Connect with us

POLITICA

El Gobierno echó al responsable de la seguridad presidencial, Alejandro Guglielmi

ARCHIVO – El presidente de Argentina, Javier Milei, a su salida de un evento en Buenos Aires, Argentina, el 26 de enero de 2024. La organización Human Rights Watch advirtió el jueves 29 de febrero que las políticas de seguridad adoptadas por el presidente ultraderechista Javier Milei y su enfrentamiento con la oposición en el Congreso suponen un riesgo para la democracia y los derechos humanos en Argentina. (AP Foto/Natacha Pisarenko, Archivo)Karina Milei es la apuntada por la decisión de remover de su cargo al ahora exjefe de Casa Militar, Alejandro Guglielmi. (Foto: Télam)

Published

on

En las últimas horas, el Gobierno echó al jefe de Casa Militar, Alejandro Guglielmi. Se trata de la persona que tenía a cargo hasta hoy la seguridad del Presidente Javier Milei.

Según trascendió, fue por decisión de la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei. No hay comunicado oficial hasta el momento. Guglielmi estuvo en funciones hasta este viernes, incluso fue visto en la Casa Rosada desde la mañana hasta la tarde. Hasta ingresó al menos una vez al sector de la Presidencia.

Leé también: El Gobierno acelera reuniones con diputados para garantizar el apoyo al DNU y la Ley Ómnibus

Según señalaron fuentes del gobierno a TN, la decisión de la hermana del Presidente tuvo que ver con la intención de reemplazar ese lugar por alguien de su confianza. Guglielmi ocupaba el cargo desde la presidencia de Mauricio Macri y luego Alberto Fernández lo mantuvo en el cargo.

Karina Milei sigue de cerca el tratamiento de la Ley Ómnibus en Diputados. (Foto: Télam)
Karina Milei es la apuntada por la decisión de remover de su cargo al ahora exjefe de Casa Militar, Alejandro Guglielmi. (Foto: Télam)

En este sentido, Sebastián Ibáñez es el nombre que suena en la Rosada como su posible reemplazo. La Casa Militar tiene a cargo el cuidado de las sedes presidenciales, tanto la Casa Rosada como la Quinta presidencial de Olivos. Además, tiene apoyo en el Regimiento de Granaderos a Caballo del Ejército, con un edecán de Ejército, naval, aeronáutico, de la agrupación técnica y de Seguridad e Inteligencia.

Leé también: El Gobierno le baja el tono a la interna entre Milei y Villarruel: “Ya pasó la etapa de fuego”

Guglielmi había sido propuesto para ser ascendido al rango de general por iniciativa del expresidente Fernández, pero su pliego no logró acuerdos en el Senado por resistencia de Cristina Kirchner. Ahora, a partir de su remoción, es muy posible que pase a retiro.

Ibáñez, su eventual reemplazo, es también coronel mayor, exjefe de la Brigada de Montaña del Ejército en la guarnición Salta, que visitó la Casa Rosada días atrás. No fue confirmado en el Gobierno, pero así lo sugirieron desde el entorno de la secretaria general de la Presidencia.

POLITICA

Fernando Espinoza, un jarrón chino en la interna entre La Cámpora y Kicillof

Published

on


Muy preocupado por las encuestas que muestran un incremento del descrédito del “hijo de dos presidentes” y de su agrupación -La Cámpora-, Máximo Kirchner no cesa de hacerle el juego al gobierno de Javier Milei

Los objetivos del gobierno nacional y de Máximo son los mismos: pegarle a Axel Kicillof por debajo de la línea de flotación. En ambos casos lo han elegido como antagonista y lo obligan a salir a dar combates no deseados, más allá del procupante estado en el que mantiene a la provincia de Buenos Aires en términos financieros y, específicamente, en lo que respecta a las áreas de Salud y Educación.

No hay que caer en la ingenuidad de suponer que sólo se trata de una coincidencia la ofensiva del gobierno y de La Cámpora contra Kicillof. De hecho, de los poco más de 4 mil funcionarios designados por la actual administración nacional, un 40 por ciento continúa ejerciendo los cargos que desempeñaban durante la gestión de Alberto Fernández y, en su mayoría, revisten en la agrupación de Máximo.

Los guiños que éste le envía a Javier Milei en sus últimas apariciones públicas, reconociéndolo como “auténtico”, no son sino la contracara de la pasividad del oficialismo nacional frente a las causas judiciales de Cristina Fernández de Kirchner y sus familiares. Si bien el presidente de tanto en tanto hace alguna alusión crítica al kirchnerismo sólo es de manera general, omitiendo nombres propios. Muy diferente a la descalificación que constantemente le destina al radicalismo.

En medio de este juego de pinzas que se cierne sobre Kicillof, en estos días se reflotó la causa por abuso sexual contra el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. No es un dato nuevo, sino que había aparecido durante la definición de candidaturas del año pasado. Esto no significa, por supuesto, dejar de repudiar las conductas de Espinoza, ya que episodios de esta clase se habrían repetido durante años, aunque sin derivaciones judiciales.  

Llamativamente, en medio del ataque conjunto del gobierno nacional y de La Cámpora sobre Kicillof, el affaire Espinoza es repuesto en la mira pública. Se trata de un jarrón chino para el gobernador, ya que no puede mirar hacia otro lado sin pagar un alto costo político, ni tampoco salir a liquidar al intendente sin afectar sus intereses políticos. 

Por si fuera poco para el gobernador, los medios que blindan al gobierno actual rápidamente armaron el escenario para que La Cámpora saliera a atacarlo de manera transitiva, explicitando su condena  al proceder el intendente. “Denuncia por abuso sexual: La Cámpora y Kicillof se olvidan de la interna para cerrar filas para apoyar a Espinoza”, tituló Clarín, dando pie para que el Frente de Mujeres e Igualdad de Género de la agrupación de Máximo saliera a postear: “No encubrimos denuncias de abuso sexual”, argumentando que es la misma posición que siempre adoptaron y reclamando, además, que el poder judicial “incorpore la perspectiva de género en sus decisiones”. Los fundamentos resultan insostenibles, ya que, en el pasado, tanto La Cámpora como la mayoría de los partidos y agrupaciones políticas optaron por el silencio o el encubrimiento de innumerables casos similares, muchos de ellos en sus filas.

No sólo fue La Cámpora la que salió con los tapones de punta contra Espinoza, sino también el colectivo Actrices Argentinas, con sólidas terminales con Máximo y Cristina, que sumó a su condena una presión sobre la jueza actuante para separar al intendente de su cargo. “Nos preguntamos si un hombre procesado por abuso sexual va a seguir ocupando el cargo de intendente del municipio más grande de la PBA”.

Pero las actrices cristinistas no se quedan allí, sino que además lanzaron un misil contra el gobernador: “Instamos a la ministra de Géneros de la PBA, Estela Díaz, y al gobernador Axel Kicillof a romper el silencio que avala este tipo de delitos. Pedimos justicia para la denunciante de Fernando Espinoza”. Nunca fue más burdo el juego partidario de este colectivo.

La operación planificada a la perfección por la troika entre el gobierno nacional, La Cámpora y los medios oficialistas pone así en jaque a Kicillof. Los antecedentes de quienes han aprovechado la celada difícilmente puedan asociarse con una defensa de los derechos de género: la descalificación de las mujeres y de la comunidad LGBT por parte del presidente y su séquito no necesita demostrarse, ni tampoco la de esos medios o la de La Cámpora, que durante muchísimo tiempo y mientras pudieron blindaron a sujetos como el ex senador bonaerense Jorge Romero, Julian Eyzaguirre, Nicolás Roó y Gustavo Matias, entre otros muchos casos que se conocieron en sus filas. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS



Fernando, Espinoza,, un, jarrón, chino, en, la, interna, entre, La, Cámpora, y, Kicillof

Continue Reading

LO MAS LEIDO

Tendencias

Copyright © 2024 - NDM Noticias del Momento - #Noticias #Chimentos #Politica #Fútbol #Economia #Sociedad