impronta. Quienes conocen al economista destacan que, como ultraliberal, hoy es más voraz que el propio Milei.

En su última aparición pública, Sturzenegger habló de un “Triángulo de las Bermudas” y ubicó en sus tres vértices a “la corporación empresarial, la sindical y el partido peronista”. También definió al PJ como “el gestor de la casta”.

“Acá la duda es qué pasa cuando Federico pasa de la teoría a la práctica. Ya vimos lo que pasó con la primera Ley Bases, que fue demasiado ambiciosa”, apuntó un importante colaborador oficial.

El caso de Sturzenegger se inscribe en un cambio de gabinete más amplio que aún está pendiente. La sanción definitiva de la ley Bases despejará las agendas de los funcionarios para ocuparse de sus organigramas.

El gobernador de Misiones, Hugo Passalaqua, junto a Guillermo Francos

Francos heredó de Nicolás Posse ocho secretarías y 18 subsecretarías, pero retendrá sólo un puñado porque pretende conservar un perfil político. Además de conservar a José “Cochi” Rolandi como vicejefe de Gabinete Ejecutivo y a Lisandro Catalán como vicejefe de Gabinete de Interior, tiene interés en algunas áreas estratégicas. Por caso, organismos como el Conicet o la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

Cambios

La nueva “Unidad Ejecutora de las empresas públicas”, a cargo de los procesos de privatización, migraría hacia el Ministerio de Economía. Caputo también recibiría la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (en la que asumió Darío Genua), que controla las telecomunicaciones. Sturzenegger, en tanto, absorbería la Secretaría de Transformación del Estado y la Secretaría de Simplificación.

A eso se le suman cambios en otras áreas. El asesor todoterreno, Santiago Caputo, trabaja la reconversión de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que volverá a llamarse SIDE (como en los ‘90) y se subdividirá en tres: la seguridad interior, los asuntos exteriores y la ciberseguridad. El estratega trabaja casi a diario con Sergio Neiffert, futuro “Señor 5″ del organismo. Todavía no intervino la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que considera que debe sumar músculo en la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DNIC) de su cartera.

La secretaria General de la Presidencia, Karina Milei, por su parte, sumará organismos para encargarse de todo lo referido a la Marca País y la atracción de inversiones.

“La nueva estructura debería salir en diez días”, dijo un ladero de Milei. Todas las modificaciones deben redactarse en un DNU y algunos imaginan un acto “relanzamiento” de la gestión. Nadie descarta que, en el camino, asomen otros cambios en el elenco libertario.

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad