Connect with us

SOCIEDAD

La historia de Claudio Perusini, el hombre que sufrió un ACV y se curó por un milagro de Mama Antula

Una estatua de Mama Antula en la iglesia de la Piedad, en Buenos Aires. (Foto: DYN).El papa Francisco presidirá la ceremonia de canonización de Mama Antula. (Foto: REUTERS)

Published

on

La beata Maria Antonia de Paz y Figueroa, más conocida como Mama Antula, será canonizada el próximo 11 de febrero por el Papa Francisco y se convertirá en la primera santa argentina. Dos fueron los milagro atribuidos a ella: la curación de una hermana religiosa en 1904 y la recuperación de un hombre de un accidente cardiovascular en 2017.

El último casó, que permitió que sea reconocida, tuvo como protagonista a Claudio Perusini, quien fue internado en un hospital de Santa Fe en estado muy grave a causa de un ictus con mínimas posibilidades de sobrevivir. Luego de los rezos de un sacerdote amigo y de su familia a la figura de la futura santa, se recuperó y, tras un largo proceso de rehabilitación, ahora lleva una vida normal.

Leé también: Mama Antula, la primera santa argentina: una mujer rebelde y corajuda que desafió los mandatos de su tiempo

De hecho, Perusini se encuentra actualmente en el Vaticano, ya que estará el domingo en la ceremonia de canonización que presidirá el Sumo Pontífice en la Basílica de San Pedro. En este contexto, el hombre habló con la agencia de noticias Télam y manifestó su emoción: “Tengo muchas sensaciones encontradas. Creo que me doy cuenta después, uno vive las emociones, me conmuevo, y no llego a darme cuenta de todo lo que está pasando”.

Me gustaría verlo desde afuera. Pero me tocó pasar por el ACV, curarme, y no reniego verlo desde adentro”, reflexionó Perusini, quien dijo que “no conocía” a la entonces beata María Antonia de San José Paz y Figueroa.

El papa Francisco presidirá la ceremonia de canonización de Mama Antula. (Foto: REUTERS)
El papa Francisco presidirá la ceremonia de canonización de Mama Antula. (Foto: REUTERS)

Leé también: El momento en que el papa Francisco proclamó a Mama Antula como la primera santa argentina

La conocí después del ACV. Cuando estaba internado se presentó un sacerdote y rezó con toda mi familia. Eso me salvó”, sostuvo.

Cabe mencionar que el Vaticano terminó de reconocer en octubre de 2023 que no había explicación médica a su curación y que había existido una “intercesión” de Mama Antula, lo que allanó el camino a la canonización y a la conversión de la laica consagrada en Santa.

Leé también: Con la presencia de Milei, el papa Francisco canonizó a Mama Antula

Quién fue Mama Antula, la primera santa de la Argentina

María Antonia de San José, más conocida como Mama Antula, nació en 1730 en Villa Silípica, en Santiago del Estero. Proveniente de una destacada familia, inició su vida religiosa después de evitar su matrimonio arreglado a los 15 años. En 1760, reunió a un grupo de mujeres jóvenes y se dedicó a ejercer la caridad.

En 1774, fundó la Casa de Ejercicios Espirituales de Buenos Aires, donde se dedicó a la evangelización y a la formación de mujeres jóvenes. Mama Antula se destacó por su compromiso con los desposeídos y olvidados de la sociedad, desafiando las restricciones sociales de la época. Falleció en Buenos Aires en 1799 y sus restos descansan en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Buenos Aires

Leé también: Vigilias, talleres y una peregrinación: así se prepara Santiago del Estero para la canonización de Mama Antula

.

SOCIEDAD

Un aventurero escocés y una estadía récord: la historia del bautismo de la bandera argentina en la Antártida

Published

on


Un loco aventurero escocés, una cesión a Julio Argentino Roca y una estadía récord son algunos de los condimentos que tiene la increíble historia que se esconde detrás de la primera vez que la bandera argentina flameó en la Antártida el 22 de febrero de 1904, hace exactamente 120 años.

Todo comenzó con William Speirs Bruce, que de joven había viajado hacia las Islas Malvinas y sus alrededores como parte de una expedición ballenera de Gran Bretaña, entre 1892 y 1893. Su amor por la oceanografía continuó creciendo y pronto quiso liderar su propia expedición científica, pero el gobierno británico no tenía intenciones de financiarla.

Entonces, decidió buscar apoyo económico. Consiguió que dos hermanos escoces, los Coats, invirtieran 11.000 libras esterlinas, con lo que compró en 1901 un barco ballenero noruego que adaptó para navegar en aguas repletas de hielo y que bautizó como Scotia. Con el objetivo de analizar la vida silvestre en las islas Orcadas del Sur, un archipiélago en la Antártida, conformó una tripulación de unas 25 personas, entre las que convocó a un zoólogo, un botánico, un meteorólogo, un geólogo, un taxidermista y un bacteriólogo.

El barco Scotia atrapado en el hielo antártico. Foto: Libro Scotia Antarctic Expedition

El barco Scotia atrapado en el hielo antártico. Foto: Libro Scotia Antarctic Expedition

El Scotia partió el 2 de noviembre de 1902 desde Troon y llegó el 6 de enero de 1903 a las Islas Malvinas. Tres semanas después, continuó su viaje hacia las Orcadas del Sur. En esa zona, quedaron atrapados por las condiciones climáticas y las aguas congeladas. No tuvieron otra opción que refugiarse en una bahía del lado sur de la isla Laurie, en las Orcadas del Sur.

Allí construyeron un observatorio magnético de madera, el primero en la Antártida, y una cabaña de piedra con techo de lona cubierto de brea que bautizaron como Omond House. También pusieron trampas para peces para poder alimentarse y atravesar el frío invierno. Al tratarse de una expedición no oficial, no podías declarar ese territorio como jurisdicción escocesa.

Leé también: Alerta en la Antártida: los glaciares tuvieron la pérdida de hielo más importante de los últimos 20 años

Recién el 22 de noviembre de 1903 lograron liberar el barco del hielo. Quedaron seis hombres en tierra,entre los que se encontraba el talentoso meteorólogo Robert Mossman, mientras que la embarcación se dirigió hacia Buenos Aires, a donde llegó en Nochebuena.

Los escoceses negociaron con el gobierno argentino: les ofrecieron cederles las precarias instalaciones que habían construido a cambio de 5.000 pesos y de que el Scotia llevara al personal argentino que continuaría con el emprendimiento científico. El entonces presidente Julio Argentino Roca aceptó el trato mediante el decreto 3.072, que fue firmado el 2 de enero de 1904 y que dispuso el Observatorio nacional Magnético y Meteorológico en la Omond House, que fue rebautizada como Base Orcadas, la primera en la Antártida.

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina. Foto: Ministerio de Relacciones Exteriores

La Base Orcadas fue la primera base antártica argentina. Foto: Ministerio de Relacciones Exteriores

Fue así que el barco regresó con tres argentinos a bordo: Hugo Alberto Acuña, Edgardo Smula y Luciano Valette (uruguayo nacionalizado argentino). Estuvieron acompañados por el meteorólogo Robert Mossman y el cocinero William Smith, escoceses pertenecientes a la expedición original de Bruce. Fueron el primer grupo de personas que vivieron de manera permanente en la Antártida. Realizaron tareas de investigación científica mientras sobrevivían como podían, cazando pingüinos, focas y peces.

Leé también: La primera mujer a cargo de una base en la Antártida: “La capacidad es más importante que el género”

La bandera argentina flameó en la Antártida por primera vez el 22 de febrero de 1904, fecha en la que el Estado nacional se hizo cargo de la base. Desde entonces, pasaron exactamente 120 años que la Argentina mantiene su presencia permanente e ininterrumpida en la Antártida, un récord mundial. En 1974, se instituyó a través del Boletín Oficial que cada 22 de febrero se celebre el Día de la Antártida Argentina.



Source link

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2023 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad