Connect with us

SOCIEDAD

Vigilia y veneración por Mama Antula: una multitud pasó por la tumba de la primera santa argentina

Cientos de fieles adoraron frente a la tumba de Mama Antula este sábado. (Foto Leo Vaca/Télam)

Published

on

Una multitud de fieles espera con fervor la canonización de María Antonia de Paz y Figueroa, la religiosa conocida como Mama Antula, y se congregaron durante la noche de este sábado en una vigilia frente a la basílica de Nuestra Señora de la Piedad, donde descansan los restos de la beata.

En el atrio de este templo que está ubicado en el barrio de San Nicolás, se instaló un stand de Santiago del Estero. Fue en esa provincia donde Mama Antula llevó adelante parte de su tarea pastoral durante el siglo XVIII.

Leé también: Mama Antula, la primera santa argentina: una mujer rebelde y corajuda que desafió los mandatos de su tiempo

Mientras que los devotos llegaban, el personal técnico montaba el escenario y las luces para la presentación de grupos musicales, programada para después de la misa que presidió el obispo auxiliar de Buenos Aires, Alejandro Giorgi, informó Télam.

Leé también: El momento en que el papa Francisco proclamó a Mama Antula como la primera santa argentina

A lo largo de la tarde, cientos de personas recorrieron la nave derecha del templo para inclinarse frente a la tumba y tocar la estatua de mármol blanco que representa a la primera santa de la Argentina.

La celebración en la basílica de Nuestra Señora de la Piedad comenzó cerca de las 18 con una eucaristía y a las 19 empezó la misa en la que el arzobispo Giorgi declaró: “En esta Argentina que necesita de las gracias de Dios de manera urgente, creo que Mama Antula y su testimonio es una respuesta que él nos da en este momento”.

Cientos de fieles adoraron frente a la tumba de Mama Antula este sábado. (Foto Leo Vaca/Télam)
Cientos de fieles adoraron frente a la tumba de Mama Antula este sábado. (Foto Leo Vaca/Télam)

Leé también: Con la presencia de Milei, el papa Francisco canonizó a Mama Antula

“Los argentinos y argentinas necesitamos decidirnos a ser santos y santas, hay muchos que no creen en nada y en este momento tenemos que tomarnos del ejemplo de Mama Antula, que siempre cuidó de los más necesitados, las mujeres, los pobres, los aborígenes, o quien lo necesitase; Dios quiere curar a la Argentina de sus heridas y tenemos que tener la tenacidad de Mamá Antula para responder como ella, con humildad y desde los gestos más concretos”, añadió.

Leé también: Vigilias, talleres y una peregrinación: así se prepara Santiago del Estero para la canonización de Mama Antula

Después de la misa, los grupos musicales “Umachaki”, “Kerygma”, “La Juanita”, “Dios Familia”, “Wendy Peña” y “Luis Carranza”, entre otros, animaron a la comunidad concentrada sobre la calle Bertolomé Mitre al 1500.

Este domingo, desde las 5:30, la comunidad de la basílica se reunirá en el colegio De La Piedad, ubicado en Paraná 56, para acompañar la televisación de la misa de canonización presidida en el Vaticano por el papa Francisco, mientras que a las 10.30 tendrá lugar en el templo una misa de acción de gracias, presidida por el vicario general Gustavo Carrara.

Leé también: La historia de Claudio Perusini, el hombre que sufrió un ACV y se curó por un milagro de Mama Antula

SOCIEDAD

Un aventurero escocés y una estadía récord: la historia del bautismo de la bandera argentina en la Antártida

Published

on


Un loco aventurero escocés, una cesión a Julio Argentino Roca y una estadía récord son algunos de los condimentos que tiene la increíble historia que se esconde detrás de la primera vez que la bandera argentina flameó en la Antártida el 22 de febrero de 1904, hace exactamente 120 años.

Todo comenzó con William Speirs Bruce, que de joven había viajado hacia las Islas Malvinas y sus alrededores como parte de una expedición ballenera de Gran Bretaña, entre 1892 y 1893. Su amor por la oceanografía continuó creciendo y pronto quiso liderar su propia expedición científica, pero el gobierno británico no tenía intenciones de financiarla.

Entonces, decidió buscar apoyo económico. Consiguió que dos hermanos escoces, los Coats, invirtieran 11.000 libras esterlinas, con lo que compró en 1901 un barco ballenero noruego que adaptó para navegar en aguas repletas de hielo y que bautizó como Scotia. Con el objetivo de analizar la vida silvestre en las islas Orcadas del Sur, un archipiélago en la Antártida, conformó una tripulación de unas 25 personas, entre las que convocó a un zoólogo, un botánico, un meteorólogo, un geólogo, un taxidermista y un bacteriólogo.

El barco Scotia atrapado en el hielo antártico. Foto: Libro Scotia Antarctic Expedition

El barco Scotia atrapado en el hielo antártico. Foto: Libro Scotia Antarctic Expedition

El Scotia partió el 2 de noviembre de 1902 desde Troon y llegó el 6 de enero de 1903 a las Islas Malvinas. Tres semanas después, continuó su viaje hacia las Orcadas del Sur. En esa zona, quedaron atrapados por las condiciones climáticas y las aguas congeladas. No tuvieron otra opción que refugiarse en una bahía del lado sur de la isla Laurie, en las Orcadas del Sur.

Allí construyeron un observatorio magnético de madera, el primero en la Antártida, y una cabaña de piedra con techo de lona cubierto de brea que bautizaron como Omond House. También pusieron trampas para peces para poder alimentarse y atravesar el frío invierno. Al tratarse de una expedición no oficial, no podías declarar ese territorio como jurisdicción escocesa.

Leé también: Alerta en la Antártida: los glaciares tuvieron la pérdida de hielo más importante de los últimos 20 años

Recién el 22 de noviembre de 1903 lograron liberar el barco del hielo. Quedaron seis hombres en tierra,entre los que se encontraba el talentoso meteorólogo Robert Mossman, mientras que la embarcación se dirigió hacia Buenos Aires, a donde llegó en Nochebuena.

Los escoceses negociaron con el gobierno argentino: les ofrecieron cederles las precarias instalaciones que habían construido a cambio de 5.000 pesos y de que el Scotia llevara al personal argentino que continuaría con el emprendimiento científico. El entonces presidente Julio Argentino Roca aceptó el trato mediante el decreto 3.072, que fue firmado el 2 de enero de 1904 y que dispuso el Observatorio nacional Magnético y Meteorológico en la Omond House, que fue rebautizada como Base Orcadas, la primera en la Antártida.

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina. Foto: Ministerio de Relacciones Exteriores

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina. Foto: Ministerio de Relacciones Exteriores

Fue así que el barco regresó con tres argentinos a bordo: Hugo Alberto Acuña, Edgardo Smula y Luciano Valette (uruguayo nacionalizado argentino). Estuvieron acompañados por el meteorólogo Robert Mossman y el cocinero William Smith, escoceses pertenecientes a la expedición original de Bruce. Fueron el primer grupo de personas que vivieron de manera permanente en la Antártida. Realizaron tareas de investigación científica mientras sobrevivían como podían, cazando pingüinos, focas y peces.

Leé también: La primera mujer a cargo de una base en la Antártida: “La capacidad es más importante que el género”

La bandera argentina flameó en la Antártida por primera vez el 22 de febrero de 1904, fecha en la que el Estado nacional se hizo cargo de la base. Desde entonces, pasaron exactamente 120 años que la Argentina mantiene su presencia permanente e ininterrumpida en la Antártida, un récord mundial. En 1974, se instituyó a través del Boletín Oficial que cada 22 de febrero se celebre el Día de la Antártida Argentina.



Source link

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2023 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad